entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Portada

10 CONSEJOS PARA IMPULSAR EL ESPÍRITU EMPRENDEDOR INFANTIL

Los niños son creativos, persuasivos, innovadores, creen en ellos mismos y tienen una alta autoestima. ¡Tienen todas las habilidades que se requieren para ser emprendedores y es importante que no las pierdan!

Por: María del Carmen Cabrera Cisneros Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Seguramente, al recordar tu infancia, te vienen a la mente imágenes de juegos que tú mismo inventabas, de personajes fantásticos que creabas o de historias que escribías y en las que tú eras el protagonista. Conforme fuiste creciendo planeabas con tus amigos viajes, paseos, fiestas e incluso colectas para ayudar a los demás. ¿Sabes?, ¡todo eso es emprender!

Emprender es empezar algo y los niños pueden emprender desde edades tempranas; ellos son creativos, persuasivos, innovadores, creen en ellos mismos y tienen una alta autoestima. ¡Tienen todas las habilidades que se requieren para ser emprendedores y es importante que no las pierdan!

 


La necesidad de hacer, crear y empezar cosas nuevas es parte de nosotros y está ahí desde que nacemos; la vocación emprendedora se manifiesta cuando un niño empieza a abrirse al mundo, a comunicarse y descubrir su propia autonomía, lo que sucede entre los tres y cinco años.

El emprendimiento infantil trata justamente de ayudar a los niños a conservar y potencializar todas las competencias propias del emprendimiento. ¡Esto es lo que hacemos en BusinessKids!

Al estimular las características ya existentes en ellos como la creatividad, la autoconfianza, la autoestima, la tenacidad, la capacidad de observar y la curiosidad, logramos que estas cualidades permanezcan hasta la vida adulta.


El emprendimiento infantil permite a los niños descubrir que, en el futuro, pueden vivir y proveerse un sustento basándose en lo que más aman, en su vocación.

Enseñar a los niños a emprender desde la infancia, les permite ver que ganar dinero haciendo lo que les gusta es algo posible y no solamente un sueño que pocos alcanzan. Atreverse a emprender es atreverse a ser libre, a soñar y a convertir esos sueños en realidad.

Es común, sin embargo, relacionar el emprendimiento como una forma de ganar dinero y es verdad que, cuando hablamos de emprender un negocio con fines de lucro, no puede esto dejar de ser uno de los beneficios, pero ni siquiera en este caso es el único.


Cuando emprendemos tenemos la satisfacción de lograr nuestras metas, de hacer realidad nuestros sueños y de crecer como personas.

Los padres juegan un rol muy importante en los emprendimientos de sus hijos, pero, lejos de lo que muchos piensan, no deben intervenir en los sueños de los niños, deben ser un apoyo. De esta forma los niños vivirán la experiencia de emprender basándose en sus propias pasiones.

Para ayudarlos, les recomendamos lo siguiente:


Es importante que el niño sea guiado en este camino por expertos, tanto en la parte de negocios como en el campo de la psicología y la pedagogía.

Cuando no se hace con experiencia y la debida formación, lejos de beneficiar al niño, puede afectarlo. El aprender a emprender en los niños no es igual que en los adultos o en los jóvenes, la adaptación de programas de adultos a niños, por moda o imitación, puede mermar el espíritu emprendedor de un niño en lugar de fortalecerlo, ¡cuidado!

Como empresa pionera en el campo del emprendimiento infantil, hemos desarrollado una metodología basada en muchos años de investigación y con resultados probados.

Cuando un adulto toma un curso de emprendimiento y no emprende, puede olvidarlo, cuando un niño se queda en la teoría o no logra emprender, esta idea se fija en su mente y perdemos a un emprendedor a futuro.  De ahí la importancia de acudir a profesionales.


Cuando papá o mamá emprenden junto con el niño, se convierten en su techo, el niño siempre respetará la jerarquía familiar, limitando su potencial al de su padre o madre.

Emprender es una fuerza interior; un niño debe emprender basándose en aquello que más ama, desarrollando él mismo su idea y haciendo realidad su sueño, mientras es guiado por expertos en emprendimiento infantil, así, la experiencia será de las más importantes en su vida.


Es importante que los padres permitan a los niños tomar decisiones durante su crecimiento, desde lo más básico, como qué ropa ponerse, hasta temas como decidir qué clases extracurriculares tomar.

Dejar que los niños respondan ante sus actos y decisiones. Que asuman sus responsabilidades, sin cubrirlos, evitando las consecuencias de sus travesuras o problemas escolares.


Los niños sobreprotegidos van perdiendo las defensas emocionales que requieren para enfrentar la vida.

Dejar que los niños compartan sus sueños y alentarlos a cumplirlos, sin juzgarlos ni medirlos bajo los parámetros de sus padres, sus anhelos o metas no alcanzadas.

El mundo está cambiando y el auto empleo será la norma en el futuro. La tecnología sustituye puestos de trabajo a una velocidad nunca vista. Permitir a los niños soñar y alcanzar esos sueños a través del emprendimiento infantil les abre oportunidades a futuro.

El sueño es suyo, permitirles y ayudarles a alcanzarlo es decisión de sus padres.


Todos tenemos una vocación, una voz interna que nos recuerda día a día lo que más nos gusta hacer. ¡Los niños también la tienen! Y es importante que los padres respeten esa vocación, sea cual sea.

Perseverar es seguir cuando otros claudican, enseñar a los niños a no rendirse, a luchar por sus sueños y a no claudicar les ayudará no solamente en sus emprendimientos, sino que también en todo lo que quieran lograr en la vida.


Una autoestima alta viene de una autoimagen positiva y esta, a su vez, se forma con lo que un niño percibe como la imagen que sus padres tienen de él. Hay que felicitarlos, reconocerlos y hacerlo frecuentemente.

Creer en que son capaces de lograr todo aquello que se proponen, así ellos aprenderán también a creer en ellos mismos.

El emprendimiento es una cuestión de pasión y en BusinessKids nuestro objetivo es ayudar a que el futuro encuentre preparados a nuestros niñas y niños, para construir un mundo mejor.

 

María del Carmen Cabrera Cisneros es presidenta y fundadora de BusinessKids.

Puedes escribirle a: [email protected]

También en esta edición

Compartir