altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Reportaje

COVID-19: un desafío para las aseguradoras

Al igual que la mayoría de las industrias en nuestro país, el sector de seguros se ha visto afectado de múltiples maneras por la pandemia, desde problemas de continuidad del negocio, atención a los clientes, impacto en la siniestralidad y la valuación de las reservas y temas de gastos, repercutiendo en los estados financieros, el flujo de efectivo y la apreciación de las agencias calificadoras. ¿Cómo han respondido las aseguradoras a este escenario? Generando una mayor oferta de productos y servicios, así como invirtiendo en capacidades digitales avanzadas.

Por: Sergio Castañeda Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Hasta el primer trimestre del año, el sector asegurador en México gozaba de excelente salud y el panorama lucía más que positivo. Los resultados del primer trimestre fueron muy buenos, incluso arriba del pronóstico orginal de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), al registrar un crecimiento de 8.8% (5.37% en términos reales) y 174,405 millones de pesos en primas, en donde Accidentes y Enfermedades (Gastos Médicos), Pensiones y Vida fueron los motores de la industria, con incrementos de 17.8, 14.5 y 8.3%, respectivamente.

Sin embargo, esa buena salud se verá afectada por la pandemia de la Covid-19 y el impacto que está teniendo en la economía del país, lo que se verá reflejado en los números de fin de año. “Nosotros estimamos que el sector podría registrar una caída de 5.4% este año”, dijo Recaredo Arias, director general de la AMIS, durante la presentación de los resultados del mercado asegurador en el primer trimestre de 2020.

Y es que, desde el inicio de la cuarentena (a finales de marzo pasado), la industria ha tenido que enfrentar una serie de desafíos: sus agentes se vieron imposibilitados para salir a ofrecer sus productos, lo que tendrá un impacto en las nuevas ventas, explica Deloitte.

Adicionalmente, comenta la consultora en un estudio sobre el sector, la expectativa de desempleo o de cierre de algunas empresas o negocios seguramente disminuirá la demanda de seguros, cuando muchas personas se vean imposibilitadas para costearlo, lo cual impactará tanto a la fuerza de ventas, como a los ingresos de la aseguradora, además de los efectos en el costo del seguro.

Por otra parte, menciona, con las acciones que se están tomando como medidas de contención ante la actual pandemia, se espera un cambio temporal en la siniestralidad de diversos ramos, así como en la forma en la que se reportará y pagará esta siniestralidad.

Lo anterior, detalla en su reporte, implicará que los patrones de desarrollo, tanto de siniestros ocurridos como pagados, no sean estables, lo que puede impactar la valuación de reservas de siniestros de las empresas.

A su vez, agrega, esta situación puede impactar la valuación de reservas técnicas de las compañías aseguradoras.

La consultora también prevé un impacto en la siniestralidad última, derivado de diversos factores, como el tipo de cambio, la inflación médica –que puede tener un incremento significativo–, y siniestros no esperados en procesos industriales, resultado del poco personal que laborará en las empresas (sobre todo si hay un rebrote y se extiende el confinamiento de la población, y ciertos sectores se ven obligados a cerrar).

De acuerdo con la AMIS, se estima que esta pandemia puede llegar a generar indemnizaciones, de parte del sector asegurador, por alrededor de 300 millones de dólares (mdd) en México.

La buena salud del sector asegurador se verá afectada por la pandemia de la Covid-19 y el impacto que está teniendo en la economía del país, lo que se verá reflejado en los números de fin de año.

| Adaptarse, la clave

Ante dicho panorama, Deloitte recomienda a las aseguradoras que generen estrategias que les permitan definir o redefinir sus productos, incluyendo su costo y cobertura; ofrecer productos que sean adecuados bajo la nueva situación económica, incluyendo un análisis de los productos de vida de largo plazo, que sean atractivos, considerando las tasas de interés actuales y esperadas en el mercado; y trabajen en la creación de formas de financiamiento para la adquisición de seguros (como opciones y facilidades de pago), así como de mecanismos que apoyen y motiven a su fuerza de ventas.

También, dice la consultora, es necesario que inviertan en tener capacidades digitales avanzadas para atender a sus agentes y buscar así ofrecer una mejor atención a sus clientes.

