altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Opinión

El principio del fin de “los abrazos y no balazos”

Por: Alejandro Desfassiaux Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

La evidente escalada de enfrentamientos, este año, entre la Guardia Nacional y el crimen organizado en algunas zonas rojas del país, especialmente en municipios de Michoacán, Guanajuato, Sonora y Zacatecas, y que ya suman 346 a nivel nacional del 2019 a la fecha (de acuerdo a un informe de la SSyPC), podría ser el principio del fin de “los abrazos y no balazos”, y la base de una estrategia contundente para combatir la violencia.

Tan solo en Michoacán se han registrado 68 enfrentamientos entre la Guardia Nacional y el crimen organizado. En el estado existe una aguerrida disputa entre Cárteles Unidos y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), y se ha registrado un alarmante incremento de homicidios, masacres y desapariciones en los últimos meses. La serie de pugnas entre estas células criminales ha orillado a más de 35,000 michoacanos a dejar sus residencias y cultivos, por temor a ser asesinados.

La evidente escalada de enfrentamientos, este año, entre la Guardia Nacional y el crimen organizado en algunas zonas rojas del país, podría ser el principio del fin de “los abrazos y no balazos”, y la base de una estrategia contundente para combatir la violencia.

El cobro de piso es otra de las situaciones a las que se enfrentan los oriundos de las zonas de mayor conflicto y es uno de los problemas más arraigados del estado; por lo que el incremento del control territorial de la Guardia Nacional puede ayudar a disminuir este problema en el corto plazo, a fin de combatir a grupos criminales que poseen armas de alto calibre y con sorprendentes capacidades ofensivas. Hay que entender que los grupos criminales tienen en la práctica las mismas capacidades armamentísticas, o en ocasiones mayores, que las de las propias autoridades.

| Avance en Sonora

Sonora, gobernado por el ex secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, tiene registrados 34 enfrentamientos entre la Guardia Nacional e integrantes de la delincuencia organizada. Uno de sus principales problemas es el Cártel de Caborca, fundado por Caro Quintero, (quien es uno de los fugitivos más buscados por el FBI, que ofrece una recompensa de 20 millones de dólares por su captura: la cifra más alta en la historia para un narcotraficante), pues ha desatado buena cantidad de enfrentamientos, este año, con la Guardia Nacional a lo largo de la costa occidental del estado.

Es un avance positivo que el Ejército haya recuperado recientemente comunidades en la Sierra de Jerez en Zacatecas, tomadas por grupos delictivos. Ante este panorama, fueron enviados a la entidad más de 200 elementos de la Guardia Nacional, quienes tienen como principal encargo tomar el control de la red carretera estatal, donde también se han registrado agresiones contra automovilistas.

Sonora, gobernado por el ex secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, tiene registrados 34 enfrentamientos entre la Guardia Nacional e integrantes de la delincuencia organizada.

A pocos meses de la implementación de la estrategia de seguridad Plan Zacatecas II se han tenido avances significativos, pues al comparar el primer trimestre de 2021 contra el mismo periodo del 2022 (con corte al 25 de marzo), se advierte una disminución de 25.5% en los homicidios dolosos en el estado. Con la participación de la Guardia Nacional y la SEDENA se repelieron 49 agresiones, desarticularon 37 campamentos y se detuvo a 429 generadores de violencia.

| Guanajuato, el más violento

Otro de los estados donde se están incrementando los enfrentamientos de la Guardia Nacional con el crimen organizado es Guanajuato, que lleva un total de 51 desde el 2019. Desafortunadamente, no se ha logrado disminuir más los homicidios y sigue siendo el estado más violento del país.

Pese a los grandes esfuerzos que está realizando la Guardia Nacional y la SEDENA, México está muy lejos de pacificarse.

El presidente municipal de San Miguel de Allende anunció la construcción de un cuartel de la Guardia Nacional en un terreno de seis hectáreas, donado por un grupo de empresarios locales. Es muy plausible la unión de esfuerzos entre ese municipio, la SEDENA, la Guardia Nacional y la iniciativa privada para fortalecer la seguridad; sin embargo, es una lástima que en el resto del país se dejen solas a estas instituciones por parte de autoridades estatales y municipales.

Pese a los grandes esfuerzos que está realizando la Guardia Nacional y la SEDENA, México está muy lejos de pacificarse. Si el gobierno federal quiere enfrentar estas células criminales, tiene que hacerlo de manera contundente, y mostrar supremacía sobre la delincuencia organizada. AN

 

Alejandro Desfassiaux es presidente de Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial

@grupoMSI

También en esta edición

Compartir