altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
En Portada

Nissan: “Somos samuráis”

El año pasado fue uno de los más difíciles para los fabricantes de vehículos en México: sus ventas cayeron 28%, respecto de 2019. Aun así, Nissan lideró la venta de autos, con una participación de mercado de 20.5%. ¿Cuál es el secreto de la armadora japonesa ante una de las crisis más agudas de la industria automotriz? Trabajar muy bien bajo presión, como los guerreros.

Por: Ulises Navarro y Claudia Cerezo Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

José Román

Presidente y director general de Nissan Mexicana

| El futuro ya está presente

Viajes compartidos, movilidad eléctrica, automóviles sin conductor, fábricas automatizadas… estas son algunas de las disrupciones que enfrentó la industria automotriz, incluso antes de la crisis de COVID-19. Ahora, con actividades aún restringidas, caída en las ventas de automóviles, despidos masivos y cierre de fábricas en todo el mundo, es natural preguntarse cómo será el futuro cercano para el sector automotriz. En los últimos meses hemos visto los primeros indicadores de este futuro. A nivel operativo, por ejemplo, la pandemia aceleró los desarrollos en la industria, los cuales comenzaron hace varios años, como el crecimiento de las ventas en línea y la mayor disposición de los fabricantes de equipo original a cooperar con socios, automotrices y de otro tipo, para abordar los desafíos. También ha obligado a los líderes automotrices a reinventar sus estructuras organizativas. Sobre este futuro platicamos con José Román, director general y presidente de Nissan México y Nissan Importers Bussiness Unit (NIBU), unidad de negocios que busca consolidar la presencia de Nissan en América Latina y garantizar la entrega de altos estándares de calidad.

AN | José, ¿Cuál es tu expectativa de la industria en México y globalmente?

Definitivamente, 2020 fue un año complejo. Nadie se esperaba la pandemia. Yo siempre digo que a uno no lo entrenan para ese tipo de sucesos. A nivel global, esta es una industria de 100 millones de unidades. En algunos países, la caída [en ventas] fue de 30 o 40%. Nunca se habían tenido estos números en mercados desarrollados, como Estados Unidos y Europa. En mercados emergentes sí, porque nuestras economías son mucho más volátiles. A raíz de la pandemia, como industria nos volvimos muy creativos. Nosotros, en Nissan, comenzamos a buscar mejores maneras de acercarnos al cliente, porque en cualquier país la gente necesita un medio de transporte, ya sea un coche nuevo o usado, una moto o una bicicleta, y más con la pandemia [para evitar el contacto con otras personas]. Muchos pensaron que debido a la crisis ya no se iban a vender coches y la realidad es que se están vendiendo más, porque el automóvil se ha vuelto una especie de burbuja de protección para las personas. Efectivamente, 2020 no fue el mejor año de la industria, pues se vendieron cerca de 1 millón de automóviles [949,353 unidades]. Nissan comercializó poco más de 194,000 unidades; es decir, el 20% del total de la industria. Uno de cada cinco coches vendidos fueron nuestros. Los meses más complejos fueron marzo, abril y mayo. El 25 de marzo de 2020 cerramos temporalmente nuestras plantas y mandamos a los ejecutivos a trabajar a su casa. Yo no estaba muy convencido del trabajo remoto, pero al final funcionó muy bien. Nos volvimos más creativos y resilientes.

La industria automotriz podría vender alrededor de 1 millón 50 mil vehículos, durante el presente año.

AN | Con esa participación de mercado de 20%, Nissan lidera las ventas de autos en México. ¿Qué resultados esperan tener este año?

Creo que la industria va a vender alrededor de 1 millón 50 mil vehículos, que es una cifra mejor que la de 2020, pero no del todo, porque México ha estado sobre 1 millón 600 mil unidades. Dependemos mucho de los mercados de exportación: Nissan exporta el 70% de su producción a Estados Unidos y a otros 88 mercados. Nosotros esperamos vender entre 220,000 y 240,000 unidades. En cuanto a la capacidad de producción de nuestras plantas, ahora estamos trabajando al 70% de nuestra capacidad, pero esto podría variar en cualquier momento, sobre todo si la demanda de Estados Unidos aumenta. La economía estadounidense tiene un plan de recuperación que ya está en marcha y se ve muy bien. En México producimos las pick-ups NP300 y la nueva generación de Frontier, el Versa, el Kicks y el March. Son vehículos de clase mundial, muy bien equipados en materia de seguridad, conectividad y entretenimiento.

AN | ¿Qué están buscando los clientes en México en la nueva normalidad?

