emprendedor
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Portada

QUE EL FRACASO SOLO TE HAGA MÁS FUERTE: EMPRENDER CON FOODTRUCKS

Luego de ‘tronar’ tres negocios, Yadir y Mónica crearon Mylysnack, un food truck de hamburguesas y snacks con seis años de operación y que se distingue por sus propias salsas y aderezos.

Por: Estivaly Calva Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Yadir Guzmán y Mónica Garrido son esposos originarios de la Ciudad de México. Ellos emigraron junto con sus dos hijos a Morelia, Michoacán para tratar de tener una vida mejor, pero no tuvieron éxito. Tronaron con tres negocios allá: un restaurante-bar, un desayunador y un negocio de tacos. Luego pusieron un autolavado que al año ya tenía mucha demanda. Quisieron firmar un contrato por cinco años y la dueña del local les dijo que ya no les iba a rentar y ya no pudieron continuar.

Pero como dice el dicho: “No hay mal que por bien no venga”, porque Yadir y Mónica aprendieron demasiado de cocina, carnicería, embutidos, etcétera, para fundar lo que hoy es Mylysnack, un food truck de hamburguesas y snacks que se distingue por sus propias salsas y aderezos de sabores innovadores.


Después de cuatro años de lucha en Morelia, esta familia regresó a la Ciudad de México muy desgastada sin haber logrado su objetivo. “Ya estando aquí, la necesidad hizo que creáramos Mylysnack. Empezamos muy básicos con una carpita de 2×2, una plancha y una freidora. Así arrancamos”, comparte en entrevista Yadir Guzmán, su fundador.

El 80% de la venta de este negocio es servicio a domicilio, y, desde el inicio implementaron pagos con tarjeta. Desde hace dos años ya aceptan CoDi®, una herramienta desarrollada por el Banco de México para realizar pagos y cobros fáciles, sin comisiones y rápidos. Los clientes solo tienen que entrar a la app de su institución financiera, seleccionar la opción de pagar con CoDi®, escanear un código QR a través de su teléfono y autorizar el pago.

También hacen eventos privados y tiene el plan de pasar el food truck de la calle a un espacio donde puedan estar los comensales tranquilos mientras los niños juegan. “Llevamos seis años en este negocio y ya tenemos un food truck. Nuestra clientela es muy alta. Contamos con 10 trabajadores en nómina y esperamos crecer más”, expresa el entrevistado.


En 2016 arrancaron con una inversión de 2,700 pesos y es un dato que estos emprendedores tienen muy marcado por la forma en se consiguió ese dinero. “Un primo que vive en EUA se enteró de que necesitábamos ese capital para iniciar el negocio y me habló diciendo que pasara a un Coppel a retirar el dinero”, recuerda Yadir.

 Lo clásico y lo innovador

El food truck de Mylysnack vende la clásica hamburguesa sencilla, hawaiana y especial. Pero también tienen en su carta la hamburguesa de cochinita pibil que le pusieron “Cochivid” por el COVID-19. Hay hamburguesa de suadero (la más vendida), de arrachera, camarón, pollo y costilla de cerdo. También hamburgesa de champiñones y de semillas.


Todas las hamburguesas son servidas con chiles toreados, además de la salsa de la casa y muchas otras salsas de diferentes sabores como la de habanero-mango-tamarindo. También es todo un éxito el agua de mazapán que hacen. El ticket promedio por persona en Mylysnack es 130 pesos. “Nosotros tratamos de mantenernos dentro del círculo de las hamburguesas y snacks. Manejamos lo clásico y también modificamos ciertos productos para hacerlos más atractivos”.


Unidos son más fuertes

El food truck iba creciendo, pero llegó la pandemia y les pegó tan fuerte que Mylysnack estuvo a punto de cerrar. Tenían a 12 personas en nómina y se quedaron nada más con una. Ahora con esfuerzo y constancia el negocio ya empezó a recuperarse y va muy bien.

¿Y cuáles son las claves de éxito? Lo primero es creer en ti y quitarse los miedos -dice Yadir Guzmán, el dueño de Mylysnack-. “¡Háganlo! El proyecto que traigas. Desarróllalo bien y hazlo. Todo lo puedes lograr con perseverancia. La fórmula es la constancia. Rompan esos miedos y realmente verán el potencial que podemos tener como emprendedores”, asegura.


La familia Guzmán Garrido son un equipo muy fuerte. Padres e hijos, unidos, han logrado mucho. Yadir cree que la gente está apegada a los sabores regionales y les cuesta trabajo probar algo diferente.

Sin embargo, hoy con Mylysnack están muy satisfechos y contentos. Yadir afirma: “Mi esposa y yo somos muy necios -en el buen sentido-. Además, si tenemos una idea, enseguida la queremos hacer porque sentimos que se puede ir la oportunidad”.

También en esta edición

Compartir