entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Estrategias

Controla el tiempo y gana

Administrar tu tiempo de forma eficiente es una lucha diaria. El trabajo que no hiciste hoy se acumula día con día. ¡Te urge solucionarlo para ser más productivo!

Por: Entrepreneur Staff Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Sigue estos pasos y ¡Haz del tiempo tu mejor aliado!

La mayoría de los emprendedores y de los empleados trabaja más de tres horas extra al día. Además, de acuerdo con un estudio publicado por Online Psicology Degree, 90% de las personas duermen con el celular y el 80% encuentra imposible no revisar su correo fuera de la jornada laboral.

Pero, ¿es esto necesario? No. Trabajar tiempo extra es beneficioso para ti y la empresa únicamente cuando es estrictamente necesario. Pero hacerlo todos los días habla de una ineficiente organización personal y corporativa. Antes de cambiar las estructuras o la forma de trabajar en tu empresa, comienza por ti. Sigue estos consejos para organizarte y mejorar tu desempeño.


 1  Ten un plan

Empieza con un mantra diario, tu objetivo a corto plazo, y tu objetivo a largo plazo. La mejor forma de sacar provecho a tu día laboral es planificándolo.

Dedica entre 20 y 40 minutos diarios a esta tarea y, por ningún motivo, pienses que es tiempo perdido. Todo lo contrario: la definición de una buena agenda de trabajo te permitirá priorizar con certeza y avanzar en los temas realmente importantes.

Si lo haces día con día, finalmente mejorará tu visión global sobre tus tareas y serás capaz de anticipar reuniones difíciles o identificar nuevas tácticas para mejorar tu desempeño. Si llegas temprano, esos minutos de concentración serán tu mejor aliado al momento de planear tu día.


 2  “Comete la rana”

Mark Twain dijo en una ocasión que si lo primero que haces cada mañana es comerte una rana viva, puedes vivir el resto del día con la satisfacción de saber que probablemente eso haya sido lo peor que te iba a pasar en todo el día

Tu rana es la tarea más importante y difícil, esa que sueles seguir aplazando y que te cuesta más trabajo iniciar.


 3  Agenda según tu energía

Hablando de comer ranas, hazlo cuando tengas la mayor energía y te sientas más enfocado, es decir, en tus horas “mágicas”.

Éstas suelen ser 2.5 horas después de que te levantas. Al crear un horario basado en tu energía puedes crear rutinas que te aseguren la mayor productividad posible.

El resultado: resuelves los temas más difíciles con mayor rapidez y efectividad. La otra cara de la moneda es dejar todo para el final y arriesgarte a cometer errores por no estar en tus mejores condiciones físicas y mentales.


 4  Sé decidido

El tiempo que pasas dándole vueltas a una decisión podría ser usado en algo más productivo. Analiza la situación a la que te enfrentas, toma una decisión, vive con sus consecuencias y sigue adelante.


 5  Haz una lista de lo que debes dejar de hacer

Se trata de una lista de todos esos malos hábitos que desperdician tu tiempo o reducen tu productividad.

Escribe estos hábitos para que puedas hacer un plan realista para reemplazarlos con buenos hábitos.

¿Otro secreto? Aunque suene lógico, una recomendación para concentrarte en lo realmente importante es desatender las tareas intrascendentes.

Si no aprendes a decir que no, es muy probable que tu agenda se llene de temas que quitan mucho tiempo y generan pocos beneficios para la empresa y para ti. Todo ello, sin contar el hecho de que toda tarea innecesaria ni se paga ni se agradece. Sé fiel a tu planificación y no te canses sin sentido.


 6  Trabaja cuatro horas al día

La ciencia ha demostrado que sólo deberíamos trabajar cuatro horas al día. Esto no significa que puedas descansar el resto del día, sino que debes enfocarte en tus tareas más importantes cuando eres más productivo.

Pasa el resto del día desarrollando nuevas habilidades y haciendo tareas menos retadoras.

Figuras tan diferentes como Charles Dickens, Henri Poincaré e Ingmar Bergman, que trabajan en campos dispares en diferentes épocas, todos compartieron una pasión por su trabajo, una gran ambición para tener éxito y una capacidad casi sobrehumana para concentrarse.

Sin embargo, cuando observa de cerca su vida diaria, solo pasaban unas pocas horas al día haciendo lo que reconoceríamos como su trabajo más importante. El resto del tiempo, caminaban montañas, tomaban siestas, salían a caminar con amigos o simplemente se sentaban y pensaban.


 7  Adiós al multitask

El multitasking no funciona. De hecho, te toma más tiempo terminar una tarea cuando quieres hacer muchas cosas a la vez porque nuestra mente está yendo de un lado al otro todo el tiempo.

Mejor enfócate en una sola tarea a la vez. Entrena tu cerebro a ir un poco más lento. Es como correr, entre más entrenes tu cuerpo, más rápido puedes avanzar.

El objetivo es que realmente te concentres para resolver problemas o planear nuevos negocios o procedimientos. Además, lo harás en menos tiempo. Evita distracciones y guíate por tu agenda de trabajo


 8  La técnica de Elon Musk

¿Cómo le hace Elon Musk para dirigir Tesla y SpaceX? Divide su día en espacios de cinco minutos, incluida su hora de comida. Al hacerlo de esta manera se mantiene productivo porque se asegura de mantener el ritmo y no desperdiciar el tiempo.


 9   Establece 3 tareas al día

Las listas de pendientes que son demasiado largas no son efectivas porque nadie tiene el suficiente tiempo ni energía para completarlas. Mejor mantén tu lista organizada eligiendo las tres tareas más importantes del día.

Cuando planifiques tu día, deja algunos espacios en blanco para descansar. Tu cuerpo y tu mente necesitarán pausas para recuperar energía.

Recuerda que descansar no es sinónimo de perder el tiempo. Puedes leer tu periódico preferido durante 15 o 20 minutos, tomar un café al aire libre o tener una charla agradable. No abuses de las pausas y evita interrumpir a otras personas mientras te distraes.


 10  Detente a oler… los limones

Una investigación de la Universidad de Ohio encontró que oler un limón mejora el humor de la gente y aumenta sus niveles de norepinefrina, un químico del cerebro relacionado con la toma de decisiones ejecutivas y con la motivación.

Otro estudio encontró que los estudiantes expuestos a aromas cítricos en sus limpiadores tienden a ser más limpios, y un estudio japonés encontró que el aroma de limón mejora la exactitud a la hora de escribir, logrando que los empleados cometan 54 por ciento menos errores.

También en esta edición

Publicidad

Compartir