altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Placeres

Vinos mexicanos están en el cielo

Vinícola El Cielo Valle de Guadalupe ha tenido un desempeño exitoso en los últimos años. Hoy es la vinícola mexicana con más reconocimientos en el Concurso Mundial de Bruselas y la actividad de su resort de lujo comienza a restablecerse. Gustavo Ortega Joaquín, su director general, nos cuenta sus planes.

Por: Ulises Navarro Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Gustavo Ortega Joaquín

Director general de Vinícola El Cielo

| ¿Cómo ha crecido Vinícola El Cielo desde su fundación, hace siete años?

Para nosotros ha sido una gran satisfacción ser, por cuarto año consecutivo, la vinícola mexicana con más reconocimientos en el Concurso Mundial de Bruselas, que se efectuó en la República Checa. También nos ha ido muy bien en el México Selection, que reconoce los mejores vinos y espirituosos del país.

Nos hemos ido modernizando e implementando nuevas tecnologías que tienen que ver con la calidad de nuestros vinos. Tenemos un nuevo selector de uvas francés de primer nivel, que es el que emplean las grandes casas de vino del mundo. Y el año antepasado adquirimos la tecnología más moderna para el filtrado de vino, que hace que el vino se estrese menos en el proceso previo al embotellado.

También viene un gran cambio para nosotros el próximo año, relacionado con nuevas plantaciones. Hace tres años empezamos un proyecto de plantación de 70 hectáreas nuevas de viñedos, todas con injertos traídos de viveros certificados de California. En ellos se cuidó mucho que en el tipo de raíz fuera resistente a enfermedades, como la plaga de filoxera, y a condiciones climáticas adversas, y también pudimos elegir diversos clones de cada variedad.

| Variedad & Calidad

En Chardonnay tenemos cinco clones distintos para estilos de vino diferentes. Cada tipo de una Chardonnay aporta distintas características, aromas o colores al vino, lo que nos permite crear vinos más interesantes y complejos. El año pasado hicimos nuestra primera cosecha de esos viñedos aquí en el Valle de Guadalupe, con una uva sauvignon blanc extraordinaria, y este año fue nuestro primer año de cosecha en otro viñedo que tenemos en el Valle de San Jacinto, al sur de Ensenada, que también dio una uva de excelente nivel.

Por ejemplo, la uva malbec que cosechamos en El Cielo ganó medallas de oro el año pasado y este año. Estamos muy motivados porque lo que hemos venido haciendo en los últimos años está teniendo resultados y lo mejor está por venir.

Hemos establecido muchas alianzas. Un ejemplo es la alianza con la Asociación de Sommeliers Mexicanos para desarrollar el Diplomado de Formación de Sommeliers, que se imparte aquí en la bodega del Valle de Guadalupe.

Gran parte de nuestro equipo de degustación son sommeliers certificados.

Han sido tiempos interesantes y complejos, pero 2020 será un buen año para la planta y para la uva del Valle de Guadalupe. Vienen vinos muy buenos porque hemos tenido un buen invierno, buenas lluvias. La cosecha a lo largo de casi todo el año fue muy buena y eso va a permitir que los vinos 2020 sean una buena añada.

“Con nuestro Wine Club, los socios tendrán una atención superpersonalizada y múltiples beneficios”.

| ¿Cómo ha crecido la producción de El Cielo?

El año 2018 fue complicado. La planta trabajó de manera muy irregular y bajó la producción. En 2019 tuvimos una producción muy interesante, pues crecimos 30% más de lo que teníamos proyectado. En 2020 hicimos un cambio muy importante como bodega. A nivel mundial hay un sobre inventario de vino; es decir, toda la producción de los últimos dos años, que estaba lista para ser comercializada en este año, está en reservas debido al cierre global de restaurantes y hoteles durante la pandemia. Lo que nosotros hicimos fue disminuir la producción a la mitad. También dejamos comprar a muchos proveedores externos. Casi toda la producción de este año proviene de nuestras uvas y de nuestros nuevos viñedos.

Estamos siendo muy prudentes para no sobre inventariarnos y que, al final, tengamos que abaratar nuestros productos para que no se queden en el almacén. La estrategia ha sido operar con prudencia y buscar nuevos canales de diversificación.

| ¿El Cielo se ha convertido en un caso de éxito?

Afortunadamente, creo que sí. Muchos tenemos pasión por el vino, pero yo lo que he tratado de aplicar es mi experiencia como empresario y profesionista, con el apoyo de mis socios, que son muy visionarios.

