altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Reportaje

5 funciones del CIO en la nueva normalidad

Por: Claudia Cerezo Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Conforme avanzamos a la “nueva normalidad” y adoptamos de manera permanente los cambios que nos trajo COVID, los Chief Information Officer (CIO) seguirán enfrentando retos, porque en la nueva normalidad el cambio será constante: cambios en las preferencias y el comportamiento del cliente, mayor demanda de productos relacionados con la salud y el hogar, y mayor necesidad de productos y servicios digitales. En general, un panorama centrado en lo digital.

Todo, absolutamente todo, estará impulsado por tecnología, así que los CIO tendrán más responsabilidades y retos en términos de estrategia comercial, liderazgo y nuevas habilidades. Estas son algunas de las nuevas y no tan nuevas funciones del CIO de ahora en adelante.

1 | Líder transformador e integrador

El liderazgo de los CIO está cambiando, de operativo a estratégico o transformador, a medida que las organizaciones pasan de la transformación digital hacia la aceleración digital (los CIO ahora pondrán más énfasis en la velocidad de los cambios).

En gran parte, los CIO son responsables de la transformación digital de las organizaciones. Por eso deben inspirar e impulsar a sus equipos y al resto de los empleados para apoyar el cambio (recuerda que el éxito de la transformación digital depende de que todos los colaboradores estén convencidos de llevarla a cabo).

Estudios recientes señalan que los CIO deben estar preparados para liderar no solo la transformación digital, sino todo el cambio organizacional, y dar libertad a su equipo para que proponga nuevas ideas y se enfoque en el desarrollo de productos y servicios futuros.

Por un lado, la transformación digital ha impulsado la innovación y la creación de nuevas formas de valor; pero, por otro, ha generado silos porque cada área de la organización se está aislando para trabajar a su manera, lo que ha hecho que el lugar de trabajo sea más complejo y esté dividido (el trabajo remoto y el distanciamiento laboral también fragmentó los departamentos y los equipos de trabajo). En este ambiente, el CIO es quien debe dirigir la integración de las diferentes áreas o unidades de negocio.

Como el titiritero que controla marionetas, el CIO necesita controlar cada aspecto del ecosistema tecnológico empresarial (producción, distribución, investigación y desarrollo, marketing, finanzas, etc.) para garantizar que la empresa armonice las estrategias comerciales con una estrategia tecnológica sólida.

El CIO también está participando de forma activa en la experiencia de los empleados después de la pandemia. De acuerdo con la investigación The 2021 CEO Study, de IBM Institute for Business Value (organización de investigación empresarial que se centra en los problemas económicos y de gestión que enfrentan las empresas), muchos CEO están pensando en la digitalización, e-colaboración, agilidad y total flexibilidad para que cada equipo decida cómo trabajar, peso sin perder el foco de un negocio integrado. Se están codiseñando procesos, rompiendo silos y viejos paradigmas, y el CIO está en el centro de las discusiones.

2 | Líder agilizador

La investigación de IBM también señala que, después de la incertidumbre del año pasado, los Chief Executive Officer (CEO) están dando una prioridad sin precedentes a la agilidad organizacional: la capacidad de responder rápidamente y transformarse sin perder impulso. Según este estudio, 56% de los CEO está poniendo énfasis en la necesidad de “perseguir agresivamente” la agilidad y flexibilidad operativas durante los próximos dos o tres años.

“De cara al futuro, los CEO reconocen, como nunca antes, la importancia de prepararse con determinación para los cambios, ya sea impulsados ​​por la competencia, el gobierno o eventos externos, y tener una infraestructura que pueda adaptarse rápidamente –dice el estudio–. Las formas ágiles de trabajar deben incluir un enfoque claro en los resultados comerciales y pautas que indiquen dónde la innovación llevará a ventajas competitivas, de modo que la agilidad produzca cambios materiales y valiosos y un impacto en el mundo real.

Al defender y habilitar la agilidad del negocio (agilidad para conectarse mejor y de forma directa con los clientes, para monitorear las redes sociales, para reajustar la cadena de suministro en segundos, etc.), el CIO seguirá ocupando uno de los asientos más importantes en la mesa de la alta dirección. Recordemos que la transformación digital agilizó muchísimos procesos y es precisamente debido a esta agilidad que el CIO tendrá que incorporarla en sus enfoques.

