entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Lecciones

CON GRATITUD, EL OPTIMISMO ES SOSTENIBLE

Después de un año duro para todos, Michael J. Fox tiene un consejo al respecto.

Por: Liz Brody Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Michael J. Fox está tirado en el suelo de su cocina de Manhattan. Son las 6:30 am del 13 de agosto de 2018. Se supone que debe ir a filmar una escena de la película See You Yesterday, pero se cayó y se rompió el brazo. Por primera vez en su vida, a pesar de haber escrito tres libros sobre optimismo, no ve un lado positivo. En ese piso ahora, ni siquiera hay un destello.

Así abre Fox su último libro, No Time Like the Future. Sabe lo que se siente al retroceder, algo que todos han sentido, de alguna manera, este año. Le diagnosticaron la enfermedad de Parkinson a los 29 años, en el calor blanco de su fama. Dos décadas más tarde, los médicos descubrieron un tumor no relacionado que podría paralizarlo; le tomó meses recuperarse de la cirugía, pero incluso ahora, está encontrando formas de sentirse positivo. Aquí comparte cómo luchar por un optimismo duradero.


Llévame a ese momento en el piso de tu cocina, con tu brazo destrozado. ¿Qué te decías sobre el optimismo? 

El optimismo siempre estuvo listo para mí. Podría recogerlo, pero cuando tuve ese momento pensé: es mi meta y no está, no sé si lo recuperaré. ¿Fue solo mierda en primer lugar?, ¿vendí el optimismo como panacea?, ¿lo comercialicé con la gente?, ¿qué significa si no puedo levantarme del suelo?

 ¿Cómo empezaste a encontrar tu camino de nuevo?

Seguí todo tipo de caminos; atracones televisivos inútiles y devastadores. Luego me detuve a mirar mis relaciones, lo que tuve de la gente y cómo alimentaron mi optimismo. Luego entré en gratitud y aceptación. Eso fue algo enorme.

Como nación, estamos luchando por aceptar hechos y realidades. Si puedes aceptar algo, no significa que no puedas odiarlo y no significa que no puedas cambiarlo. Significa que puede decir: “Está bien, sé lo que es, es así de grande, ahí es donde encaja y me da espacio para hacer esto”. Entonces se trata de estar agradecido de poder hacer eso.

Después de pasar tiempo con mi familia, viajar, pensar e incluso ver la mala televisión, me di cuenta de que, con gratitud, el optimismo es sostenible.


Dices en el libro: “No hablo de que las cosas sean por una razón”. ¿Es eso parte de aceptar la realidad?

Es como si no tuviera que ser por una razón. Simplemente es lo que tiene que ser y ahora puedo responder a eso. Puedes asumir cierta responsabilidad y crédito por lo que haces; Sully Sullenberger aterrizó un avión en el río Hudson y todos dicen que es un milagro. Yo digo: “No, es un maldito buen piloto” y quiero decir, también es un milagro.


La gente habla de “ver el panorama general”. ¿Qué tan importante es eso?

Creo que vale la pena. Pero también es importante ver las imágenes pequeñas que componen el panorama general. Es posible que pierdas la imagen grande porque perdiste las pequeñas. Existen todos estos momentos, y cuando suceden, tienes que decir, ¡Oh, no quiero dejar pasarlo, quiero mirar eso y quedarme allí un rato!

¡Eso puede ser difícil! La gente de hoy se enfrenta a todo tipo de dificultades y miedos.

Existe el miedo a lo que ves y el miedo a lo que no ves, pero crees que está ahí. Y luego está el miedo a lo completamente desconocido. Muchos de nosotros sentimos eso a diario. Cuando me diagnosticaron por primera vez, la gente me miraba a los ojos y veían su propio miedo reflejado en ellos. Porque estaba bien con eso. Pero se decían mierda, esto podría pasarme a mí.


¿Cómo manejas ese tipo de miedo?

Nuevamente, aceptación y gratitud. Tengo una suerte increíble. Tengo una esposa [Tracy Pollan] a la que quiero mucho y [cuatro] hijos que son espectaculares. Gané esa lotería. A nivel práctico, he hecho análisis junguiano y medito. Veo estas cosas como herramientas para la química de tu cerebro.

Simplemente sentarse allí y dejar que las cosas salgan, míralo, no lo juzgues, no te aferres, es realmente útil. A medida que las cosas avanzan y pasan, retendrás un poco de esas cosas que significan algo y alimentarán tus pensamientos. Animo a todos a que aprovechen recursos como este porque los nuevos conocimientos pueden generar grandes cambios en la forma en que aprecias la vida y la forma en que las cosas te afectan.

Las conversaciones con mis hijos también ayudan. Mi hija de 18 años y su novio no se graduaron, no tuvieron baile de graduación ni gran ceremonia. Todo fue virtual. Le dije: “Me siento tan mal”. Y ella dijo: “Bueno, 2020 va a ser una clase memorable. La conclusión es que la gente está muriendo y nosotros no; simplemente estamos pasando por esto, y apesta, pero lo superaremos y lo convertiremos en algo”.


Hablando de las celebraciones, la Fundación Michael J. Fox cumplió 20 este año y ha recaudado más de 1,000 millones de dólares destinados a la investigación.

Cuando lo empecé, no sabía mucho de negocios. Solo era un actor de televisión. Pero sabía que teníamos que tratarlo como una startup. No quería tener una donación; quería que el dinero entrara y saliera. La ciencia estaba por delante del dinero; queríamos ponernos al día con la ciencia. De modo que significó identificar a las personas que están haciendo la mejor investigación y conseguirles dinero para lo que necesitan. Hoy contamos con unos 150 empleados. Es grande.

¿Ha sido difícil recaudar dinero este año?

Ha sido un poco desafiante. Hemos bajado un 20%. Pero todos nuestros sistemas de respaldo se activaron y superaremos esto con fuerza. Hemos identificado tantas cosas. [Ahora mismo estamos trabajando para encontrar] un marcador común para poder tratar la enfermedad antes de que progrese. Eso sería tan bueno como una cura.

 


Vas a cumplir 60 años el año que viene. Tu padre murió a los 61. ¿Eso te asusta? 

Bueno, mi papá tenía mucho sobrepeso, tenía diabetes y enfermedades cardíacas. Estaba jugando al juego corto y lo sabía. Yo estoy jugando el juego largo y estaré aquí por mucho tiempo.

 

Retratos: Mark Seliger

También en esta edición

Compartir