altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Reportaje

Turismo de negocios en terapia intensiva, adiós al 1.8% del PIB

El impacto de la COVID-19, en la industria de reuniones y eventos en México fue brutal. Los ingresos de las empresas que conforman el sector mostraron en 2020 una impresionante caída del 58% y la expectativa para este año es de una leve recuperación del 21.8%, por lo que se espera una caída neta en el bienio del 36.2%.

Por: Sergio Castañeda Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

| Afectaciones sin precedentes

Tras un 2020 para olvidar y un inicio de año igual de malo por la pandemia de la COVID-19 y la crisis económica que esta provocó a nivel mundial, todo parece indicar que la industria de reuniones y eventos (reuniones corporativas o de negocios, congresos de asociaciones, ferias o expos comerciales, programas de incentivos y otras reuniones) en México, uno de los segmentos clave del sector turismo en el país, podría ver la luz al final del túnel entre la segunda quincena de mayo y la tercera de agosto, y así planificar la recuperación con mejores bases e información suficiente hacia la nueva realidad, de acuerdo con proyecciones del Consejo Mexicano de la Industria de Reuniones (COMIR). Y no será una tarea fácil. El impacto de la pandemia en esta industria fue brutal. De acuerdo con el estudio Afectaciones de la crisis sanitaria y económica 2020 del COMIR, los ingresos de las empresas que conforman el sector mostraron en 2020 una impresionante caída del 58% y la expectativa para este año es de una leve recuperación del 21.8%, por lo que se espera una caída neta en el bienio del 36.2%. El eslabón más afectado fue el de decoradores de stands y escenarios con una caída del 81.7% y una ligera recuperación de 19.3% en 2021, lo que arrojaría una contracción bienal neta del 62.5%. En consecuencia, fue el eslabón que tuvo que prescindir del mayor número de empleados fijos, aunque su cobertura llegó al 27.3%, lo que representa tres meses y una semana de sueldos pagados sin ingresos recibidos. Otros eslabones muy afectados en 2020 fueron DMCs (agencias que ofrecen soluciones globales para todo tipo de eventos y viajes corporativos) con una caída de 69.3% y recintos con una contracción de 66.2%.

| Ligeras mejoras, pero hasta ahí

Las menores tasas de recuperación para el 2021 con respecto al 2020 podría ser en las oficinas promotoras (OCVs) con solo el 14.6%, hoteles 15.6% y PCOs (profesionales en organización de eventos) y MPs (Meeting Planners o profesionales que planifican y gestionan distintos tipos de eventos) con 17.1%. Se prevé que los saldos bienales con mayores caídas podrían ser, además de las empresas de decoración: DMCs (-42.4%), OCVs (-42.0%) y PCO y MPs (-41.1%). Las recuperaciones más altas en el 2021 con respecto al 2020, estima COMIR en su estudio, podrían ser: recintos 34.5%, banquetes 30.7% y audiovisual 29.1%. Los saldos netos bienales con menor caída podrían ser: hoteles (-18.7%, banquetes (-31.1%) y audiovisual y producción (-31.5%). Pese al impacto en los ingresos, el empleo fijo en esta industria se redujo solo 32.1%, lo que significa que las empresas absorbieron el 25.9% de la crisis sin afectar al personal esencial. El que las empresas hayan absorbido el 25.9% de la caída en ingresos sin afectar el empleo fijo representa tres meses y cuatro días de cobertura de salarios sin recibir ingreso alguno y, en muchos casos, sin tener ninguna actividad productiva, destaca el COMIR en su estudio.

| Una industria clave

La recuperación de la industria de reuniones será clave para el sector turístico, pues este segmento significa un gasto anual de 35,000 millones de dólares (mdd) en nuestro país, equivalente al 1.8% del PIB nacional; genera alrededor de 900,000 empleos, ocupa 30 millones de cuartos-noche al año, una quinta parte de los ocupados en todo el territorio; y representa 3.1 veces el PIB generado por la suma total de lo que producen conciertos, espectáculos, eventos deportivos amateurs y profesionales, y toda actividad recreativa del país, de acuerdo cifras de la Secretaría de Turismo federal. Además, el viajero de este rubro suele contar con un mayor presupuesto que el de un turista vacacional y gasta 94% más que este. Otro dato relevante es que de los alimentos y bebidas que consumen los turistas en México, la cuarta parte corresponde a los asistentes a reuniones. Para Jaime Salazar Figueroa, presidente del COMIR, la aparición de las vacunas para la prevención de la Covid-19 suponen una luz de esperanza al final del túnel para el atribulado sector turístico. “Sin embargo, la luz es chiquita y el túnel muy largo pues la concreción de la inmunidad de rebaño con carácter global tardará muy probablemente, más allá de 2021”.

