altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión

COVID costó 7 billones de dólares a la economía global

Por: Carlos A. González Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Antes de realizar un análisis de lo que esperamos para este 2021, hay que resaltar que la pandemia que afectó al mundo entero llevará a la economía mexicana a una caída del PIB de -9.1% y a la economía mundial a -4.4%. Otro de los fenómenos que estaremos observando para el cierre del 2020 es una inflación por arriba del 4% para el mercado nacional. En 2019 tuvimos una inflación de 2.83%.

La crisis a la que hemos estado expuestos no es local, sino mundial, y su mayor consecuencia ha sido la pérdida de empleos. Durante junio, cuando se registró la pérdida máxima, el número de personas que se quedaron sin trabajo de tiempo completo alcanzó los 400 millones a nivel global. La recuperación ha sido lenta y mi estimación es que continúe al mismo ritmo durante 2021.

Ciertamente, la recuperación económica no será igual para todos los países. Aquellos cuyos gobiernos inyectaron recursos a favor de las familias y las organizaciones saldrán más pronto que aquellos que no lo hicieron. Para darnos una idea, la cantidad de recursos que se destinó a este fin a nivel mundial alcanzó un cuarto del valor de toda la economía del mundo. Tan solo Estados Unidos apoyó con casi la mitad del valor de su economía. México aportó menos del 5%.

Para el próximo año, el PIB nacional podría crecer hasta 2.7%. El de Estados Unidos, país del que dependemos mucho económicamente, podría llegar a 3.6%, y el PIB mundial a 4.8%.

Otras proyecciones significativas para México son las tasas de interés, que deberán permanecer alrededor del 4.0%; el tipo de cambio peso/dólar anualizado andará en 21.65 pesos y el Índice de Precios y Cotizaciones (IPyC) concluirá 2021 en 45,000 puntos.

| El TMEC en operación

Con la nueva administración del presidente Joe Biden y dependiendo de la conformación definitiva del Congreso, existen claroscuros a los que se debe poner atención. Entre los positivos se contemplan nuevos estímulos económicos por hasta 3 billones de dólares, intensas acciones para la generación de empleos, aumentos del salario mínimo de hasta 15 dólares por hora, mayor gasto en energía limpia y nuevos proyectos de infraestructura e impulso al sector vivienda, entre otros.

Entre los aspectos negativos se prevé un incremento de impuestos –y, por tanto, mayor recaudación fiscal–, eliminación de ventajas fiscales, impuestos corporativos de entre 21 y 28%, impuestos a filiales en el extranjero de entre 10.5 y 21.0%, y políticas ambientales y laborales más intensas, que se verán reflejadas en el TMEC. Es indispensable tomar en cuenta estos datos por nuestra relación comercial con el país del norte.

La extracción de petróleo se enfila a una producción de 1.6 millones de barriles diarios para 2021

| Pemex, una piedra en el zapato

En México también existen ciertas variables a las que se debe poner atención, con el propósito de que los datos macroeconómicos sean positivos durante 2021. Primero se debe velar por que la recuperación económica no sea más lenta ante la ausencia de estímulos fiscales; luego debemos estar pendientes de la disminución en el atractivo de México como nación para la inversión productiva. También debemos estar atentos a los ingresos gubernamentales, menores a los estimados; a la insolvencia de Pemex, a la posible reducción a la calificación crediticia de nuestro país y a la incertidumbre originada por las elecciones intermedias del próximo año.

Resalta la situación de Pemex y sus consecuencias en la economía nacional. El deterioro de la paraestatal lleva varios años, pero la preocupación central es que, si bien seguimos esperando que Pemex continúe contribuyendo a los ingresos federales, estos serán cada vez menores. La tendencia sobre mayores ingresos no es respaldada por la realidad. La extracción de petróleo va a la baja y se enfila a una producción de 1.6 millones de barriles diarios para 2021.

Por si fuera poco, los precios del petróleo continuarán bajando, por lo que la descomposición del factor deuda/ingreso de la petrolera se incrementará. Hoy estamos viendo que la deuda representa más de 10 veces el ingreso que recibe y esto se traducirá en más presión sobre las finanzas públicas.

Finalmente, en cuanto a mis estimaciones para 2021 veo un Índice Standard & Poor’s (S&P) alcanzando los 3,760 puntos, un incremento para las empresas que lo conforman de 23% en utilidades y un múltiplo cercano a las 25 veces PU. AN


Carlos A. González

Director de Análisis Económico, Cambiario y Bursátil de Monex

También en esta edición

Compartir