altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Opinión

Un mundo incierto

Por: Laura Iturbide Galindo Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Los pronósticos de la economía mundial, al final del 2021, eran de recuperación para que en años posteriores la actividad siguiera su paso de forma más moderada, en su generalidad. Sin embargo, la invasión de Rusia a Ucrania trastocó todos los escenarios: de crecimiento, de inflación, del suministro y restablecimiento de las cadenas de producción, de seguridad, pero también alimentaria; en fin, un sinnúmero de impactos que coadyuvaron a la conformación de un escenario más incierto a nivel global.

La era de la desglobalización, por una creciente mirada hacia lo nacional atizada por la pandemia, adquirió renovada fuerza ante la guerra, que ha provocado una gran competencia entre naciones; pero también de proteccionismo, por insumos estratégicos y productos agropecuarios, y que no descarta la posibilidad, incluso, de hambruna en algunas naciones. Además de los adversos efectos inflacionarios que está provocando.

La era de la desglobalización, por una creciente mirada hacia lo nacional atizada por la pandemia, adquirió renovada fuerza ante la guerra, provocando una gran competencia entre naciones.

Es una coyuntura en la que el atlas geopolítico se mueve y los temas de seguridad afloran más que nunca. Suecia y Finlandia muestran un giro de su postura hacia la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Su entrada significaría la peor afrenta para el Kremlin y dejaría a todos los países nórdicos bajo el cobijo de la Alianza, algo tan solo hace algunos meses impensable. Esto implica que el flanco oriental de este avance y si la movilización de la infraestructura militar se hace realidad, sobre todo en Finlandia con frontera común con Rusia, la respuesta de Putin no se hará esperar.

 

| El mundo ha cambiado

Y en este ámbito, Europa misma lucha por su unidad. En efecto, el mundo ha cambiado tanto que se puede decir que existe una Europa antes de febrero 24 y otra después. Contrario a lo que Vladímir Putin pensaba, los ucranianos no se doblegaron rápido, y este, a su vez, ha dejado ver que no se detendrá, a pesar de las pérdidas humanas y materiales, que han sido desastrosas. Rusia ya entró en default de su deuda por primera vez desde 1998 y se prevé una caída del 12% este año, su peor desempeño desde 1994. Y en tanto, los apoyos siguen fluyendo hacia Kíev, en medio de una crisis energética y una elevación de precios vertiginosa.

El mundo ha cambiado tanto que se puede decir que existe una Europa antes de febrero 24 y otra después.

De hecho, la guerra ha generado un macro-desajuste en el mercado de gas natural e impactado el precio de la electricidad de manera importante. Y en este ámbito, Europa se debate por no dividirse ante la escasez de recursos por la guerra y el impacto inflacionario sobre los países más endeudados; así como la ideación de políticas públicas que permitan amortiguar los efectos de la guerra.

| El peso de China y la oportunidad de México

En efecto, Europa define su autonomía para defenderse de “apagones energéticos” y de una gran dependencia que la vulnere. En mayor o menor medida, como pasa con el “mundo entero”, se cuestiona sobre el peso de China, al experimentar estrangulamiento en cadena y escasez de insumos estratégicos, que han parado o ralentizado industrias enteras. Y actualmente la relocalización productiva en países potenciales es un hecho.

México tiene la gran oportunidad de capitalizar la tendencia del nearshoring, por pertenecer a grandes cadenas globales de alto valor productivo.

México tiene la gran oportunidad de capitalizar la tendencia del nearshoring, por pertenecer a grandes cadenas globales de alto valor productivo: automotriz, dispositivos médicos, aeroespacial, farmacéutica, entre otros. Sin embargo, la confianza empresarial ha caído en todos los sectores. Adicionalmente, la desaceleración económica prevista no ha sido de mucha ayuda.

La situación coyuntural, sin duda, ha polarizado las naciones. El fantasma de la recesión o, peor aún, de la estanflación ronda a nivel global y la incertidumbre sobre el futuro se acentúa. AN

 

Laura Iturbide Galindo es Coordinadora de la Maestría en Economía y Negocios y también Directora del Instituto de Desarrollo Empresarial Anáhuac en la Universidad Anáhuac México Norte.

@IDEA_Anahuac[email protected]

También en esta edición

Compartir