altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Opinión

Rescatemos lo positivo de la crisis

Por: Ricardo Rodarte Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Los días y meses se siguen sumando a la contingencia sanitaria y a la crisis económica y laboral; sin embargo, cada vez tenemos un poco más de optimismo con respecto a la recuperación, tanto por la vacunación como por el movimiento de los semáforos en distintos estados del país. Esta perspectiva nos permite comprender que hay ciertos aspectos positivos y aprendizajes, tanto a nivel personal como profesional, que podemos rescatar del primer año de pandemia. De acuerdo con la última encuesta que realizamos en OCCMundial entre los usuarios que utilizan nuestro sitio para buscar empleo, cuatro de cada 10 aseguraron que su situación laboral o de desarrollo profesional se mantuvo igual o mejoró a partir de la pandemia.

De acuerdo con la última encuesta de OCCMundial, cuatro de cada 10 usuarios de su sitio aseguraron que su situación laboral o de desarrollo profesional se mantuvo igual o mejoró a partir de la pandemia.

Este grupo de personas comenta sentirse afortunado por haberse capacitado en nuevas habilidades y por haber adquirido nuevos conocimientos. Todos sabemos que cambiar la modalidad de trabajo a distancia fue un gran reto para muchos colaboradores, lo que implicó adquirir habilidades tecnológicas para diferentes actividades y procesos, de acuerdo con su puesto laboral. Sin duda, hemos avanzado en este aspecto y, lo más relevante, nos hemos dado cuenta de que es posible volver más eficientes los procesos gracias a la tecnología.

| Habilidades socioemocionales

Otras habilidades que la mayoría hemos adquirido, probablemente sin darnos cuenta, son las blandas, que son para todos independientemente del puesto, área o sector en el que nos desempeñemos y tienen que ver más con las competencias socioemocionales; algunas son innatas y otras las desarrollamos con la experiencia. Un ejemplo de estas es la resiliencia, que nos ha permitido tomar lo mejor de los tiempos adversos; seguramente también hemos trabajado en la resolución de conflictos, el liderazgo, la ética en el trabajo, la gestión de tiempo y justamente en la capacidad de aprendizaje.

El 54% de los profesionistas mexicanos dice que se benefició del home office porque lograron ser más eficientes y productivos en lo laboral.

Por otro lado, el 54% de los profesionistas mexicanos dice que se benefició del home office porque lograron ser más eficientes y productivos en lo laboral. A nivel personal, el trabajo en casa también tuvo efectos favorecedores; por ejemplo, mejoró la convivencia familiar, permitió apreciar más los momentos en familia, disfrutar del hogar, organizarse mejor con las necesidades de la casa (la familia) y el trabajo, incluso ahorrar y administrar mejor los ingresos.

| Independencia laboral y emprendimiento

Asimismo, a partir de este estudio y otros que hemos realizado, podemos percibir que la falta de empleo en las empresas y la búsqueda por resolver las necesidades generadas durante la nueva normalidad está propiciando la independencia laboral y el emprendimiento. Por un lado, hay más personas que, al ahorrar tiempo en traslados, están teniendo la oportunidad de realizar más proyectos por su cuenta como freelance y otras más decidieron emprender para obtener mayores ingresos, situación que logró empoderarlos y, probablemente, dar un paso que deseaban, pero que habían dejado a un lado por la seguridad que ofrece ser asalariado. Este tipo de nuevos emprendimientos, ya sea a través de ventas locales o proyectos más formales, pueden ser clave para la recuperación económica del país; sin embargo, el mayor reto que tendrán las personas es consolidar su idea de negocio y pasar los dos años de vida de operaciones, que es, en promedio, cuando se sabe si una MiPyme logra sobrevivir e integrarse al mercado.

La falta de empleo en las empresas y la búsqueda por resolver las necesidades generadas durante la nueva normalidad está propiciando la independencia laboral y el emprendimiento.

De acuerdo con lo anterior, un 11% de personas que sondeamos a través del “Termómetro Laboral” indicó que, a partir del inicio de la emergencia sanitaria, comenzó un negocio y hoy en día les va bien.

| Recuperación en puerta

Finalmente, seis de cada 10 de las personas que cuentan con un empleo consideran que la empresa en donde laboran ha respondido bien ante la pandemia y un 44% piensa que su organización se está recuperando, a pesar de verse afectada.

De esta manera, vemos que ante situaciones adversas es posible encontrar experiencias positivas. Esperemos que esta resiliencia que surgió en nosotros y en nuestras empresas nos sea útil para resolver los desafíos que se nos presentan día a día, nos ayude a aprender de la adversidad y, sobre todo, a enfrentar la nueva realidad con la mejor actitud. AN

Por Ricardo Rodarte

@OCCMundial

Compartir