altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Reportaje

Turismo, en terapia intermedia

La situación de una de las actividades económicas más importantes del país es crítica. Las autoridades del sector y las empresas privadas no caminan alineadas para restablecer la grave pérdida de la salud financiera que presenta.

Por: Ulises Navarro Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

| Los ingresos por divisas han caído 4,300 mdd

Para minimizar en lo posible las graves pérdidas económicas y de empleos que presenta el turismo nacional se creó la Alianza Nacional Emergente por el Turismo (ANET). En voz de Braulio Arsuaga, presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), esta entidad pretende sumar voluntades para reactivar el turismo, motor de la economía mexicana. “Hubiéramos deseado que la Secretaría de Turismo (Sectur) federal se sumara a la iniciativa, pero todo indica que [para el gobierno] la industria turística no es prioridad o simplemente no está en la agenda política”, dice Arsuaga.

Además del CNET, la alianza está conformada por otros importantes participantes: la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco), la Confederación Nacional de Gobernadores (Conago), la Asociación de Secretarios de Turismo de México (Asetur), la Asociación de Bancos de México (ABM) y la Confederación Nacional de Municipios de México (Conamm).

Y es que, como señala Arsuaga, los números son devastadores, de acuerdo con los datos más recientes del INEGI. Los ingresos por divisas han caído 50% y los egresos, 52%. El saldo es de 4,300 millones de dólares (mdd) menos, con referencia a las cifras del año pasado a estas fechas: 8,300 mdd. La caída ha sido de 48%.

| ¿Qué esperar para finales del año?

Braulia Arsuaga, presidente del CNET responde: “Las condiciones serán muy similares a lo que estamos experimentando actualmente en la industria. Para Sectur, la posición parece distinta y ha manifestado una posible recuperación para los últimos meses del año”. La realidad es que no todo es sol y playa.

El turismo médico, cultural, gastronómico, de negocios y de grupos y convenciones está por los suelos y sin miras a recuperarse en lo que resta del año. México será uno de los países más castigados a nivel mundial y uno de los últimos en recuperarse, por el poco apoyo del gobierno a la industria, enfatiza Arsuaga.

Es probable que el PIB turístico tenga una contracción de 50% al concluir 2020. Es decir, pasará de 8.7% a tan solo 4.9%. Además, 100,000 millones de pesos dejarán de captarse por impuestos hoteleros y por lo menos 1 millón de empleos bien remunerados se podrían evaporar. Incluso una parte significativa de las 450,000 empresas que participan en la cadena de valor del sector podrían desaparecer, ya que muchas están conformadas por menos de 10 empelados. Si las grandes compañías tienen problemas de liquidez, sin ese músculo las pequeñas son muy vulnerables.

Sin el apoyo gubernamental, muchas pequeñas, medianas y grandes empresas habrán desaparecido antes de que aparezca una vacuna contra la Covid-19.

| Hotelería, aviación y cruceros

La hotelería, la aviación y los cruceros requieren de un respirador para salir adelante. Quizá les ayude la reciente alianza, pero demandan con urgencia el apoyo gubernamental. De lo contrario, muchas pequeñas, medianas e incluso grandes empresas habrán desaparecido antes de que aparezca una vacuna contra la Covid-19.

Si bien, a diferencia de hace algunos meses, muchos hoteles ya están abiertos, su rentabilidad está siendo cuestionada. Como sabemos, su actividad y porcentaje de recepción de huéspedes está ligada a un semáforo: rojo significa cerrado, naranja ocupación del 30% de la capacidad, amarillo ocupación de 60% y verde ocupación de 100%.

Al momento de escribir este artículo, la mayoría de los estados del país estaban en color naranja y algunos todavía en rojo. Arsuaga ejemplifica esta realidad: un hotel de 1,000 cuartos, con la infraestructura y los gastos operativos que tiene, no genera utilidades con 300 habitaciones ocupadas.

La preocupación de Arsuaga es mayor, pues vienen los meses de la influenza y aún se desconocen sus repercusiones ligadas a la Covid-19. Si los colores del semáforo dan marcha atrás, se perdería la poca recuperación esperada para el último trimestre.

| Aerolíneas nacionales: Perdidas por 9 mmdd

Por su parte, la aviación comercial no despega. De acuerdo con la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), el tráfico global de pasajeros regresará a los niveles previos a la pandemia hasta 2024. Esto se debe a la falta de confianza de los consumidores, el declive de los viajes de negocios y el creciente número de contagios.

Cualquier nuevo confinamiento sería mortal para muchas aerolíneas, tanto nacionales como internacionales. Los nuevos contagios observados recientemente en España y Francia, por señalar un par de países, no son buen augurio, pues se podría retomar el cierre de rutas que hoy ya están en operación.

Se estima que en México las aerolíneas podrían experimentar pérdidas cercanas a los 9,000 mdd durante 2020, poniendo en gran riesgo cientos de miles de empleos. Durante el segundo trimestre de este año, las aerolíneas transportaron a solo 1.7 millones de pasajeros en vuelos nacionales: 12 millones menos en comparación con los 13.7 millones de usuarios trasladados durante el mismo periodo de 2019, de acuerdo con datos de la Agencia Federal de Aviación Civil.

No es por falta de acciones comerciales o mercadológicas, pues los precios de los boletos de avión han caído como nunca en su historia. Durante julio, en plena temporada vacacional, su precio promedio se redujo hasta 28.5%, de acuerdo con el índice Nacional de Precios al Consumidor del INEGI.

Es probable que el PIB turístico tenga una contracción de 50% al concluir este año.

| Cruceros: Perdidas por 126 mdd

Los números de los cruceros también permanecen en aguas turbulentas. En México, la industria de cruceros ha tenido pérdidas por 126 mdd en lo que va del año, pues dejaron de arribar al país 559 navíos provenientes de distintas partes del mundo. Esto ha significado 1.85 millones de paseantes menos, de acuerdo con el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicio y Turismo, José Manuel López Campos.

Uno de los destinos que ha resentido la caída de los cruceros es Cozumel, y ahora el destino está en graves problemas económicos, pues sus ingresos han caído 40% este año. Habrá que esperar a ver qué sucede durante el último trimestre, pero mientras no exista una vacuna efectiva, el turismo continuará siendo una de las actividades económicas más lastimadas por la pandemia. AN

También en esta edición

Compartir