altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Reportaje

El alto costo de la inseguridad empresarial

De acuerdo con la más reciente Encuesta Nacional de Victimización de Empresas (ENVE) del INEGI, el costo total de la inseguridad para las empresas alcanzó los 226,000 millones de pesos durante 2019; es decir, el 1.2% del PIB.

Por: Ulises Navarro Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

| Una de cada tres empresas

La situación de las organizaciones en México no es nada halagüeña: baja en ventas, incremento de costos, adecuación de procesos, cambios en materia laboral, preocupación por el empleo y la protección de sus empleados y clientes para no infectarse de COVID-19, y la inseguridad sobre sus bienes patrimoniales y el transporte de mercancías.

Según los datos de la ENVE 2020, 30.5% de las unidades económicas establecidas en México fueron víctimas de algún tipo de delito durante 2019. De esta siniestralidad no escapó ninguna organización, pues mientras las grandes observaron una incidencia de 51.5%, las medianas y pequeñas alcanzaron 56.4 y 48.3%, respectivamente. Las microempresas fueron las menos afectadas, con 29.6%; sin embargo, estas son las que menos lo denuncian.

En cuanto al tipo de delito, la extorsión, el robo de mercancías, el robo hormiga, los actos de corrupción y el asalto de mercancías en tránsito fueron los más representativos, en ese orden.

El robo de mercancías en tránsito ha sido una constante durante los últimos años y ha afectado no solo a empresas transportistas, sino a todas aquellas que trasladen sus productos por carretera e incluso por ferrocarril. El monto promedio por acto delictivo de esta naturaleza equivale a 208,563 pesos, cifra que se incrementó por arriba del 150% contra los datos de 2018.

| Transportistas, mercancías y unidades de transporte en riesgo

Información de la Guardia Nacional señala que de enero a octubre de 2020 se cometieron en la red carretera federal 650 robos a transporte de carga y 45 a transporte de pasajeros. Ciertamente, los delitos cometidos sobre las personas físicas tuvieron una importante reducción, de 45%, con respecto al mismo periodo de 2019. Sin embargo, el año pasado la mayoría de las personas estaban en confinamiento.

Por su parte, el robo a transporte de carga solo disminuyó 9%, a pesar del menor dinamismo económico y comercial. Desde hace unos años, las empresas que transportan mercancías optaron por no transitar por carretera durante las noches para evitar convertirse en víctimas del delito. Sin embargo, especialistas del ramo sostienen que no importa si es de día o de noche: la delincuencia especializada realiza actividades ilícitas a todas horas.

Entre las medidas adoptadas para combatir el delito se encuentran el cambio de rutas y horarios, el monitoreo permanente de las unidades, el transporte en vehículos sin logos ni marcas e incluso la habilitación de botones de pánico en las unidades.

Representantes de empresas que conforman el Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y de Exportación (Index) señalan que el tipo de mercancías que se roban en las carreteras mexicanas son muy diversas: desde alimentos y materias primas hasta productos terminados; de ahí el alto costo que representa este delito para las organizaciones.

| Alternativas de seguridad 

Además del monitoreo satelital las 24 horas del día, la no utilización de logos –ni de productos, ni de empresas– y la incorporación de botones de pánico, existen otras medidas de protección, como tecnologías de rastreo incorporadas en la mercancía, escoltas custodiando las unidades, equipos de localización de vehículos, tanto en las cabinas como en las cajas y hasta el blindaje de algunos vehículos.

De acuerdo con estadísticas del Consejo Nacional de la Industria del Blindaje (CNIB), durante 2019 se blindaron 30% más vehículos que en 2018, principalmente tractocamiones.

Cualquier acción implementada ayuda a minimizar los riesgos, y entre más medidas se lleven a cabo, mayores serán las probabilidades de no formar parte de la estadística. Sin embargo, lo ideal es recurrir a los servicios de una empresa de seguridad privada confiable, con experiencia y dirigida por hombres y mujeres conocedores del problema que sufren las organizaciones en materia de seguridad.

Cuando se pretende contratar una organización con estas cartas de presentación, las opciones parecen vastas, pero en la práctica y revisando las políticas de contratación de los guardias de seguridad, los avances tecnológicos y la fortaleza financiera que respalda a estas empresas, el universo se reduce a muy pocas.

| Las cifras negras, una locura

De acuerdo con el INEGI, solo se denuncia 10.1% de los delitos sufridos por las empresas. De estas denuncias, 79% inicia una carpeta de investigación ante el Ministerio Público. En otras palabras: 92% de todos los delitos que se cometen en contra de las organizaciones no se denuncian y, si se hace, ni siquiera se inicia una investigación formal.

En cuanto al robo de mercancías en tránsito, la cifra negra es de 76.3%. La reducción que se observa frente a la gran impunidad del 92% obedece a que las aseguradoras exigen las actas respectivas para iniciar el proceso de pago sobre los bienes protegidos. Pese a ello, muchos de los ilícitos que sufren los transportistas no se denuncian.

Las causas por las cuales las empresas no denuncian varían: pérdida de tiempo, falta de pruebas, miedo a ser extorsionadas, trámites largos y difíciles, desconfianza en la autoridad, miedo al agresor y pérdidas poco cuantiosas.

De acuerdo con el informe Hallazgos 2019 de México Evalúa, organización encargada de evaluar la actuación gubernamental a través de estudios especializados e indicadores, se observa una tendencia permanente hacia la baja de confianza ciudadana sobre los operadores del sistema de justicia, como policías ministeriales, investigadores, fiscales, agentes del Ministerio Público, peritos, asesores jurídicos, jueces y defensores. En consecuencia, un alto porcentaje de los delitos en el país (el 92.4%) quedan en total impunidad.

Alejandro Desfassiaux, presidente de la empresa de seguridad privada Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial, dice que es plausible que la Cámara de Diputados haya aprobado reformas para incorporar la extorsión al catálogo de la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, además de que se hayan endurecido las sanciones cuando el delito sea cometido con violencia física, psicológica o moral, así como cuando la víctima sea menor de 18 años, mayor de 60 o tenga alguna discapacidad. Sin embargo, de poco o nada sirve, si la gente no confía en la autoridad y no denuncia. AN

También en esta edición

Compartir