emprendedor
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Estrategias

¿POR QUÉ EL ESTRÉS ES EL PEOR ENEMIGO DE LA PRODUCTIVIDAD?

Las empresas tiene el gran reto de adoptar política laborales enfocada en el bienestar mental.

Por: Paco Santamaría Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Desde 1984 la Organización Internacional del Trabajo (OIT) alertaba sobre la amenaza que representan los factores de riesgo psicosocial al ámbito laboral, y señalaba al centro de trabajo como la principal fuente de riesgo.

Derivado de la pandemia los riesgos hoy se han trasladado al hogar, y estos riesgos generan pérdidas anuales estimadas en poco más del 4% del Producto Interno Bruto global.

Por dolencias psicológicas en México hay una pérdida de productividad del 23.40%. Tan solo en México el impacto al PIB causado por factores de riesgo psicosocial equivale a más de 16,000 millones de pesos cada año (800 millones de dólares).


De acuerdo con los especialistas de la salud el estrés se considera responsable del 65% de las enfermedades tales como la depresión, ansiedad, colitis, insomnio, migraña, úlceras intestinales, enfermedades cardíacas, abuso de drogas y alcohol e incluso la disfunción sexual. El estrés por sí mismo afecta el rendimiento y produce múltiples accidentes laborales.

El estrés afecta la productividad, la seguridad y la calidad del servicio o producto de las empresas, provocando una carga mental y emocional que consume mucha energía y conduce a la distracción y la fatiga.


Cambios en el estilo de vida

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que para el año 2030 los problemas derivados de la salud mental serán la principal causa de discapacidad en el mundo. La pandemia ha agravado esta situación, y para el caso mexicano resulta doblemente motivo de alerta ya que incluso antes de la pandemia, México ya era considerado por la misma OMS como el país más afectado por estrés laboral, en el cual siete de cada 10 empleados son afectados por esta condición.

La pandemia también ha cambiado el estilo de vida de todos, el confinamiento nos ha traído nuevos retos a nuestras vidas, principalmente a nuestra forma de desempeñar nuestro trabajo: algunas personas han adaptado su trabajo de manera remota, y otros se encuentran intentando adaptarse a esta nueva normalidad.


Las empresas mexicanas enfrentan un escenario muy complicado, por ello desde el año 2019 entró en vigor la norma oficial para el cuidado de la salud mental (NOM 035-2018) para atender la salud mental de los trabajadores, que es un reto que debemos enfrentar todos en conjunto para lograr una sociedad más empática, ya que durante esta pandemia todos hemos sido afectados.

La NOM consiste en aplicar una serie de cuestionarios que permiten evaluar el nivel de afectación del trabajador. El proceso más difícil para llevar a cabo los cuestionarios es la captura de la información. Omaisha es una plataforma digital diseñada específicamente para este propósito; ayuda a realizar la captura y análisis de la información de manera sencilla y segura. Además, ofrece recomendaciones personalizadas que a la empresa le abrevian tiempo y ahorran recursos y, mediante una visualización, ofrece un diagnostico emocional de la empresa.


Buscar sensibilidad humana

Hoy en día la rentabilidad de una empresa dependerá en gran medida de la capacidad empresarial para convertir el centro de trabajo en un entorno seguro y favorable para ayudar al trabajador a alcanzar un estado de plenitud con el cual pueda obtener una mejor salud mental.

En la actualidad no se puede asumir con indiferencia los crecientes problemas que están afectando al mundo. El 2020 fue un parteaguas en la forma en como concebimos la interacción humana y a medida en que las empresas se logren adaptar, será la forma en como las empresas podrán superar la crisis.

 


El año 2022 debe ser favorecido por la sensibilidad humana, tanto en las corporaciones como en los individuos, ya que de no asumir de manera urgente acciones humanas y dignas que conlleven a mejorar nuestra salud mental, el mundo como lo conocemos y nuestra forma de vida seguirá en riesgo.

El proteger los derechos humanos de los trabajadores, erradicar la discriminación, identificar áreas de oportunidad para el crecimiento, dar capacitación, equilibrar la carga laboral, así como favorecer las condiciones del entorno laboral evitando el acoso y la violencia dentro de la empresa son algunas prácticas que las pequeñas y medianas empresas deben implementar para mejorar la salud mental de su fuerza laboral y con ello aumentar su productividad.


El gran reto

Muchas empresas adoptaron la Responsabilidad Social y hoy es posible concebir modelos de negocios basados en la salud mental. Una empresa que atiende la salud mental de sus empleados genera confianza entre sus clientes, proveedores y fomenta la lealtad de los trabajadores hacia la compañía.

Pero esto no debe ser usado solo como una herramienta, sino como, un medio para hacer mejor a nuestra comunidad. Por ello es necesario crear entornos laborales favorables, es decir que significaran por sí una contribución al bienestar colectivo.

En México casi el 90 % de las empresas son Pymes y muchas todavía no han adoptado una política laboral enfocada en el bienestar mental. Por lo que existen muchas oportunidades para que el entorno laboral mexicano y que este se beneficie y logre mejorar la productividad al atender la salud mental.

Paco Santamaría es director estratégico de mercadotecnia y fundador de Domus Inmobiliaria y PostM.
Tw: @pacosantamaria

También en esta edición

Compartir