altonivel
Regresar a edición Pantalla compelta Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Sector

Turismo: la COVID-19 le pasa su factura

De acuerdo con el Consejo Mundial de Viajes y el Turismo (WTTC), el sector turístico está en riesgo de perder 100 millones de empleos y cerca de 2.7 billones de dólares a nivel global.

Por: Ulises Navarro Swipe

| Podrían perderse 25% de empleos directos

El turismo ha resultado ser la actividad más afectada del mundo: primero por la pandemia (que está lejos de concluir) y ahora por la crisis económica. Sus consecuencias serán tremendas para muchas naciones y peor para México ante la falta de apoyos gubernamentales.

El turismo en nuestro país aporta casi el 9% del PIB y genera 3.8 millones de empleos directos, sin tomar en cuenta la economía indirecta e inducida del sector, la cual, como comenta Braulio Arsuaga, presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), podría alcanzar los 12 millones de empleos.

La pérdida del 25% de los directos (es decir, 1.2 millones) está latente.


| Fronteras cerradas al turismo internacional

De acuerdo con un informe de la Organización Mundial de Turismo (OMT), hasta mediados de mayo, de los 217 destinos internacionales que hay en el mundo, 72% permanecían prácticamente cerrados.

Aun si las fronteras se reabrieran gradualmente para recibir a los viajeros internacionales, los destinos nacionales serían los primeros en reactivarse, tal como ha sucedido en China y otros países donde las medidas de confinamiento se han relajado.

Sin embargo, este hecho pondría en riesgo los 24,000 millones de dólares por concepto de ingresos turísticos internacionales que recibe México cada año.

266 protocolos deberán aprobar las empresas en Quintana Roo para obtener la Certificación Sanitaria Turística.


| Turismo nacional S.O.S

José Antonio Mansilla, directivo de la Escuela de Management en Turismo de Ostelea, en Barcelona (España), dice que México fue una de las naciones latinoamericanas que más tardó en tomar medidas drásticas contra la pandemia, lo que podría prolongar su recuperación turística. A esto se suma el hecho de que nuestra frontera principal –Estados Unidos– está cerrada. “La capacidad de reactivación dependerá en gran medida del país mismo”.

Durante junio, pero con fecha aún por definir, la industria hotelera de Cancún podría reabrir sus puertas; mientras tanto, los hoteles podrán prepararse para el regreso a la actividad mediante la certificación emitida por el gobierno de Quintana Roo, que no será obligatoria.

De acuerdo con Marisol Vanegas Pérez, secretaria estatal de turismo, serán 266 los protocolos que tendrán que cumplir las empresas en la entidad para obtener la Certificación Sanitaria Turística.

La decisión de iniciar la reapertura de Quintana Roo obedece a que Cancún representa casi 13% de la oferta hotelera del país, con más de 107,000 habitaciones, y aporta casi el 60% de los ingresos del turismo internacional.


| ¿Cómo alcanzar la rentabilidad?

Hace unos días, a través de videoconferencia, Giancarlo Mulinelli, vicepresidente de ventas globales de Aeroméxico, y Braulio Arsuaga, director general de Grupo Presidente, expusieron lo complejo que se ha vuelto obtener rentabilidad en el turismo.

En la aviación, 60% de los costos son en dólares y el tipo de cambio se ha disparado en pocas semanas. Las cancelaciones han hecho que las aeronaves vuelen con apenas 30% de su capacidad; además, los gastos en seguridad sanitaria son enormes, pues no solo implican la limpieza de los aviones, sino los uniformes del personal, que deben desecharse cuando termina un vuelo.

Otro cambio que afecta la rentabilidad de la aviación es que, hasta antes de la pandemia, entre un aterrizaje y un despegue había un tiempo de preparación de entre 40 minutos y una hora. Ahora, la sanitización exige el doble de tiempo, y cada minuto en tierra conduce a pérdidas.

En hotelería la situación no es distinta: además de hoteles cerrados, operaciones por debajo del nivel de ocupación y mayores costos en sanidad, los nuevos proyectos de inversión se han detenido. De inicio, porque el tiempo de recuperación de la inversión ha cambiado.

México puede perder 1.2 millones de empleos directos relacionados al turismo.


| Viajar: ¿sueño o pesadilla?

Ante los cambios de la “nueva normalidad”, lo más complejo será estandarizarlos a nivel mundial, pues todos los gobiernos han actuado de forma diferente ante la pandemia.

A continuación, algo de lo que nos depara el futuro inmediato:

Posible requerimiento de visas de sanidad

Escaneo térmico de turistas

Uso de tapabocas durante el vuelo

Distanciamiento dentro del avión. Además, los viajeros no podrán formarse afuera de los baños; tendrán que tocar un timbre y esperar su turno.

Check-in antes de llegar al aeropuerto. Los embarques y desembarques serán en tandas, para evitar aglomeraciones.

Pruebas de saliva en el aeropuerto, las cuales tomarán cinco minutos y costarán cinco dólares cada una. Por ejemplo, en el Aeropuerto Internacional de Dubái, Emirates Airlines ya realiza análisis de sangre rápidos a los pasajeros antes de abordar.

Menor capacidad en elevadores de aeropuertos y hoteles.

Entrega de desayunos en la habitación. Evitar al máximo los bufets.

Algunas medidas serán mejor aceptadas y otras irán surgiendo en cada país. Lo cierto es que viajar requerirá de muchas horas de antelación y dará mayores molestias. AN

También en esta edición

Compartir