emprendedor
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Finanzas

2022: ¿QUÉ PODEMOS ESPERAR EN MATERIA FINANCIERA?

Empresas deberán afrontar el incremento de inflación que afecta al país y cuidar sus líneas de crédito.

Por: Mónica Torres Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

2021 ha sido el año en el que hemos terminado de aprender que no hay nada más permanente que lo temporal. Sin embargo, los analistas no dejan de esperar que los principales fenómenos por los que está atravesando nuestra economía sean transitorios, y la gran esperanza para 2022 es, justamente, empezar a ver esa recuperación de manera más sólida.

Todo parece indicar que esto será posible, sin embargo, es importante recordar las lecciones aprendidas y dejar de “esperar tiempos mejores” para tomar decisiones importantes.


El pasado 1 de diciembre el Banco de México publicó su informe trimestral julio– septiembre. Considero que este informe contiene datos interesantes que debemos observar y tomar en cuenta en 2022.

Las variables que tendrán impacto en tus finanzas el año entrante son las siguientes. Darles seguimiento y visualizar el impacto que pueden tener en nuestra actividad económica puede marcar la diferencia:


Desde 2020, derivado del confinamiento y la parálisis de diversas actividades en nuestro país, se ha observado un cambio en la dinámica de oferta y demanda de productos y servicios. Hay un incremento de demanda de mercancías que no siempre tienen inventario (ya que su volumen de fabricación bajó o la logística para su transporte no se ha recuperado) y el costo de los servicios en diferentes sectores ha sufrido incrementos.

Es por esta razón que durante todo 2021 hemos observado un incremento generalizado de precios, toda vez que se han presentado mayores costos de transporte y distribución, y un incremento en los precios de materias primas y energéticos.

Según los analistas, todo parece indicar que este repunte en la inflación es temporal, sin embargo, el origen de ésta es principalmente por el costo de las gasolinas y el gas LP, así como de productos agropecuarios. Y estos incremento son son nuevos, comenzaron a finales de 2020 y se han sostenido a lo largo de 2021.

Banxico espera que este aumento generalizado de precios persista hasta el final de 2022 para comenzar a bajar a partir del segundo trimestre y regresar a niveles de 4% en 2023.


¿Cómo afrontar un entorno con inflación?

Durante 2022 será importante revisar con más frecuencia los costos fijos de tu empresa para que estés en posibilidades de hacer a tiempo los ajustes necesarios en tu gasto y precios de tus productos o servicios. De esta manera evitrás disminuciones en tus márgenes de utilidad que pongan en riesgo la rentabilidad del negocio.

  • Cuida tus líneas de crédito

Si bien la actividad económica es el principal determinante del crédito a las empresas, en tiempos de incertidumbre económica, éste tiende a responder de manera lenta y muy restrictiva, por lo que es recomendable cuidar las líneas de crédito con las que cuente tu empresa, planeando tus necesidades de liquidez con anticipación y evitar caer en impagos, toda vez que el acceso a las mismas continuará viéndose afectado en 2022.


El pasado primero de diciembre hubo dos noticias que provocaron que el tipo de cambio superara la barrera de 21.50 pesos por dólar.

La postulación de Victoria Rodríguez Ceja para presidir el Banco de México. Esta noticia no fue bien recibida por los mercados, ya que este nombramiento pone en duda la autonomía de la institución, sin embargo, la postura de la futura presidenta de Banxico no podrá ser clara hasta finalizar el primer trimestre de 2022. El efecto de este suceso, aunque fue transitorio, nos puede decir lo sensible que es nuestra moneda a las decisiones políticas y económicas que se toman desde el Ejecutivo.


¿La volatilidad en el tipo de cambio me puede afectar? 

La respuesta es sí. Aunque no realices transacciones en dólares, es recomendable evaluar el impacto de un incremento en el tipo de cambio en precios vinculados a los insumos y tecnología utilizados en tu empresa (licencias de software, por ejemplo).

Esta evaluación te permitirá planear de una mejor manera tus compras, así como generar estrategias que te permitan negociar mejores precios o condiciones.


El crédito vigente de la banca comercial a las empresas ha registrado una desaceleración significativa a partir de la segunda mitad de 2018, tendencia que se ha acentuado durante la pandemia.

Mientras que las grandes empresas han dejado de utilizar sus líneas de crédito a partir de la segunda mitad del 2020, en el caso de las Pymes, el nivel de la demanda de crédito que perciben los bancos es similar al observado al inicio de la pandemia, si bien ya había registrado disminuciones importantes desde finales de 2018.

Además de la evolución de la demanda antes descrita, los bancos reportaron un aumento significativo en los requisitos de aceptación y en la prima de riesgo asignada al crédito para ambos segmentos. El fantasma del incremento en la morosidad de la cartera ronda los pasillos de los bancos.


Desde 2020 se ha dicho que el mundo no volverá a ser igual. Y, en efecto, el confinamiento y la disminución de la actividad económica han orillado a los gobiernos del mundo a adoptar medidas proteccionistas que han modificado los mercados mundiales.

Estas condiciones, aunadas a las afectaciones en las cadenas de suministro y rezago en los procesos productivos de diversos bienes y servicios, así como por la recomposición del gasto hacia las mercancías, están generando nuevas barreras al comercio internacional, lo cual puede influir también en que la inflación se mantenga en los niveles actuales más allá del primer trimestre del año entrante.

Estamos inmersos en un entorno económico y financiero tal vez nunca visto en nuestro país. Para poder aprovechar las oportunidades y mitigar los riesgos que pueden traernos estos cambios, es necesario ver más allá de nuestro entorno inmediato y comprender el impacto de estas variables y las decisiones gubernamentales tendrán en nuestra actividad económica.

Si la pandemia nos tomó por sorpresa en 2020, la historia no tiene porqué repetirse en 2022.

También en esta edición

Compartir