altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Placeres

El encuentro de dos metales

Rolex Oyster Perpetual Datejust 31 combina armoniosamente el codiciado lustre y la nobleza del oro con la fuerza y la fiabilidad del acero.

Por: Luis Peyrelongue Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

| Bandera de la innovación

Rolex produce en el mundo relojes que son símbolo de elegancia, calidad y fiabilidad, así como de estatus económico y social. Desde su fundación, en 1905, ha sido incesante su búsqueda de precisión cronométrica.

En 1926, Rolex fabricó el primer reloj hermético al polvo y al agua, bautizado con el nombre de “Oyster”, dando origen a su famosa colección de sumergibles.  Estaba equipado con una caja sellada herméticamente que garantizaba la protección óptima de su movimiento. En 1931 patentó, con el rotor Perpetual, el primer mecanismo automático del mundo. Este ingenioso sistema se encuentra hoy en el corazón de todos los relojes automáticos del mundo. En la actualidad, Rolex ha registrado más de 500 patentes en el curso de su historia por la búsqueda de la excelencia.


| Marca de distinción Rolex

La caja del Oyster Perpetual Datejust 31 viene en Rolesor blanco. El material Rolesor está formado por la unión del oro blanco de 18 quilates y el acero Oystersteel, Los cuales aportan el lustre y la nobleza, y la fuerza y fiabilidad, respectivamente. El estriado bisel de su caja es exclusivo de Rolex y es como marca de distinción. La caja es hermética hasta 100 metros. La carrura es monobloque, con fondo de caja y corona enroscados. Los reflejos luminosos sobre las asas y los flancos de la carrura resaltan las formas de su caja Oyster de 31 mm de diámetro, y está coronada con un bisel estriado.

La carátula blanca contiene índices de oro de 18 quilates de brillo eterno, fabricada a mano. La corona de cuerda roscada cuenta con un sistema de doble hermeticidad Twinlock. El cristal de zafiro es resistente a rayaduras. Estéticamente, estos elementos perpetúan los rasgos constantes que hacen reconocible a un Rolex.


| El gigante de un solo ojo

Otra característica que llama la atención es el lente Cyclops para leer la fecha con extrema facilidad, ya que aumenta dos veces y media la capacidad de visualización. Su nombre proviene de Cíclope, el gigante de un solo ojo que narra la mitología griega. El cristal es de zafiro y resistente a rayaduras.

El brazalete del reloj es otra gran atracción. Su diseño se centra en su forma y función perfectas, que lo hacen robusto y confortable. Está armado con un Oysterclasp y un sistema cómodo de extensión Easylink, exclusivo de Rolex.

Su movimiento Perpetual es mecánico, de cuerda automática. El calibre 2236 es de nueva generación, completamente desarrollado y manufacturado por Rolex. Este movimiento cuenta con la espiral Syloxi de silicio, patentada por Rolex, y ofrece un rendimiento cronométrico sin igual. Completamente insensible a los campos magnéticos, la espiral Syloxi ofrece gran estabilidad frente a las variaciones de temperatura y es hasta diez veces más precisa que una espiral convencional, en caso de golpes. Tiene una precisión de -2/+2 segundos al día tras el montaje.


| Un reloj de alto rendimiento

Su geometría patentada garantiza su regularidad en todas las posiciones. Amortiguadores de golpes Paraflex de alto rendimiento, cuerda automática bidireccional por rotor Perpetual, reserva de marcha aproximadamente de 55 horas.

Las funciones son horas, minutos y segundos en el centro. Cambio de fecha instantáneo con ajustes rápidos. Sistema de parada del segundero para una puesta en hora precisa. Ventanilla de fecha a las 3 horas.

Todas las características de un reloj Rolex encuentran una historia de invención, investigación y desarrollo, y la búsqueda infinita de la perfección. Para mostrártelos solo tienes que visitarnos en nuestros domicilios de Peyrelongue Chronos en Presidente Masaryk 431, en Polanco, y en el Centro Comercial Artz Pedregal, donde estaremos felices de atenderte como te mereces. AN

También en esta edición

Compartir