altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Reportaje

Bienestar integral y personalizado para cada empleado

Las empresas no deben otorgan más prestaciones a sus empleados, sino ofrecer bienestar personal a la medida de cada colaborador. Este bienestar debe contemplar no solo el lugar de trabajo, sino la vida personal

Por: Alto Nivel Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

| Corporate well-being

La pandemia nos ha dejado una gran cantidad de conocimientos sobre el bienestar de los empleados y cómo se debe definir la salud mental y emocional en el lugar de trabajo. Alma Lagunas, socia fundadora de Karan Consulting Group, una firma de consultoría especializada en bienestar corporativo, explica que antes de la pandemia los grandes corporativos globales ya tenían estrategias de bienestar corporativo o corporate wellness, como salas de maternidad, comedores con cuenta de calorías, transporte para empleados, descuentos en gimnasios o gimnasios dentro del lugar de trabajo, etcétera. “Eran acciones muy relacionadas con el bienestar físico de los empleados –cuenta Lagunas–. Sin embargo, a raíz del COVID, el corporate wellness se transformó en corporate well-being, al agregarse estrategias y acciones que velan por el bienestar mental de los colaboradores. COVID no solo ha afectado la salud física de la gente, sino la salud mental, debido al aislamiento social y el miedo a la enfermedad, pero también a las secuelas propias de la enfermedad”.

De acuerdo con las investigaciones, alrededor del 50% de las personas que se infectaron y que se han recuperado padecen de ansiedad y muchos corren el riesgo de sufrir un trastorno de estrés postraumático y depresión. También se ha identificado un estrecho vínculo entre la enfermedad de COVID-19 y los trastornos de salud mental. Entre 30 y 60% de los pacientes con COVID-19 sufren alteraciones del sistema nervioso central y periférico. Y, por otro lado, padecer esquizofrenia constituye el segundo factor de riesgo de muerte por COVID-19, solo por detrás de la edad.

Estos problemas de salud mental relacionados directamente con la infección irán disminuyendo a medida que se controle la propagación del virus, pero los asociados al trauma y al impacto socioeconómico de la pandemia aumentarán incluso después de que se haya conseguido la inmunidad poblacional. Lo anterior ha provocado una creciente necesidad de soluciones creativas para apoyar el bienestar de la fuerza laboral de manera efectiva, mediante el desarrollo de un marco basado en el bienestar integral, la compasión, las interacciones significativas y la flexibilidad.

| Bienestar integral no son prestaciones

Pero bienestar integral no significa que las empresas otorguen más prestaciones a sus empleados. Significa ofrecer bienestar personal a la medida de cada colaborador. Este bienestar debe contemplar no solo el desarrollo profesional en el lugar de trabajo, sino en la vida personal, “porque cuando la gente va a trabajar no deja sus problemas personales en casa. Si el empleado no tiene vínculos personales y familiares adecuados, si no duerme bien, si es sedentario, tomará muchos días de incapacidad por enfermedad. En cambio, si el trabajador tiene un bienestar integral tanto en la oficina como a nivel personal, la organización se verá beneficiada en productividad y eficiencia”.

¿Cómo se logra establecer un programa de bienestar integral específico para cada empleado? Lagunas dice que los jefes de área, gerentes e incluso el director general (en organizaciones más pequeñas) tendrían que conocer cómo es cada empleado: cuáles son sus hábitos, cuántas horas duerme, si hace ejercicio, si tiene hijos, si es el único sostén de su familia, si mantiene relaciones saludables con su pareja y con su familia, si las deudas no lo dejan vivir tranquilo… “Si [los jefes] tuvieran un expediente personal para conocer cómo es el empleado, seguramente podrían entender mejor su situación y otorgarle prestaciones específicas que verdaderamente ayuden a mejorar el bienestar del empleado. Además de agradecimiento, la empresa obtendría la lealtad de sus empleados, quienes nunca querrían dejar esa organización”.

| Fotografía de cada colaborador

Los expertos de Karan Consulting han desarrollado un modelo, llamado Karan Wellbeing Inventory, que no es más que un cuestionario de 40 preguntas, que la gente contesta de manera confidencial a través de su correo electrónico. Las preguntas hacen referencia a cinco esferas: realización personal, vínculos afectivos, seguridad financiera, salud física y emocional e integración en la comunidad. De acuerdo con la firma, el bienestar es la combinación de nuestro amor por lo que hacemos todos los días, la calidad de nuestros vínculos interpersonales, la seguridad de nuestras finanzas, la vitalidad de nuestra salud física y emocional, el orgullo que sentimos por lo que hemos aportado a nuestras comunidades. Y, lo más importante, todos estos elementos interactúan entre sí.

