emprendedor
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Capital Humano

COMUNICAR PARA TRANSFORMAR LA CULTURA EMPRESARIAL

Para cuidar del negocio debes partir de las personas que forman parte de él, será la diferencia que marcará la calidad y avance de tu estrategia empresarial.

Por: Ma. Carmen Lacuesta Sobrino Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Vivimos en un mundo cada vez más interconectado donde gracias a las nuevas tecnologías tenemos acceso a toda la información que requiramos en cualquier momento. La sociedad se nutre de todos estos avances y a tan solo un clic tenemos a nuestra disposición cualquier información, servicio o producto.

Si nos adentramos en las organizaciones y analizamos con detenimiento todos estos avances, observamos como dependiendo de la cultura organizativa que tengan dichas empresas y según sea su modelo de comunicación interno, afecta directamente al nivel de compromiso de sus plantillas.

 


Actualmente se dispone de diferentes canales de comunicación para hacer llegar cualquier mensaje y transmitir a todos los equipos la información más relevante del negocio, del puesto de trabajo, así como de los procedimientos internos, pero en la mayoría de los casos no se logra conectar con todas las personas y hay cada vez es mayor la desvinculación emocional con el negocio, afectando con ello su productividad.

Partiendo de que los seres humanos somos seres sociales, es obvio que debemos de fomentar y cuidar las relaciones en las organizaciones, sin olvidar las nuevas formas de conexión y avances tecnológicos.


Las organizaciones tienen el reto y la oportunidad de contribuir a fomentar la comunicación entre todas las personas y generar las óptimas condiciones laborales, colaborando en la creación de entornos de trabajo saludables y sostenibles, así como en desarrollar unas óptimas relaciones profesionales y personales para mejorar el estado emocional de sus plantillas y a su vez conseguir un buen clima organizacional, impactando así positivamente en las personas y por ende en la sociedad.

Se sabe que la cultura se transmite a los miembros de la organización mediante el proceso de socialización organizacional, que, de acuerdo con varios autores, es un proceso en el que el individuo aprende contenidos y métodos relacionados con las competencias de su puesto de trabajo, clarifica su rol y adopta las normas de la cultura organizacional (Chao, O’Leary-Kelly, Wolf, Klein y Gardner, 1994; Feldman, 1981; Fisher, 1986; Taormina, 1994, 1997, 2004; Van Maanen y Schein, 1979).


Cada vez nos encontramos más organizaciones que incorporan dentro de su plan estratégico el objetivo de cuidar la salud integral de sus plantillas, posicionando a las personas y su bienestar como parte esencial del negocio.

La Organización de las Naciones Unidas alertó en su informe del 13 de mayo de 2020 que la salud mental es clave para el buen funcionamiento de las organizaciones, y debe ocupar un lugar prominente en las medidas para dar respuesta a la pandemia y a su recuperación posterior. Pero ¿Quién se encarga de transmitir todos estos contenidos y métodos de trabajo?; ¿Cómo se difunde los valores internos, el ADN de la organización?; ¿Cómo es la forma de socialización a nivel interno?; ¿Cómo cuidamos de toda la plantilla?

 


Desde Happÿdonia siempre hemos tenido como propósito mantener a la organización unida y fomentar el sentimiento de pertenencia, trabajar la cultura interna y que toda persona se sienta parte del negocio.

Las organizaciones tienen el reto de ocuparse de ello, teniendo como pilares la información, socialización, formación y cooperación entre todas las personas que forman parte del negocio.


Abordar cuestiones que integren la actividad física y hábitos saludables, así como el cuidado de la mente, el bienestar emocional y la gestión del estrés es necesario para contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas que forman parte de la empresa.

En muchas ocasiones, nos olvidamos de lo básico, como es hacerles sentir a cada persona importante con su contribución al negocio y tener canales de escucha no solo de comunicación que nos ayuden a conocer sus necesidades en todo momento y ayudarles en crecer personal y profesionalmente para obtener una organización saludable y rentable.


Las herramientas digitales, pero sobre todo el equipo detrás de ellas, nos facilitarán la labor. Apoyarnos en las personas adecuadas que forman parte de nuestro día a día, hará que no nos sintamos aislados en este gran reto y oportunidad.

Solo será necesario saberlas detectar e involucrarlas dentro de un gran proyecto “El proyecto del cuidado de nuestros equipos” “El cuidado de nuestro negocio”. Transformar la cultura en una cultura del bienestar, donde las personas puedan y deseen ser, estar y pertenecer, aumentará el compromiso y vínculo de todas ellas, aportando gran valor al negocio.

Según la OMS, un lugar de trabajo saludable es aquel en el que los trabajadores/as y el personal superior colaboran en la aplicación de un proceso de mejora continua para proteger y promover la salud, la seguridad y el bienestar de todos las personas que trabajan en ella y la sostenibilidad del lugar de trabajo.


El propósito de Happÿdonia siempre se ha basado en crear empresas con alma y posicionar a las personas en el centro de la organización, manteniéndolas informadas, siendo escuchadas y fomentando entornos para mejorar el cuidado de la salud a través de una plataforma tecnológica, dando como resultado empresas más humanas, saludables y sostenibles.

Para cuidar del negocio debes partir de las personas que forman parte de él, será la diferencia que marcará la calidad y avance de tu estrategia empresarial.

Ma. Carmen Lacuesta Sobrino es People & Culture Maganer de Happÿdonia.

También en esta edición

Compartir