altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Placeres

50 años de El Primero

Zenith celebra medio siglo de haber fabricado EL PRIMERO, con un enigmático cofre que contiene tres magníficos relojes; todos con los emblemáticos tres contadores tricolores en sus esferas.

Por: Luis Peyrelongue Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

En Le Locle, Suiza, cantón de Neuchâtel, a los pies de los Alpes suizos, se encuentra el paraíso, por antonomasia, de la relojería fina mundial, dado que ahí establecidas muchas de las manufacturas de relojes de alta gama más excelentes del planeta.

Existe ahí la manufactura Zenith con más de 156 años de antigüedad, en los que ha acumulado 2,333 premios prestigiosos. por sus calibres, más de 300 patentes y más de 600 variantes de movimientos relojeros. Entre sus distinguidas colecciones de relojes se encuentra la colección EL PRIMERO, que debutó en 1969 con el primer mecanismo cronográfico de carga automática en la historia. Por esa circunstancia es EL PRIMERO.

Ahora Zenith celebra el medio siglo de haber fabricado EL PRIMERO y ha diseñado, para los fans de la marca, un enigmático cofre que contiene tres magníficos relojes, todos con los emblemáticos tres contadores tricolores en sus esferas: el primero de los tres  relojes es una reedición similar al primer modelo EL PRIMERO de 1969, perfectamente actualizado; el segundo reloj es un CHRONOMASTER EL PRIMERO con movimiento optimizado, y el tercer reloj es un DEFY EL PRIMERO 21 con una precisión de 1/100 de segundo.


| Entre lo vintage y lo contemporáneo

El primer reloj es un guiño al pasado. Festeja al modelo EL PRIMERO de 1969 por el mérito de haber entrado al universo de la alta frecuencia con 36,000 alternancias por hora y con una precisión única, por primera vez en la historia, de medir hasta el décimo de segundo y reserva de 50 horas de marcha y nuevos códigos visuales en los contadores. Técnicamente, este reloj vintage es una réplica perfecta del cronógrafo original, lo que le confiere un simbolismo especial. Está dotado de los actuales avances técnicos y estéticos, caja de 38 mm, cristal abombado con efecto de lupa, escala taquimétrica, tipografía, agujas e índices, correa de piel y todos los códigos originales están presentes. El fondo permite ver el movimiento. Sus funciones son horas, minutos, pequeño segundero, cronógrafo, taquímetro y fecha a las 4:30 horas.

El segundo reloj, el CHRONOMASTER, descendiente del modelo EL PRIMERO en su encarnación contemporánea, con su especial altura, su icónico diseño y la alta frecuencia de 36,000 a/h, que logra con precisión a la décima de segundo y ofrece la lectura directa en la esfera y el bisel. Reserva de marcha de 60 horas. Este reloj tiene un aire más moderno y deportivo que sus contemporáneos. La caja mide 42 mm en acero, coronada por un bisel graduado de cerámica negra, una masa oscilante en forma de estrella y una correa de caucho con pespuntes en contraste.


| El modelo futurista

Y el tercer reloj del cofre es el CRONÓGRAFO DEFY EL PRIMERO 21, de estilo futurista ultramoderno con el ADN del modelo original EL PRIMERO. Su imponente caja de 44 mm de titanio alberga un movimiento mecánico revolucionario, que late a 360,000 a/h (50 Hz), diez veces más que su antecesor y marca e indica la centésima de segundo sobre un realce graduado de 1 a 100.

El cofre guarda una cuarta almohadilla vacía, para el reloj que Zenith fabrique próximamente con nueva tecnología y ofrezca la medición de 1/1000 de segundo. 

Esta edición consta de 50 piezas y usted la puede conocer físicamente en Centro Comercial ARTZ Pedregal y ser testigo de vista de los cambios trascendentes de la relojería moderna de alta gama. AN

También en esta edición

Compartir