entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Franquicias

¿Comprar una franquicia después de una pandemia?

Aprende a analizar los pros y contras de adquirir una marca bajo este modelo de negocio.

Por: Scott Greenberg Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Muchas grandes franquicias están luchando. El problema no es su modelo de negocio; son las condiciones actuales de la pandemia. Se cierran las empresas que no prestan servicios esenciales. Algunos que permanecen abiertos no son rentables. Estas circunstancias son temporales, pero para muchos franquiciatarios, las consecuencias serán permanentes. Algunos no sobrevivirán. Entonces, ¿qué pasará con esos negocios cuando termine la cuarentena?

La economía necesita comercio y los trabajadores necesitan empleo. La propiedad de una franquicia es una gran parte de eso. Como industria que emplea a más de 900,000 personas en México, necesitamos negocios de franquicias que funcionen lo más rápido posible.

Es razonable esperar que las franquicias ingresen al mercado de compradores. Aquellos con los medios financieros encontrarán abundantes oportunidades. En algunos casos, vendrán de franquiciantes ansiosos por impulsar la expansión. También es probable que haya muchas ubicaciones de franquicias que no podrían soportar el prolongado paro. Es posible que puedas adquirir rápidamente un negocio que solo necesita que alguien encienda las luces.

Si ahora estás contemplando pasar a una franquicia, aquí hay algunas ideas que pueden servir de ayuda.


Considera lo que dejas atrás

¿Va a dejar otro trabajo para comprar esta franquicia? ¿Qué es lo que te proporcionó ese trabajo durante la cuarentena? ¿Qué beneficios estás dejando atrás?

Es posible que hayas perdido tu trabajo u odies el que tienes, pero ¿estás seguro de que un trabajo diferente no es una mejor solución para ti? El hecho de que desees algo nuevo no significa que la propiedad empresarial sea la elección correcta.


Manten la cabeza fría

Incluso si la pandemia no ha afectado tu cuerpo, puede haber afectado tu psique. Muchas personas están tomando decisiones por un impulso emocional del que se arrepentirán. Sé prudente con tus planes. Sé objetivo.

No compres una franquicia para sentirte mejor. Cómprala porque es una decisión inteligente que tomas con lógica y claridad.


Evalúa cuidadosamente al franquiciante

Además de todos los factores que considerarías acerca del franquiciante durante los tiempos normales, ahora tienes la oportunidad de ver cómo manejan la adversidad. ¿Cómo aguantaron la cuarentena? ¿Son financieramente estables? ¿Qué hicieron para ayudar a los franquiciatarios a superar la crisis?

Otros franquiciatarios pueden responder a esa pregunta. No firmes un contrato de franquicia a menos que se trate de personas con las que te gustaría asociarte en lo que respecta a la salud y la enfermedad.


Piensa en un traspaso

Tomar el control de una ubicación existente te pone en funcionamiento más rápido que comenzar desde cero. También tienes más datos para analizar al evaluar la oportunidad. Los clientes sabrán quién vende y también puede haber algunas ubicaciones cerradas recientemente que están ansiosas por reabrir.

Pero el hecho de que esté disponible no significa que debas seguir adelante. Se vende por una razón. ¿Cuáles eran sus números antes de la pandemia? ¿Fue rentable? ¿Estaba creciendo? ¿Puedes aportar algo nuevo al negocio? No dejes que un precio bajo te tiente a comprar un barco que se hunde insalvable.


Evalúa cuidadosamente el acuerdo de nueva franquicia

Si estás comprando una ubicación existente, es posible que estés asumiendo el acuerdo que firmó su comprador o que se te pida que firmes un acuerdo nuevo con términos diferentes.

Mira lo que estás aceptando y asegúrate de que estás dirigiendo el negocio como se requiere.


Negocia desde un lugar de bondad, no de poder

Ahora no es el momento de explotar a un propietario angustiado. El karma es real en franquicias. Puede obtener términos favorables sin tener que “ganar”. Crea un trato que haga felices a todos.


Solicita una venta a plazos

Incluso si no puedes obtener un préstamo bancario, es probable que muchos propietarios de franquicias que deseen salir estén dispuestos a permitirte pagarles directamente a lo largo del tiempo. El financiamiento del vendedor es muy común.

Probablemente puedas ofrecer al vendedor más dinero del que obtendría de una venta tradicional (ya que le están dando tiempo y asumiendo más riesgos), pero con condiciones de pago que sean mejores para ti. Asegúrate de consultar a un abogado.


¿Y si contratas al dueño anterior?

Si bien no querrás contratar a alguien que no manejó bien el negocio, es posible que se trate de buenos líderes que vendan por razones financieras. Pueden estar agradecidos por un cheque de pago regular haciendo un trabajo que ya conocen.

Y si se trata de una venta a plazos, pueden estar felices de asegurarse de que el negocio se mantenga estable. Incluso podrías incluir su empleo como parte del acuerdo de compra.

Sin embargo, toma en cuenta todas las dinámicas sociales para asegurarte de que podrás colaborar sin tensiones ni luchas de poder.


Habla con el arrendador

Si está considerando una oportunidad de venta minorista o algo con espacio para oficinas, asegúrate de que el propietario trabaja contigo. Algunos pueden sentirse aliviados de mantener el espacio ocupado y ofrecer buenos términos. Algunos pueden esperar un alquiler más alto.

También desearás asegurarte de tener la opción de extender / renovar el contrato de arrendamiento. Aclara cuáles serán estos términos antes de hacer un trato con el comprador. Y ahora que las pandemias ya no son teóricas, echa un vistazo más de cerca (o pídele a tu abogado que revise) la cláusula de fuerza mayor.


Alinea a grandes empleados

Después de años de luchar para encontrar buenos integrantes de equipo, los empleadores ahora tienen acceso a una gran cantidad de talentos. Un negocio existente puede venir con su administración y empleados actuales. Eso puede ser bueno o no.

Consulta las reseñas de sus clientes en línea para tener una idea de cómo les va. Con tanta gente buena que necesita trabajo, no es necesario que te conformes. Busca grandes personas y enciérrelos. Abrir un nuevo negocio es más fácil cuando te rodeas de estrellas.


Ahorra tanto como sea posible

En estos días, el efectivo es el rey. Nadie sabe si tendremos que volver a casa para otra cuarentena y cuándo. Tampoco sabemos cómo gastará la gente su dinero durante la recuperación económica. Planifica financieramente para lo peor.

Necesitas gastar dinero para comprar un negocio. Necesitas ahorrar dinero para ganar tiempo.


Prepárate para otra pandemia

Si estás comprando un negocio que no duró más que el cierre, ¿qué harás de manera diferente si hay una segunda ola? ¿Cómo mantendrás las facturas pagadas? ¿Cómo cuidarás a los empleados? ¿De qué manera puedes servir a los clientes y generar ingresos que no ocurrían antes?

Estas son preguntas que también deberíamos hacernos cuando volvamos al negocio.


Asegúrate de tener el estómago para ejecutar una franquicia

Esto no es para todos. Hay mucha incertidumbre. Hay una tremenda responsabilidad. Siempre hay trabajo, pero no siempre ganancias. A mucha gente le encanta la experiencia. Sepa en qué te estás metiendo antes de presionar el botón.

Se pueden encontrar buenas oportunidades en cualquier economía. Comprar una franquicia cuando termina la pandemia puede muy bien ser una. Solo asegúrate de hacer tu tarea y prepárate para cualquier cosa.

También en esta edición

Compartir