3 | Líder asesor y enfocado en datos

El CIO debe convertirse en asesor tecnológico de la alta dirección; así, sin más. Los cambios tecnológicos –rápidos y constantes– lo obligan a ser un asesor de tecnología y no administrador de tecnología. La mayoría de los directivos de la alta dirección no son expertos en tecnología, así que necesitan que el CIO los oriente sobre las nuevas tecnologías, siempre transmitiéndoles su valor comercial potencial, con riesgos y oportunidades.

Por otro lado, la transformación digital está convirtiendo todos los procesos de la organización en datos, así que el mundo de los negocios de hoy está basado en datos, desde el business intelligence hasta la experiencia de los clientes.

Esta explosión de datos ha llevado a muchas empresas, sobre todo a las grandes, a crear el puesto del Chief Data Officer (CDO). Sin embargo, el CDO casi siempre reporta al CIO, pues son ellos quienes guían las estrategias tecnológicas y comerciales de primer nivel, incluidas las iniciativas de transformación digital. En las organizaciones medianas y pequeñas, que no cuentan con la figura del CDO, la responsabilidad de los datos y de la transformación empresarial recae en el CIO.

4 | Líder enfocado en seguridad integral

Igual que sucede con la gestión de la data, las empresas necesitan líderes especializados en seguridad: los bien conocidos Chief Information Security Officer (CISO). Sin embargo, estos líderes también suelen reportar a los CIO, lo que significa que a medida que las amenazas cibernéticas se extienden y evolucionan, también lo harán las responsabilidades del CIO.

Román Baudrit, vicepresidente de ventas del área de Encryption, Cloud Protection y Licensing para América Latina del proveedor francés Thales de soluciones de alta tecnología, conectividad y ciberseguridad, dice que los CIO deben adoptar una visión consolidada de la seguridad y tomar la iniciativa para facilitar la cooperación, tanto dentro como fuera de la organización. “Deberán ayudar al departamento de TI a pensar en las amenazas y en la solución de manera más integral, y trabajar con su equipo para obtener más conocimiento y colaboración de proveedores y competidores”.

5 | Líder innovador y de gestión de talento y cambio de cultura

El CIO tiene que hacer de la innovación su bandera y cambiar la percepción de que los sistemas únicamente “conectan”, por la visión de que la tecnología es capaz de entregar valor real y oportunidades al negocio. Un ejemplo: los sistemas empresariales casi siempre son vistos como servicios de back-end, en lugar de como un medio para impulsar nuevas oportunidades de ingresos y de mercado. Si mantiene este enfoque, el CIO se convertirá en director y orquestador de la innovación empresarial y hará que los directores más orientados al negocio entiendan el valor de la tecnología para alcanzar sus objetivos.

Los CIO deben trabajar de la mano de los directores de Recursos Humanos, no solo para reclutar al mejor talento TI, sino para desarrollar programas de capacitación para todos los empleados, especialmente por la evolución del lugar de trabajo y por la necesidad de competencias tecnológicas de los empleados para el trabajo híbrido.

La consultora Gartner también sugiere que los CIO liderarán los esfuerzos de cambio de cultura. Como la cultura organizacional es la que impulsa los cambios –y la transformación digital no es la excepción–, los CIO deben ayudar a Recursos Humanos a alinear la tecnología, los procesos, el comportamiento laboral y la cultura.

Para cumplir con todas estas funciones, los CIO no solo deberán tener habilidades tecnológicas y comerciales, sino las soft skills esenciales en cualquier líder, como comunicarse asertivamente; saber manejar la presión con tranquilidad, pero con firmeza; tener empatía, autodisciplina y habilidades de coaching y liderazgo de equipos híbridos; y ser visionarios; es decir, creadores de nuevos mercados y nuevos ingresos. Sin estas habilidades, será difícil que los CIO se ganen la confianza y el apoyo de sus equipos y del resto de la organización y, en consecuencia, tengan éxito en nuestra nueva normalidad. AN

También en esta edición

Compartir