emprendedor
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Portada

APRENDAMOS DE LOS UNICORNIOS

Conoce las prácticas que han hecho exitosas a estas empresas y que pueden ser adoptadas por casi cualquier tipo de negocio.

Por: Claudia M. Sheppard Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

En uno de mis bootcamps, una emprendedora que está desarrollando un ambicioso proyecto de e-commerce minorista, me preguntó sobre las empresas unicornio. ¿Qué son?, ¿compañías irreales?, ¿mitos del emprendimiento?

Nos reímos un buen rato. Este tipo de nominaciones suelen ser muy sugerentes. Es obvio: se les llama unicornios por materializar el sueño de muchos emprendedores, que es recibir una inversión inicial por ¡1,000 millones de dólares! sin ni siquiera cotizar en la bolsa de valores. La autora de esta expresión es una inversionista “ángel” estadounidense llamada Aileen Lee.


Ser una empresa unicornio es una proeza. Como ganarse la lotería.

La emprendedora con la que platicaba estaba al mismo tiempo maravillada y desalentada. Maravillada ante la posibilidad de que una startup fuera capaz de atraer tanto dinero. Desalentada porque parecía una meta inalcanzable o reservada para muy pocos.

¿Por qué son tan valoradas? ¿qué las distingue? No son ficciones ni producto de la casualidad. Son negocios que prometen a los inversionistas una ganancia muy alta. Pero, más allá́ de las cuestiones financieras, resultan atractivas por cumplir con ciertas características como negocios. Veamos tres de las principales:


No es ningún misterio, las empresas que más valor de mercado tienen son justamente esas: Amazon, Google, Facebook, Microsoft, Apple. El negocio está en lo digital.

Es decir, no hacen lo mismo que otros, sino que proponen algo radicalmente diferente a lo conocido. Posiblemente hoy sea normal que hagas videoconferencias con tu celular, pero hace dos décadas era impensable. ¿O sea que solo puede ser una empresa unicornio aquella que invente nuevas tecnologías? No necesariamente. Puede tratarse de un nuevo servicio o modelo de negocio basado en tecnología. Por ejemplo: renta de casas o autos.

Quiere decir que tienen todo el potencial de crecer y expandirse. Si el negocio es disruptivo y tiene relación con la tecnología, pero resuelve una necesidad muy acotada, no funciona. Imagina que alguien invente un novedoso sistema de reservación remota de cuartos de hotel ¡en latín! … ¿Quién habla esa lengua? Si no está diseñada para crecer o impactar masivamente, es improbable que se convierta en unicornio.


Evita desastres, sé auténtico

Una de las razones por las que muchos proyectos de negocio fallan está relacionada con su falta de autenticidad.

Esto se debe a que algunos emprendedores optan por “copiar” fórmulas que aparentemente han sido muy exitosas, sin prever variables de mercado, entorno regulatorio o incluso de idiosincrasia regional, por lo que terminan siendo un desastre.

Este tipo de modelos solo operan con éxito bajo la figura de franquicia, justo porque han sido probadas para ser replicadas.


Lo que sí vale la pena es aplicar las prácticas más genéricas que han hecho exitosas a las empresas unicornio, y que pueden ser adoptadas por casi cualquier tipo de negocio. Aquí́ te describo cuatro:

Estas cuatro prácticas las puede implementar la emprendedora del proyecto de e- commerce o tú, que seguramente ya tienes en mente algo y estás buscando el momento de echarlo andar. Adelante, ¡aspira a lo grande!

Claudia M. Sheppard es emprendedora mexicana, estratega y mentora de negocios, CEO y Fundadora de The Latin Powerhouse. Contáctala en: [email protected]

 

También en esta edición

Compartir