A través del cuestionario, las organizaciones pueden obtener una fotografía del comportamiento de cada uno de sus colaboradores. Así, se puede obtener información que ayudará a diseñar estrategias de bienestar: qué necesitan las mujeres solteras, las que tienen hijos, los empleados que viven muy lejos y utilizan el transporte público para desplazarse a la oficina, quiénes están enfermos y necesitan seguros médicos especiales, etcétera. Entonces pueden crearse grupos de personas con temas en común, para que las áreas de Recursos Humanos puedan ofrecer prestaciones flexibles y programas de beneficios adecuados a cada grupo de empleados.

“A los millennials que no les interesa tener hijos y tienen perros se les puede dar un seguro para su mascota, por ejemplo. Y aquí es donde Karan puede apoyar, porque es muy caro para una organización ofrecer prestaciones y beneficios a cada grupo. Nosotros actuamos como un holding que atiende a muchos clientes [organizaciones] y vamos añadiendo a los nuevos usuarios a pólizas que incluyen a muchos usuarios. De esta manera, la empresa no tiene que invertir aisladamente en las prestaciones que otorga”.

Un aspecto importante es hacer que los colaboradores se mantengan motivados. ¿Cómo hacer que los colaboradores que tienen la prestación de un gimnasio mantengan el hábito del ejercicio y no lo abandonen al mes siguiente, por ejemplo? De la mano de las áreas de Recursos Humanos, Karan diseña programas de motivación y mantenimiento de hábitos, utilizando herramientas internas de la empresa, como comunicados, cuestionarios, redes sociales internas, para acompañar a la gente en el cambio de hábitos.

| Tendencias laborales 2022

Aunque la crisis económica ha llevado a la gente a contratarse con tal de tener un ingreso, aunque sin beneficios, las investigaciones señalan que en 2022 se va a duplicar el número de renuncias voluntarias, porque mucha gente buscará empresas que les ofrezcan mejores prestaciones y beneficios, o porque preferirán trabajar de manera independiente. Por otro lado, las empresas están desarrollando programas relacionados con la salud mental de los trabajadores, para no llevar problemas a la organización que después sean difíciles de resolver.

Además del bienestar mental de los colaboradores, otro tema importante será la regulación del teletrabajo. Así quedarían claras cuestiones como que un empleado que trabaja en casa quiera demandar a su empleador si durante la jornada laboral, estando en casa, sufre un accidente. ¿Eso sería considerado como accidente de trabajo? Temas de este tipo tendrán que regularse, lo mismo que el pago del servicio telefónico de internet por parte de la empresa.

Otra tendencia que vislumbra la ejecutiva de Karan es la aparición y fortalecimiento del director de Bienestar. “Las empresas han triplicado las ofertas de trabajo relacionadas con el bienestar y no hay mucha gente especializada en el tema. La ciberseguridad y la protección de datos, derivadas de la digitalización, también serán un tema a considerar, lo mismo que los beneficios flexibles y el bienestar integral de los empleados”.

Además de los problemas de salud mental derivados de COVID, la Norma 035 también exige a las organizaciones el desarrollo de un ambiente laboral que fomente el bienestar integral del personal y esté libre de estrés. El reporte Tendencias globales de capital humano 2020, de Deloitte, señala que 86% de las empresas saben que el bienestar es importante, pero solo 26% se está preparado para llevar un departamento de Bienestar. Hay una preocupación genuina entre las áreas de Recursos Humanos que aún no han evolucionado y no están tomando en cuenta el bienestar integral de su talento. La gente se está enfermando, incapacitándose y renunciando. Es momento de actuar ahora y de cara hacia 2022. AN

También en esta edición

Compartir