altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Placeres

Andrea Meza: “Miss Universo es una plataforma increíble para la mujer”

Ingeniera en software, activista en favor de las mujeres, vegana y creadora de su propia marca de ropa deportiva. Ella es Andrea Meza, la Miss Universo orgullosamente mexicana que salió de su zona de confort para empoderarse y enfrentar nuevos retos. Aquí te presentamos un extracto de la entrevista que sostuvimos con ella.

Por: Ulises Navarro Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

| Andrea, ¿Cuáles fueron los retos más importantes que tuviste que enfrentar para llegar a ser Miss Universo?

Primero, darme cuenta de mis capacidades como persona y como mujer. Entender que los límites estaban en mi mente y no en las reglas de un concurso. Yo sola me ponía limitaciones. El otro reto fue la crítica. Cuando no estás segura de quién eres y no confías en la persona que eres, las críticas externas y los comentarios de las personas te pueden llegar a afectar demasiado y hacer que trunques tu camino. 

Una vez que tomé cartas en el asunto, acepté quién soy, me amé tal cual soy y me preparé para mi objetivo, las cosas fueron fluyendo. 

Gracias a los concursos de belleza me he dado cuenta de que el mundo del entretenimiento me apasiona. Me fascina utilizar mi voz y mi imagen para motivar a otras personas, hablar de ciertos temas y hacer que mi voz y mi opinión cuenten. También estoy empezando un negocio propio, que es la creación de mi propia marca de ropa deportiva. Provengo de una familia de emprendedores, así que lo traigo dentro de mí y me estoy apoyando en mi familia. 

Miss Universo te abre muchas puertas. Algo que me encantó cuando gané es que me preguntaron cuáles eran mis metas y sueños; qué quería hacer con el título y cómo me podían ayudar. Y así fue. Les di a conocer cuáles eran mis propósitos y comenzaron a abrirme puertas. Miss Universo es una plataforma increíble para empoderar a las mujeres.


| ¿Te sientes una mujer diferente?

Totalmente. Este proceso comenzó hace cinco o seis años, aproximadamente. La mujer que yo era a los 21 años y la que soy hoy, a los 27, es otra completamente distinta. La de 21 años nunca se habría imaginado que sería Miss Universo. Hoy soy una mujer más segura de sí misma, que sabe lo que quiere y trabaja para conseguirlo. Y cuando, de pronto, me entran los miedos, los asumo como un recordatorio de que tengo que seguir preparándome y trabajando para alcanzar mis metas.

Puse mucho empeño para salir de mi burbuja, de mi zona de confort, y enfrentarme a nuevos retos. Todo esto me lo brindó la plataforma de Miss Universo.


| Andrea Meza hoy se ha convertido en una marca. ¿Cómo has transitado exitosamente por este proceso?

Primero, entendiendo el poder que puedo tener en mis manos y lo mucho que puedo construir haciéndome de un equipo, porque a veces estar sola puede ser abrumador. Un día eres simplemente hija, hermana, prima, y al siguiente día eres una marca y puedes hacer mucho con tu nombre. También debes saber muy bien en dónde estás parada y qué rumbo quieres tomar. Creo que cuando entiendes todas estas partes puedes llegar a construir mucho más.

Yo tengo muy claro qué es lo que me gusta, cuáles son mis pasiones y mis creencias, y con base en eso voy estableciendo mis alianzas. Ahora trabajo para Miss Universo; ellos son mi agencia y también saben qué les conviene, con qué marcas pueden trabajar y con cuáles no, porque hay conflicto de intereses. Una parte [de la imagen] soy yo, pero la gran mayoría es Miss Universo. Cuando mi título termine, estará en mis manos decidir qué marcas me interesan. Por ejemplo, yo soy vegana, y cuando me buscó una marca de carne seca les dije abiertamente que eso ya no iba con mis valores. Si una marca se alinea con mis valores y ambas partes logramos establecer una alianza ganar-ganar, con gusto acepto.


| ¿Qué haces para no perder el piso?

Nunca se me olvida de dónde provengo. Mi familia siempre ha estado conmigo y siempre va a estar para mí, y eso lo agradezco. Les doy las gracias por lo que me enseñaron: que soy una persona más, como cualquier otra, y que todos tenemos el mismo valor. Mis papás me enseñaron que cuando se llega a cualquier oficina, debe saludar de la misma forma al gerente que al conserje o al que abre la puerta. Eso nunca se me olvida cuando entro a alguna habitación. Estoy muy agradecida por las atenciones y la manera tan linda como todos me tratan y yo busco hacer lo mismo con todas las personas.

| ¿Qué cosas has tenido que sacrificar?

En realidad, son pocas porque lo que hago me apasiona. Amo mi trabajo y creo que, como cualquier persona, cuando haces lo que amas, aunque sea pesado y te quite horas de tu vida personal, lo haces con pasión, alegría y entusiasmo. Claro que hay algunas cosas que añoro, como pasar más tiempo con mi familia y tener un poco más de tiempo personal. 

Mi trabajo es 24×7. Si tengo que viajar mañana, lo hago. Para mí no hay fines de semana ni horarios establecidos. Mi vida es muy variable, pero ya aprendí a adaptarme a eso. 

Y por supuesto que he tenido que sacrificar a mi familia; ellos son mi todo y siempre busco la manera de verlos, aunque sea una vez cada tres meses. AN

También en esta edición

Compartir