altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Opinión

Delincuencia diversifica modus operandi

Por: Alejandro Desfassiaux Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Tras el rebrote de Covid-19 en muchos estados del país, en un momento económicamente crítico, y la reestructura constante que los negocios han tenido que seguir implementando para adaptarse a las nuevas condiciones del mercado, la delincuencia está incrementando sus actividades ilícitas, sobre todo en inmuebles parcialmente desocupados o con horarios escalonados.

La inseguridad se está agravando por un problema multifactorial; en primer lugar, la delincuencia seguirá diversificando su modus operandi para “sacar ventaja” ante la nueva ola de contagios por Covid-19, que al combinarse con la influenza estacional o la gripe, como indica la Secretaría de Salud, propiciarán una mayor restricción en la movilidad en entornos laborales. Hay que considerar, además, que se prevé el retorno masivo de al menos 3 millones de connacionales de EEUU para celebrar las fiestas de fin de año.

La delincuencia seguirá diversificando su modus operandi para “sacar ventaja” ante la nueva ola de contagios por Covid-19.

En segundo lugar, está el factor económico. La Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) ha pronosticado que al menos el 50% de las empresas en el país se verán obligadas a llevar a cabo un nuevo recorte de personal antes de que acabe el 2020. Goldman Sachs prevé que el cierre de año podría llegar acompañado de un desplome económico de hasta 9.8% para el país, lo que agravaría aún más la situación.

Para complementar esta información, la AMIS anunció que el Covid-19 ya es el séptimo evento más costoso en la historia del país, con 466 millones de dólares, equivalentes a casi 10 billones de pesos. Ante este panorama desalentador, sería ingenuo pensar que la inseguridad no va a crecer.

En tercer lugar, la falta de cultura empresarial, en términos de prevención del robo, aunada al trabajo remoto, los horarios escalonados, las nuevas condiciones en la forma de operar de las empresas, el aislamiento en centros educativos y recreativos, generan la ventana de oportunidad perfecta para el incremento de saqueos para esta época del año.

La Canacintra ha pronosticado que al menos el 50% de las empresas en el país se verán obligadas a llevar a cabo un nuevo recorte de personal antes de que acabe el 2020.

Por ejemplo, en Sonora, aprovechando la suspensión de actividades presenciales, ocurren en promedio 12 saqueos en escuelas cada día, según reportes del 911. De acuerdo a datos proporcionados por las fiscalías estatales y la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, de marzo a septiembre del presente año suman 2,338 carpetas de investigación por el saqueo en escuelas de 24 estados del país, siendo Jalisco (465), Sonora (446), Coahuila (350), Chihuahua (254), Sinaloa (130), Puebla (112) y CDMX (61) las entidades con mayor número de casos.

El Zoológico de San Juan de Aragón sufrió el robo de todo el sistema de cableado de una de sus subestaciones, debido a la reconfiguración de sus horarios; por otro lado, el Sistema Colectivo de Transporte Metro interpuso una denuncia ante la Fiscalía por el robo de cableado eléctrico en algunas instalaciones, que no habían estado supervisadas correctamente, por un monto de 4 millones de pesos.

A raíz de lo extensa y complicada que podría resultar la pandemia, con subsecuentes oleadas de contagios, la delincuencia está apostando por blancos más fáciles, como escuelas o inmuebles desocupados, de donde pueden sustraer objetos de valor para posteriormente revenderlos en el mercado negro.

La falta de cultura empresarial, en términos de prevención del robo, aunada a las nuevas condiciones en la forma de operar, generan la ventana de oportunidad perfecta para el incremento de saqueos.

Es importante que tanto el sector público como el privado sean previsores en cada uno de sus ámbitos de acción y no solamente reactivos ante la intensificación de este fenómeno en nuestro país. Mejorar políticas internas empresariales, pero también públicas y económicas por parte del Estado, podrían reducir el impacto financiero del rebrote de contagios y también ser una opción para prevenir el despido masivo de personal. AN

Alejandro Desfassiaux

@grupoMSI

También en esta edición

Compartir