Hace muchos años, cuando yo empezaba en la industria de la hotelería, aprendí que lo que se necesita para ser un buen hotelero es un buen equipo. Un hotelero al que me acerqué en ese tiempo me dijo que no hay buenos ni malos hoteleros, sino equipos buenos y malos. Del equipo que uno construya dependerá el éxito. Entonces, el éxito de El Cielo se debe a que nos hemos rodeado de gente profesional que nos permite hacer las cosas mejor.

| ¿Cómo va el crecimiento de El Cielo Winery & Resort? 

Hemos tenido una respuesta mucho mejor de la que esperábamos. En agosto cerramos con un 30% de ocupación; en el mes de septiembre vamos con 28% de ocupación y con picos en el fin de semana. Creo que hay muy buena respuesta. La gente está viniendo y en la vinícola el nivel de gasto ha sido mejor. Antes de la pandemia, en esta época del año recibíamos a 2,800 o 3,000 personas en sábado; ahora hemos recibido 950; sin embargo, el ingreso no ha disminuido en la misma proporción. La gente está buscando más experiencias y más personalizadas. Lo que más nos piden es la experiencia del viñedo con cava.

También hemos reinventado productos, como la vendimia. Lejos de ser un evento masivo, como lo teníamos tradicionalmente, ahora ofrecemos la experiencia de que la gente venga a cortar y pisar las uvas y luego tenga una comida campestre. Son grupos pequeños de no más de 10 personas. El sommelier les explica todo el proceso de la fabricación del vino y, al final, estamos ofreciendo la experiencia de la vendimia completa.

| ¿Qué es el Wine Club?

A raíz del desarrollo tecnológico que hemos tenido en los últimos meses, hemos lanzado el nuevo proyecto Wine Club, un programa de puntos como el que tienen algunas aerolíneas o cadenas hoteleras. En la medida en que el socio vaya comprando vino, tendrá más puntos. Dependiendo de su nivel obtendrá más descuentos o beneficios en sus visitas, como acceso a eventos especiales, descuentos, noches de cortesía en el resort… Los socios platino podrán firmar una barrica que se quedará de manera permanente en la bodega, y también serán atendidos por mí, personalmente, o por el enólogo. Tendrán una atención superpersonalizada. Lo que queremos es que se sientan muy apapachados por ser fieles a la marca.

Ya tenemos 1,200 socios registrados en el programa y la idea es que se generen más ventas en línea.

También nos estamos vinculando con empresas exitosas. Hace algunos meses empezamos a vender copas Riedel en nuestra tienda en línea, y también estamos estableciendo una alianza con la bodega francesa de champagne Piper-Heidsieck. Aprovechando que ya tenemos abierta la tienda en línea, hicimos un acuerdo con Piper-Heidsieck para ser su distribuidor en México y también realizaremos degustaciones de champagne en la bodega.

“Hicimos un acuerdo con Piper-Heidsieck para ser su distribuidor en México y también realizaremos degustaciones de champagne en la bodega.

| La fortaleza de Club Wine, sin duda, es el e-commerce. ¿Se enfocarán también al mercado norteamericano?

Inicialmente nos enfocaremos en el mercado nacional. Ya tenemos la página lista para entrar a Estados Unidos, pero por el límite del cruce fronterizo necesitamos constituir una empresa allá y tramitar los permisos para la venta de alcohol. Una de las cosas que estamos buscando precisamente con la alianza con Piper-Heidsieck es que en un futuro podamos exportar nuestros vinos a través de Folio Fine Wine Partners, una distribuidora de vino muy importante en California, propiedad de Michael Mondavi. Hace un par de meses, Piper-Heidsieck compró Folio, así que creemos que con la alianza podremos distribuir nuestros productos en el mercado americano.

También estamos explorando la posibilidad de exportar a China. Hay un empresario mexicano que está llevando productos nacionales a ese país y estamos en el proceso de negociación.

| ¿Qué nuevos proyectos tienen para el hotel?

Aún nos falta terminar el spa y otro restaurante. Dependiendo de cómo camine la recuperación, queremos ampliar la bodega el próximo año y consolidar las plantaciones. Tenemos operando 60 hectáreas y 30 aún están en proceso de crecimiento, pero el próximo año empezarán a producir. Ahí haremos inversiones en reservorios, sistemas de plantación, postería, etcétera.

Este es un proyecto en el que llevamos siete años y hemos alcanzado muchos logros gracias al trabajo del equipo y la confianza de mis socios: José Luis Martínez y Dolores López Lira, que creyeron en este proyecto y compartieron la visión empresarial exitosa que han mostrado en Quintana Roo por más de 30 años. Como mexicanos estamos orgullosos de poner en alto a México en el mundo del vino a nivel internacional. AN

También en esta edición

Compartir