La recuperación de la industria de reuniones será fundamental, pues significa un gasto anual de 35,000 millones de dólares (mdd) en nuestro país.

| Fechas clave para la recuperación

Según el panorama más pesimista, los protocolos sanitarios para contener la pandemia continuarán, en diversos grados, por 15 a 18 meses más. Todo parece indicar que a partir del segundo semestre del 2021 se podrán empezar a relajar hasta la extinción de su observancia obligatoria un año después: junio 2022, subraya el COMIR en su estudio. Desde febrero 2021 y hasta octubre, se podrá reanudar progresivamente la libre circulación por las calles sin temor a regresar a semáforos que lo limiten (semáforo rojo). A partir de abril y hasta septiembre y octubre, se podría ir normalizando gradualmente la libertad para producir y asistir a eventos sociales, corporativos, exposiciones B2C (Business to Consumer) y el B2B (Business to Business) de forma presencial e híbrida eliminando, poco a poco, el temor a una recaída y, con ello, a la cancelación de eventos presenciales por mandato de las autoridades competentes. De la misma forma, los congresos, las actividades escolares nivel superior, medio y básico podrán irse normalizando paulatinamente desde junio y julio hasta finales del 2021 y principios del 2022. Las actividades deportivas, espectáculos y conciertos con asistencia masiva, se irán normalizando desde julio 2021 hasta abril 2022.

| Tocara fondo a finales del 2021

En opinión de 258 profesionales de la industria que participaron en la encuesta Afectaciones COVID-19 en la Industria de Reuniones 2020, la economía tocará fondo a finales de este año, cuando todos los sectores económicos detengan su caída. Pero será hasta enero de 2023 cuando el PIB vuelva a mostrar un crecimiento sostenido. La paulatina recuperación o reinicio de actividades tiene fechas muy diferenciadas de acuerdo con cada eslabón y cada segmento. Los organizadores de expos piensan que las Expos B2B reiniciarán en febrero 2021 (no sucedió), mientras que los organizadores de congresos y corporativos que los congresos lo harán en julio. Al respecto, Carlos Mackinlay Grohmann, secretario de Turismo de Ciudad de México, piensa que habrá una recuperación gradual de la actividad turística en la Ciudad de México y se espera con mayor fuerza a partir del segundo semestre del año, es decir, a partir julio. En entrevista con Alto Nivel, el funcionario capitalino indica que en el segundo semestre y pensando además, como lo dijo la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, que se buscará que cerca del 70% de la población de la capital del país esté vacunada, se podrá pensar en llevar a cabo eventos de turismo cultural más grandes e importantes, como son: los 700 años de la fundación de la Ciudad de México Tenochtitlán, los 500 años de la Conquista, los 200 años de la Independencia, el Gran Premio de la Ciudad de México de la Fórmula 1, las ferias de arte contemporáneo y otros eventos que están programados para el segundo semestre.

| Algo positivo: Nuevos hoteles en puerta

“Si las condiciones lo permiten, el desarrollo de esos eventos generará un flujo más importante de turismo; pensamos que la recuperación del sector vendrá por el lado del turismo cultural, que se maneja en pequeños grupos; y del turismo de negocios, que también se maneja en pequeños grupos, y los hoteles están justamente solicitándonos la posibilidad de llevar a cabo esas reuniones de negocios. Pero el turismo de reuniones, el de los grandes congresos, convenciones, ferias y expos comerciales, todavía será más lento en su recuperación; creemos que será probablemente el segmento de la industria que más tarde en levantar”, menciona. Hoy, subraya Mackinlay Grohmann, todavía no se tiene una fecha para que regresen estos eventos a la capital, aunque hay la posibilidad de que algunos se lleven a cabo a partir del segundo semestre del año. El secretario de Turismo insiste en que el escenario para el turismo de negocios no va a ser tan pesimista y por esa razón la actividad hotelera, que es clave para esta industria, se va a mantener a flote en la ciudad. “Hay nuevas inversiones hoteleras que están levantando la mano, tenemos 21 proyectos hoteleros que están en vías de construcción y que se concluirán en 2024. Estamos hablando de 3,523 nuevas habitaciones y una inversión de 23,163 millones de pesos (mdp). Estos proyectos generarán 3,523 empleos directos y 14,092 indirectos. Hoy en día tengo autorizaciones, procesos de fusión de predios y presentación de proyectos ejecutivos, ese es un dato importante, no podemos dejarnos llevar por el pesimismo, más en una industria como la turística que se ha destacado por sobrevivir a muchas crisis y que tendrá que sobrevivir a esta”, concluye. AN

También en esta edición

Compartir