emprendedor
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Tendencias

LAS FOODTECH QUE BUSCAN ACABAR CON EL HAMBRE Y DESPERDICIO DE COMIDA EN LATINOAMÉRICA

El sistema alimenticio en Latinoamérica es grande y complejo y no cambiará en un solo día, pero las startups agritech y foodtech están liderando el camino y creando una respuesta colectiva.

Por: Redacción Emprende Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Los campos y las granjas de Latinoamérica producen una gran cantidad de comida, sin embargo 47 millones de personas sufren de hambre. Si bien hay muchas causas involucradas, vamos a revisar algunas de ellas.

Esta región representa casi un cuarto de las exportaciones de productos agrícolas y pesqueros mundiales, incluyendo frutas y verduras, salmón, maíz, azúcar y café. El sector agricultor es crucial para la vida de los latinoamericanos, ya que, en promedio, contribuye en un 4.7% del PIB y emplea a un 14% de la población.


Pero, “paradójicamente, el número de personas desnutridas en la región crece anualmente”, dice Daniel Cossío, Director Regional en Latinoamérica de Village Capital, la organización más grande del mundo que apoya a las startups en etapa temprana.

De hecho, en los últimos 5 años, esta cifra incrementó alrededor de 13 millones de personas y la Organización Panamericana de la Salud estima que para el año 2030 “el hambre afectará a 67 millones de personas en la región, una figura que no toma en cuenta las repercusiones de la pandemia de COVID-19”.

En la opinión de Cossío, uno de los factores que más contribuyen a este problema es el desperdicio de comida: más de un tercio de la comida que se produce anualmente en todo el mundo es perdida o desperdiciada, y Latinoamérica y el Caribe no son la excepción.


“En ese sentido, si se quiere abordar asertivamente la desnutrición en Latinoamérica, las soluciones de agritech y foodtech deben de ser creadas dentro de la región. No solamente porque Latinoamérica tiene una enorme riqueza natural, sino porque la mayoría de los latinoamericanos han experimentado la inseguridad alimentaria de una manera u otra, y alguien que entiende el problema es propenso a idear una respuesta adecuada”, explica.

Afortunadamente, Latinoamérica es también una cuna de mentes creativas que están diseñando soluciones de agritech y foodtech para mejorar la distribución de comida, incrementar la eficiencia de la agricultura y prevenir el hambre. Los emprendedores están ayudando a que los agricultores puedan acceder a herramientas de apoyo eficiente, reduciendo el desperdicio de alimentos y desarrollando productos a base de plantas. Estas soluciones están abordando las diferentes partes del sistema de producción, desde los campos hasta los platos de las personas.


Una de las categorías de innovación que reduce el desperdicio de comida son las herramientas que mejoran la productividad del campo. Por ejemplo, Sensix de Minas Gerais, Brasil, usa drones y aprendizaje automático para mapear la fertilidad de la tierra. Ciencia Pura, una startup chilena, implementa un software para iluminar a las plantas durante las diferentes etapas de crecimiento cuando la luz natural es insuficiente.

Una categoría relacionada es la innovación que ayuda a disminuir la pérdida de alimentos mediante el control de plagas. Normalmente, los agricultores controlan las plagas con fungicidas riesgosos para la salud tanto de los consumidores como de los agricultores, y suelen detectarlas demasiado tarde. La startup de Costa Rica ClearLeaf, crea un fungicida natural libre de tóxicos que ayuda al crecimiento de las plantas. Y la startup brasileña SensaIOTech, opera una plataforma que monitorea el crecimiento de los cultivos y recopila información para detectar plagas a tiempo.


La cadena de suministro representa otra ventana crucial para prevenir el desperdicio de comida y por consiguiente, reducir la emisión de gases invernadero. La comida que un barrio desecha por ser imperfecta sigue siendo saludable y consumible para otro que la necesita. Es por eso que las startups de Argentina están revolucionando la logística: Nilus recupera comida que sería tirada a la basura y la lleva a vecindarios de bajos ingresos a precios descontados; y Savetic, desarrolla un software que rastrea productos, analiza datos y predice las tendencias para reducir el desperdicio de comida en los supermercados.

Otra categoría que reduce el desperdicio de alimentos es la reutilización de residuos agrícolas. La startup chilena Fotortec transforma residuos agrícolas en hongos que pueden ser usados como saborizantes y potenciadores de proteínas; y la startup peruana Bio Natural Solutions, reutiliza residuos de frutas tropicales para desarrollar una protección de frutas y vegetales que duplica su vida en el anaquel y es 100% natural y libre de tóxicos.


Finalmente, los emprendedores están encontrando soluciones a base de plantas que proveen proteínas y nutrientes de una manera más amigable para el medio ambiente. Plant Squad de la Ciudad de México, desarrolla productos nutritivos de proteína alternativa realizados a base de plantas que son conscientes con el medio ambiente y Faba de São Leopoldo, Brasil, extrae proteínas de los garbanzos de manera sustentable.

Desde la perspectiva del Director Regional de Village Capital, el sistema alimenticio en Latinoamérica es grande y complejo y no cambiará en un solo día. Pero estas startups (y muchas otras) están liderando el camino y creando una respuesta colectiva. Además, están fomentando conciencia alrededor del apoyo financiero que necesitan para poder seguir avanzando.

Los sectores de agritech y foodtech están ganando interés de inversionistas internacionales y regionales, así como de otros jugadores claves del ecosistema.

También en esta edición

Compartir