altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Reportaje

Espacios colaborativos, el futuro del mercado de oficinas

El espacio tradicional de oficina, con contratos fijos de dos o más años, con rentas en dólares y con muchas limitantes, está muerto; mientras que los espacios de trabajo compartidos y flexibles están al alza.

Por: Ulises Navarro y Claudia Cerezo Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Álvaro Villar López

Director general de Wework para México y Centroamérica

AN | Álvaro Villar López, ¿cómo ves la tendencia para el sector inmobiliario, particularmente de oficinas para el 2021?

La pandemia ha venido a darle un giro a los espacios de trabajo en México, que ya se necesitaba. ¿Por qué digo que ya se necesitaba? Porque creo que el espacio tradicional de oficina tenía muchas limitantes que hoy, con la pandemia de la COVID-19 y la recesión económica, se han visto evidenciadas aún más. La pandemia, sin duda, ha afectado a muchas industrias, pero a Wework nos ha venido muy bien, porque los espacios compartidos, los espacios flexibles, están al alza.

¿Por qué? Porque ahora pensar en un espacio tradicional donde tienes contratos fijos, donde tienes que hacer inversiones de capital para poder hacer uso de los espacios, donde probablemente no tienes esa flexibilidad para poder subir o bajar el número de empleados, para poder moverte entre diferentes formatos de horarios, es inviable; no creo que volvamos a este modelo.

| 4 tendencias en el mercado de oficinas

La primera es un modelo en donde las compañías pueden determinar cuántos empleados asistirán a la oficina y qué día. Si tu empresa tiene 200 empleados y quieres que el lunes vayan solo 100 empleados, el martes 50 y el viernes que todos hagan home office, este formato te lo permite. Muchas compañías hoy no saben cuántos empleados van a tener en seis meses o en dos años, por lo que nuestro formato es el ideal, ya que se adapta a sus necesidades en tiempo real.

El segundo es el modelo híbrido: poder combinar el trabajo remoto con el trabajo de oficina. Hay ciertas actividades que podemos hacer muy bien de manera remota, pero hay otras que necesitan de la presencia física, de la interacción, que es muy difícil hacer desde una pantalla.

El tercero consiste en tener una sede central y varios satélites, porque hay ciertas actividades donde todo el equipo tiene que estar en un mismo lugar, pero después quiero darles la posibilidad a mis empleados para que no tengan que cruzar toda la ciudad para tener un espacio de trabajo. Muchas veces damos por hecho que todo mundo puede hacer home office, que todo mundo tiene una oficina, un espacio para trabajar en casa, y no es así. Hay mucha gente que comparte un departamento de 70 metros cuadrados con la esposa, los hijos, o que comparte el internet. Entonces, el poder darle este tipo de espacios a cualquiera de mis empleados en un montón de ubicaciones alrededor de la ciudad creo que es un modelo muy interesante hacia el futuro para las empresas.

Y otro tema que estamos viendo es la descentralización de las operaciones. ¿Qué significa esto? Que ya no volvamos a tener una oficina central, sino que todo el mundo tiene pequeños espacios de oficina satélites en toda la ciudad. Por ejemplo: hoy, Recursos Humanos vamos a vernos en Santa Fe, pero mañana la gente de Finanzas se va a reunir en Polanco…

AN | ¿En un futuro podremos ver que una compañía pueda tener espacios de trabajo como estos en otro país de Latinoamérica, además de México?

Sí, claro, ya se puede hacer y esto se puede extrapolar a más de 40 países en todo el mundo. Por ejemplo, si la oficina central está en Monterrey no importa, porque puedes trabajar desde cualquiera de nuestros espacios en el mundo de manera gratuita, pues está incluido en la membresía. Definitivamente, esto es una opción muy interesante para las empresas, pues no estás atado a una ciudad, ni a una parte de la ciudad; estás ligado a una red global, que te permite trabajar desde cualquier punto del mundo.

AN | ¿Tienen capacidad de respuesta para satisfacer la demanda?

Sí, definitivamente. Hoy tenemos 26 ubicaciones en el país, con más de 300,000 metros cuadrados rentados, disponibles, listos para ocuparse. Muchas empresas ya están haciendo uso de estos espacios, que están volviendo poco a poco a la vida de oficina. La diferencia de Wework con los espacios tradicionales y la competencia es que nosotros, por el tipo de cliente que tenemos, nunca llegamos a cerrar por la pandemia, porque servimos a empresas de giros esenciales, como la alimentación, logística, telecomunicaciones, que no podían parar su operación. Esto nos ha dado mucha experiencia a la hora de operar.

Además, otras partes del mundo, que están más avanzadas en el tema de la pandemia, nos han hecho aprender cómo vuelve la gente, qué tienen que hacer, cómo deben moverse en un espacio de trabajo compartido. Creo que las empresas que se decidan y tomen la opción de dar esa flexibilidad, ese poder de elección a los empleados, serán las que destaquen, porque al final traerán el mejor talento. Van a ser más productivas, más creativas. Las que no lo hagan, se quedarán atrás, les costará más reinsertarse a la nueva normalidad. AN

También en esta edición

Compartir