altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Reportaje

La seguridad comienza con nosotros mismos

Los niveles que sufre nuestro país en materia de inseguridad han dejado de ser noticia. Tristemente ya, es un hecho de todos los días, en todo lugar y a cualquier hora.

Por: Ulises Navarro Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

| La autoridad está rebasada

Ante el aumento en el índice delictivo, las autoridades requieren del apoyo de las organizaciones de seguridad privada para proteger a las personas, sus corporativos y el patrimonio de ambas. Aunque ya no solo se necesita de este trabajo conjunto, ahora el gran reto es que todos nosotros incrementemos las medidas de seguridad personal y hacia el interior de nuestras empresas.

Hace ya algunos años, un gran amigo y presidente de una de las corporaciones de seguridad privada más importantes del país y con presencia en el extranjero, me decía: “Las personas somos muy confiadas y no tenemos ni idea de con quiénes trabajamos y, mucho menos, a quién le damos las llaves de nuestra casa”.

Por lo interesante del comentario y, más aún, porque me sentí aludido, le pregunté a qué se refería con ello. Su respuesta, con base a un conjunto de preguntas, me dejó aún más preocupado. ¿Qué sabes sobre la gente que realiza la limpieza en tu hogar?, ¿sabes en dónde viven los choferes de la empresa?, ¿tienes fotografías recientes de los guardias de tu edificio o empresa? …

Mi respuesta fue quizás la misma que usted hubiera dado: son de confianza, llevan años trabajando con nosotros. Después de reírse un poco, solo me dijo: “Pues cuídate mucho y obtén más, pero mucha más información sobre ellos”.


| ¿Qué tanto conoce a su empresa de seguridad privada?

Bajo ese mismo pensamiento y considerando la enorme experiencia de este directivo, surgen en mi mente muchos cuestionamientos que nos llevan a ser más cuidadosos, tanto sobre los proveedores de seguridad que contratamos, como sobre los guardias que pensamos que nos protegen, tanto en nuestra persona como en nuestros bienes.

Una empresa de seguridad confiable debe presentar varias credenciales que nos generen confiabilidad hacia la misma: tiempo y años de experiencia en el mercado, ubicación geográfica y cobertura, salud financiera, capacitación de sus guardias y empleados, buenos niveles de interacción con los organismos de seguridad pública, tiempo de respuesta ante un ilícito, equipamiento tecnológico y conocimiento exacto, preciso y actualizado de todo su personal. ¿Su empresa de seguridad privada cumple con estas credenciales?

De no ser así, “pues cuídese mucho y cambie de proveedor”. Si por alguna razón no es factible cambiarlo, entonces se requiere que algún departamento operativo de la organización se dé a la tarea de obtener y comprobar la información del personal de seguridad; sobre todo, de quienes están a cargo de la protección de los niveles directivos, la caja y/o circulante, las materias primas y los productos terminados. Desde los policías de la entrada, hasta los escoltas que protegen los traslados de mercancías deben estar plenamente identificados.

Recordando un comentario final de este gran amigo, me decía: “Después de un ilícito, los primeros minutos hacen la diferencia”. De nada vale ponerse a averiguar sobre algún guardia o su posible participación delictiva, si no se tiene ni una fotografía para que la autoridad trate de ubicarlo.


 | El robo al autotransporte se dispara

Durante el primer trimestre de este 2022, las autoridades atendieron 3,302 casos de robo al autotransporte, cifra que significa un incremento de 10% respecto al mismo periodo de 2021.

Ante este complicado panorama, Ramón Medrano, presidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), señaló durante el “Encuentro de Industriales 2022. El sur-sureste mexicano: Desarrollo e Industrialización”, celebrado en Acapulco (Guerrero), que la inseguridad es el “gran tema” de México.

A este llamado se sumó, hace unos días, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial a nivel nacional, Francisco Cervantes Díaz, quien reiteró que la inseguridad que prevalece en las carreteras del país preocupa a los empresarios por los daños económicos que genera, así como otras repercusiones inherentes. De igual forma, sostuvo que están ocupados trabajando con las autoridades federales y estatales para que, de manera conjunta e integral, se logre reducir este gran problema.

El fenómeno es ya de tal magnitud que la Alianza Mexicana de Organizaciones de Transportistas (Amotac) llevó a cabo, hace poco, un paro nacional en las principales carreteras y autopistas del país en protesta, entre otras cosas, por el aumento de la inseguridad en el traslado de bienes y mercancías.

Lo anterior nos hace poner un freno a la nota y regresar al inicio de esta: la autoridad está rebasada y requiere, en todos los ámbitos, del apoyo de las empresas de seguridad privada y de que tomemos medidas personales para proteger la vida y el patrimonio. AN

También en esta edición

Compartir