altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Placeres

Soberbia elegancia atemporal

De vocación náutica, el Portugieser Calendario Perpetuo, de IWC, reúne precisión y fantasía en una construcción plena de robustez y gran hermeticidad.

Por: Luis Peyrelongue Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

| Reloj con historia

El nuevo reloj modelo Portugieser Calendario Perpetuo ref. IW503302 que ha propuesto IWC destaca por sus admirables detalles de construcción y por su máximo desempeño cronométrico. Este soberbio reloj es una obra maestra que irradia exclusividad de diseño y vanguardia.

En la época de los años 30, dos comerciantes portugueses encargaron una serie de relojes especial para ellos, lo que dio origen y nombre a la legendaria colección Portugieser que ahora es una de las colecciones puntales de la compañía que, entre otras, han alcanzado grandes reconocimientos de los amantes de los relojes finos. En todas sus colecciones y sus modelos se han superado consistentemente los factores de ingeniería, diseño, materiales, técnicas y artes relojeras, haciendo de la marca una de las más reconocidas en el mundo.

Entre los últimos modelos de la colección destaca el Portugieser Calendario Perpetuo ref. IWC IW503302 como un avance en diseño de relojería fina que, reuniendo precisión y fantasía, marcará un hito en la historia de la moda relojera. Esta colección puso todo su énfasis en la vocación deportiva náutica con una construcción plena de robustez y gran hermeticidad, al mismo tiempo que una soberbia elegancia atemporal que lo hacen ideal para el uso diario en mar y tierra.


| Grata impresión visual

Está construido en una caja de oro rojo de 18 quilates, con 44.2 mm de diámetro y 14.9 mm de altura, su correa es de piel de aligátor de Santoni, color marrón oscuro, con cierre desplegable, en oro rojo de 18 quilates, de 22 mm de ancho, hermeticidad a 3 bar. El fondo es de cristal de zafiro, donde puedes apreciar claramente las novedades del calibre, como son los dos barriletes, los nuevos componentes cerámicos, los tornillos pavoneados y el pulido de los puentes, de muy grata impresión visual de la calidad del movimiento.

El movimiento automático, de cuerda automática, es de manufactura propia IWC. Incluye el calibre 52610, con indicador de 168 horas de reserva de marcha y su frecuencia es de 28,800 vph (4.0 Hz), armado a mano con 383 piezas y 54 Rubíes y Côtes de Genève, perlado.


| Fresco, versátil y cotidiano

La magnífica esfera y luna dorada con oro rojo sobre bastidor azul nocturno inspira una elegante serenidad y tiene el color similar a los contadores de fecha y del día de la semana. Presume un hermoso cristal de zafiro con canto arqueado y antirreflejos por ambos lados, que reduce la altura aparente de la caja. El Calendario perpetuo indica la fecha, día de la semana, mes, año a cuatro dígitos, y las fases de la luna perpetua, pequeño segundero con dispositivo de parada, volante de Glucydur, espiral Breguet y masa oscilante de oro rojo de 18 quilates. Considera en su desempeño las distintas longitudes de los meses y los años bisiestos. La indicación de fases de la luna es un diseño espectacular de IWC por su precisión increíble, pues la duración de la órbita lunar de 29 días, 12 horas, 44 minutos y 3 segundos ha de trasladarse idénticamente al sistema de ruedas dentadas y solo ha de ser ajustadas cada 577.5 años. En la subesfera de las fases de la luna, la luna y las estrellas parecen flotar en el espacio infinito. La aguja minutera es estilo ferrocarril, aproximándose más al modelo original clásico de la colección. 

Con toda contundencia se deduce que poseer un Portugieser Calendario Perpetuo ref. IWC IW503302 es un acierto mayor, que durará para nuevas generaciones. En esencia, ofrece la forma más fresca, versátil y cotidiana del arte de Haute Horlogerie. Son numerosas las características que lo califican como obra maestra, y su venta la encuentra en Peyrelongue Chronos en Mazaryk 431, Polanco, y en Centro Comercial Artz Pedregal, donde siempre serás bienvenido con lo mejor de la alta relojería mundial. AN

También en esta edición

Compartir