Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión

Todo depende del cristal con que se mire

Así reza un dicho popular y ¡vaya que si cierto! Una de las actividades de todo periodista es la realización de entrevistas. Yo llevo haciéndolo más de tres décadas y, sin duda, es una de las actividades que más me apasiona, sobre todo por el universo de personalidades a quienes tengo acceso. Hasta antes de la pandemia, acostumbraba a realizar las entrevistas en los corporativos.

Hace 30 años, en el camino de los elevadores hasta las oficinas o salas de junta, la participación de la mujer en niveles gerenciales o de alta dirección era escasa. Con el paso de los años, esta situación ha cambiado significativamente y no solo a niveles gerenciales o de dirección de áreas. Con agrado he podido constatar que las riendas de muchos negocios hoy las llevan mujeres. Ciertamente, la presencia masculina sigue predominado en los niveles C-suite –el grupo más importante e influyente de individuos en una empresa–, pero el avance de las directivas es evidente en todas las industrias.

Para conocer cómo las líderes miran sus negocios e industrias en una época tan complicada como la que vivimos actualmente por la pandemia, tuvimos el gusto de entrevistar a 10 mujeres CEO de una calidad humana y profesional del más alto nivel y quienes, además, representan a corporativos de clase mundial.

Durante las charlas, las directivas coincidieron en que aún hacen falta espacios para ser ocupados por mujeres. Aunque coincido, vienen a mi mente aquellos años en los cuales su presencia era prácticamente nula en la alta dirección. Todo depende del cristal con que se mire.

Lo cierto es que muchas de las características del liderazgo femenino han mostrado beneficios cualitativos y cuantitativos en las organizaciones. Sin embargo, mientras el avance en estas posiciones clave es palpable, por otro lado observamos que la crisis sanitaria de COVID-19 intensificó la vulnerabilidad de muchas mujeres.

Datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) refieren que de los 2.7 millones de personas que perdieron su empleo por la pandemia, 84% fueron mujeres.

Algo está mal en el mercado laboral y es momento de encontrar una solución en términos de equidad de género y de compensación. Todos coincidimos en que, sin importar la jerarquía, todos los puestos deben ser ocupados por quien muestre mayor talento, compromiso y dedicación. Y, por ende, las compensaciones deben alinearse con el puesto y no con la persona contratada.

También en esta edición te presentamos un reportaje especial sobre economía: ¿cómo va y cómo viene? Todo parece indicar que la tormenta ha terminado para la economía mexicana. Los mercados externo e interno comienzan a revitalizarse, gracias a la capacidad de adaptación durante el confinamiento, los avances en la vacunación y la recuperación económica de Estados Unidos.

Diversos analistas económicos pronostican un crecimiento de 5.5% en el PIB para este 2021. La cifra no está nada mal, pero, otra vez, depende del cristal con que se mire. No olvidemos que México viene de una caída de 8.5% el año pasado.

Nos gustaría quitarte un poquito de tu tiempo para que lo destines a la lectura de una edición que, como siempre, desarrollamos pensando en ti.

Ulises Navarro Director editorial

Suscríbete

Regístrate Iniciar sesión