El cliente siempre va a querer un precio correcto; esa es la ley de la oferta y la demanda, pero hay varios factores que nos dan el liderazgo en México. No solo se trata de un producto con un precio correcto. ¿Por qué hemos tenido tanto éxito en los últimos 60 años? Porque nuestro producto tiene mucho respaldo. Por ahí dicen que nuestros clientes encuentran refacciones hasta en la farmacia. Nissan fabrica los coches aquí, produce las piezas y los motores aquí. Entre 70 y 80% de las partes de nuestros vehículos son hechas en México, dependiendo del modelo. Por eso, nuestros vehículos tienen un gran respaldado. Otros factores son el valor de reventa de los coches Nissan y nuestra red de distribución, que es muy buena. Yo he trabajado en varios continentes y la red de distribución de Nissan en México es de las mejores: más de 230 distribuidores. Existe un tema emocional también. Nissan es una marca japonesa, pero ya no sabemos si somos mexicanos o japoneses, porque tenemos una integración total que data de hace 60 años. Yo diría que somos un buen ciudadano. Nuestra planta de pick-ups en Cuernavaca fue la primera en el mundo fuera de Japón. Además, México representa una operación muy interesante para el corporativo en materia de ventas: ocupamos el cuarto lugar a nivel global, detrás de China, Estados Unidos y Japón, pero la participación más grande la tiene Nissan Mexicana. De todo el mundo nos consultan sobre nuestros lanzamientos o entrenamientos para la gente. Estamos muy orgullosos de ser el número uno a nivel mundial.

Nissan exporta el 70% de su producción a Estados Unidos y a otros 88 mercados.


AN | ¿Cuál es la estrategia de Nissan en materia de vehículos?

Nuestra estrategia es muy sencilla: se llama Nissan Intelligent Mobility y su objetivo es crear una experiencia de manejo nueva y mejorada. Lograremos este objetivo a través de tres pilares: Intelligent Power, Intelligent Driving e Intelligent Integration. Intelligent Power se refiere a nuestros diferentes modos de propulsión de vehículos: combustibles fósiles (gasolina y diesel), híbridos y eléctricos. Intelligent Driving se refiere a la manera de conducir del cliente: la conducción tradicional o la conducción inteligente y autónoma. A diferencia de otras marcas, con Nissan el cliente decide cómo quiere manejar. Esta tecnología ya está integrada en varios vehículos. Y, por último, Intelligent Integration se refiere a la integración del automóvil con las ciudades y con la sociedad. En el futuro todo estará integrado y tendremos automóviles más inteligentes. Eso no significa que el mercado cambiará de la noche a la mañana. En México, los autos eléctricos con tecnología e-Power, como el Nissan Leaf, van a pegar muy fuerte, como está pasando en Europa y en algunas ciudades de Estados Unidos. La diferencia entre un vehículo e-Power y un híbrido es muy sencilla: el híbrido tiene un motor a gasolina y un motor eléctrico que le da soporte. Los autos con tecnología e-Power tienen un gran motor eléctrico y un pequeño motor a gasolina para respaldo. La autonomía de estos coches es fantástica, pero se necesita que el gobierno invierta en estaciones de carga eléctrica, lo que no ocurrirá en el corto plazo. Para Nissan, las tecnologías ideales para los próximos cinco o 10 años serán e-Power y los autos híbridos. Cuando uno maneja este tipo de coches, ya no regresa a los de combustible, porque la sensación de manejo es increíble, y la velocidad y el torque son excelentes.

AN | ¿Cómo es la vida del presidente de una de las armadoras más importantes del país, cuando se vive una crisis económica derivada de una pandemia?

Lo primero que hay que hacer es sentarse a respirar tranquila y profundamente. El 15 de marzo tomé la decisión de enviar a la gente a casa sin saber a qué nos enfrentaríamos. Contratamos sistemas, compramos miles de computadoras y licencias de Zoom, dimos un bono a la gente para que montaran una oficina en casa y pudieran trabajar ahí. Apostamos por la protección de la gente y no me arrepiento, porque todos respondieron muy bien. Ahora hacemos reuniones en Zoom de 4,000 personas y funciona. Antes no sabíamos cómo iba a reaccionar la gente al estar frente a una pantalla, pero funcionó. Nuestra estrategia fue hablar con claridad a la gente. Hemos hecho encuestas de satisfacción entre los colaboradores y hemos obtenido excelentes resultados. Le pregunté a mi equipo de Recursos Humanos qué ocurría, porque la gente ya llevaba encerrada un año y seguía fuertemente motivada. Creo que los líderes están haciendo un excelente trabajo al comunicarse todo el tiempo con su gente. También hemos mantenido una muy buena comunicación con los distribuidores y proveedores. Diseñamos un plan con los distribuidores para volvernos más eficientes y reducir costos, y nos funcionó. Creo que para que la pandemia termine faltan meses, quizá años, y tenemos que aprender a vivir con esto. Todo este tiempo ha sido muy largo y lleno de desafíos; estamos trabajando más, pero estamos contentos. Nissan funciona muy bien bajo presión y con grandes desafíos; esa es una de las virtudes que tenemos como equipo. Trabajamos muy bien en esos entornos. Somos samuráis; nos gustan los desafíos, porque nos hacen enfocarnos mejor, ser más eficientes y cumplir nuestros objetivos. AN

También en esta edición

Compartir