De igual forma, añade, las aseguradoras deben encontrar la manera de atender los siniestros, mientras se mantiene la contingencia por la Covid-19. Los ajustadores deben trasladarse a diversas ubicaciones, pero ¿qué pasa si el ajustador tiene que ir a una ubicación en donde hay una o varias personas contagiadas? Tomando en cuenta esta inquietud, habrá que considerar nuevos protocolos para la atención de siniestros.

| Innovación, el futuro

Y las aseguradoras están tomando acciones para reducir el impacto de la pandemia y la crisis económica en sus resultados. Bupa, una aseguradora inglesa enfocada a la salud, quiere crecer fuerte en el segmento de seguros de gastos médicos en México, debido a su potencial de crecimiento, pues se espera que alcance los 90,000 millones de pesos (mdp).

Y una de sus estrategias para lograrlo es desarrollar productos digitales para que puedan ser adquiridos de manera directa, explica Luk Vanderstede, director general de la firma en el país. “Esto no quiere decir que no contaremos con agentes o brokers, pero el futuro lo vemos en los productos digitales. Los clientes quieren un seguro digital y fácil de entender, y Bupa lo acaba de lanzar al mercado”.

Una de las ventajas de Bupa, destaca el ejecutivo en entrevista con Alto Nivel, es que los asegurados se atienden con los médicos que ellos quieran y se operan en los hospitales de su preferencia, sin la necesidad de guiarse en un libro, donde se establece quiénes sí y quiénes no están en la red. “En la mayoría de los casos, Bupa establece el pago directo al médico y los hospitales. El asegurado nunca está en medio de ellos y la aseguradora”.

Bupa, presume Luk Vanderstede, es considerada como el Rolls-Royce del pago directo. “Nuestra tasa de pago contra lo reclamado es del 98%”.

Los seguros de gastos médicos de Bupa, destaca su director en México, incluyen telemedicina y check-up para prevenir problemas de salud y así reducir la siniestralidad. “No manejamos tabuladores, evaluamos el médico y tipo de intervención. Mantenemos una relación abierta con los médicos”.

Los nuevos digitales y las nuevas herramientas digitales, menciona el ejecutivo, también ayudan a los brokers tradicionales, ya que pueden tener toda la información del cliente de manera actualizada. “Para lograr la buena operación digital, este año estamos invirtiendo 220 mdp y para finales de 2023 la inversión alcanzará los 500 mdp”.

Y los resultados saltan a la vista. En los meses de marzo y mayo, la facturación de seguros médicos de la compañía creció 30%, en comparación con 2019. “Me parece que a la competencia también le ha ido bien en este rubro, como consecuencia de la pandemia de la Covid-19 y la conciencia de la gente de contar con un seguro de gastos médicos”.

La AMIS estima que el sector asegurador en México podría registrar una caída de 5.4% este año.

| Oferta para todos

Otra aseguradora que incrementó su oferta de aseguramiento en el mercado mexicano, a través de su Seguro de Gastos Médicos Individuales “Ala Segura”, es Seguros SURA, con el que los usuarios podrán asegurarse por menos de 15 pesos diarios, y accederán a una suma asegurada de 250,000 pesos por cada padecimiento o accidente que puedan llegar a sufrir, sin ser necesario que desembolse un solo peso.

Zurich, que hasta ahora solo maneja seguros de gastos médicos grupales para grandes empresas, también busca incrementar su oferta de seguros para ampliar su cartera de clientes y participar en el segmento de mercado de las pymes.

“Zurich tiene fama de contar con productos de alto nivel para grandes empresas, pero creo que es momento de adecuar nuestra oferta, de ofrecer productos para empresas de menor tamaño, que son las que mueven la economía de este país, y los estamos desarrollando”, comenta Patrick Font, director general de Zurich México.

Y es que, dice el ejecutivo, la población asegurada está menos expuesta a la Covid-19. “Hoy, solo las grandes compañías tienen esta cultura de la prevención. Yo creo mucho en que el empleador no solo está para ofrecer un trabajo, sino también un buen clima laboral, una seguridad económica, física y psicológica a su personal”. AN

También en esta edición

Compartir