altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Placeres

Chopard les da su calaverita

La firma relojera suiza presento hace unos días su nuevo guarda tiempos L.U.C Skull One que se viste de calavera mexicana como homenaje al Día de Muertos. Bajo esta burlona máscara de muerto, late el movimiento mecánico de carga automática L.U.C 96.53-L, fabricado por los Artesanos de Chopard Manufacture.

Por: Alto Nivel Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

| Un diseño inspirado en antiguas tradiciones

Tradición sincrética, nacida en la civilización azteca y mezclada con el catolicismo español, el ‘Día de Muertos’ es una celebración alegre del ciclo de la vida, una toma de conciencia de la posibilidad de la muerte, que a su vez proporciona todo su sentido a la existencia.

Día festivo en recuerdo de los seres amados desaparecidos, es la ocasión de ofrecer regalos, ofrendas y libaciones a los difuntos. Macabra, pero en cierto modo paródica, esta fiesta proporciona a Chopard la ocasión para volver a recuperar el tema de la vanidad a través del reloj L.U.C Skull One.

A pesar de ser extraplano, está provisto de dos barriletes, que le permiten una reserva de la marcha de 58 horas


| Belleza que impresiona

Su esfera lacada presenta un rostro de calavera, el estilizado cráneo mexicano, cubierto de motivos en forma de sol, de flor o de corazón y de un mostacho mexicano, cuyas puntas redondeadas enmarcan una dulce sonrisa desdentada. Una cabeza de muerto esquelética pero inofensiva, e incluso simpática, sobre la que discurren las horas que marcan unas agujas, unos números árabes y unos índices dorados que contrastan de manera muy elegante con el resto del conjunto negro.

Una correa de cuero de becerro marrón cosida a mano aporta el último toque de elegancia a esta creación limitada a 100 ejemplares. Este noble cuero, se vuelve todavía más bello con la ligera pátina marrón que le confiere el tiempo.


| Un corazón que late con enorme precisión

La caja de este nuevo reloj alberga el movimiento mecánico de carga automática L.U.C 96.53-L. A pesar de ser extraplano, puesto que solo tiene 3,3 mm de grosor, está provisto de dos barriletes según la tecnología Chopard Twin, que le permiten una reserva de la marcha de 58 horas. Toma vida gracias a un microrrotor de tungsteno, una aleación de fuerte densidad para una carga óptima.

Los puentes del movimiento, delicadamente decorados con «Côtes de Genève», hacen del reloj L.U.C Skull One una creación tan bella por dentro como por fuera y este es el motivo por el cual su precioso calibre es visible a través de un fondo abierto, ennegrecido para respetar los códigos oscuros de esta creación.

El nuevo reloj L.U.C Skull One de Chopard esta limitado a solo 100 piezas.


| Con el sello de la Casa

Chopard es una Casa familiar con una filosofía de independencia muy marcada. Las etapas de fabricación de los relojes L.U.C se llevan a cabo internamente, en las sedes de producción de Ginebra y Fleurier.

Concepto del movimiento, diseño del producto terminado, estampado y fabricación de las cajas, componentes de los movimientos, decoración tradicional hecha a mano, tratamientos de superficie, pulido, ensamblaje, ajustes y control de calidad son todas las operaciones de fabricación relojera que Chopard domina internamente y que aplica a cada uno de los relojes L.U.C.

El fruto de un trabajo meticuloso, los relojes L.U.C de Chopard responden a las aspiraciones del gentleman de hoy en día. Le hablan sin artificio, sin pretensiones, en una sabia combinación de saber hacer artesanal y de emociones. AN

También en esta edición

Compartir