entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Herramientas

¿De vuelta a la oficina? Cuida la salud mental de tus colaboradores

Evita que tus empleados sufran de estrés innecesario en el regreso a sus actividades.

Por: John Boinott Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Las enfermedades mentales y los problemas de bienestar entre trabajadores ganaban terreno antes de la crisis del COVID-19. Ahora, a medida que las actividades vuelven a reactivarse, es imperativo que las empresas pongan atención tanto en el bienestar físico, como en la salud mental de sus empleados.

Una de las mejores maneras en que los empresarios y emprendedores pueden asegurarse de que esto suceda es liderar la carga ellos mismos. Aquí te mostramos cómo puedes contribuir a la salud mental de cada miembro de tu equipo al modelar buenas prácticas de autocuidado y exhibir un verdadero liderazgo en un tema que todavía incomoda a algunas personas.


Reconocer el costo de no hacer nada

Aunque la enfermedad mental puede no ser tan visible como algunas heridas físicas, eso no significa que sea estrictamente una carga personal. Ciertamente, cualquier líder o ejecutivo de negocios que esté luchando con problemas de salud mental debe hacer frente a gran parte de las consecuencias.

Estas pueden implicar dolor crónico, ansiedad, insomnio, daño a las relaciones personales, falta de apetito o interés en el autocuidado. Pero, los costos de sufrir en silencio van mucho más allá del individuo.

De hecho, un estudio de la OMS de 2019 estimó que la depresión y la ansiedad le cuestan a la economía mundial alrededor de 1,000 millones de dólares cada año en pérdida de productividad.

Además, del absentismo, la dificultad para completar las tareas, las horas perdidas a través de la supervisión o asistencia adicional requerida y más pueden aumentar el número de víctimas.


16,000 millones de pesos
pierden las empresas anualmente por trastornos emocionales como enfermedades profesionales asociadas a las condiciones laborales, accidentes de trabajo, estrés laboral y ansiedad.

Fuente: STPS

La OMS señala que en el mundo alrededor de 450 millones de individuos padecen algún tipo de trastorno mental. En el país, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica en México (ENEP), se estima que los trastornos mentales afectan a casi el 30% de la población.

Estas cifras se ven exacerbadas por la crisis actual y el confinamiento al que se vieron obligadas muchas personas para evitar la propagación del coronavirus. Una encuesta realizada a 5,094 empresas por UENI, una startup en el sector servicios de tecnología empresarial con sede en Reino Unido, reveló que en el actual contexto de incertidumbre frente a una pandemia mundial, el 63% de los emprendedores mexicanos sufre de estrés.

Por tanto, es probable que alguien en tu organización tenga dificultades con su salud mental. Si nadie en tu empresa está abordando este problema con seriedad, imagina cuán solos deben sentirse tus empleados. Y luego, piensa qué bien puedes hacer si cuando regresen al trabajo los saludas con compasión, aceptación y recursos valiosos que realmente ayuden.


¿Qué afecta la salud mental de los emprendedores mexicanos?

  • 48% falta de recursos económicos
  • 23% miedo al cierre del negocio
  • 23% violencia e inseguridad
  • 23% no tener tiempo para la vida personal
  • 17% falta de acceso a financiamiento
  • 13% trámites burocráticos
  • 7% clima político
Fuente: UENI

Hacer un inventario

¿Qué desafíos enfrenta tu lugar de trabajo cuando se trata de lograr y mantener una buena salud mental para tu fuerza laboral y liderazgo?

Las políticas de seguridad inadecuadas, el liderazgo y la comunicación deficientes, la microgestión, la falta de respeto por la autonomía de los empleados, las condiciones y horarios de trabajo inflexibles y el abuso de la administración por parte de los subordinados pueden infligir un daño real a los miembros de tu equipo.

Haz un esfuerzo sincero por encuestar a tus empleados en todos los niveles para identificar las áreas donde su lugar de trabajo necesita mejorar. Asegúrate de que las respuestas de la encuesta sean anónimas para garantizar comentarios honestos.

Eliminar el liderazgo de la compañía del proceso también puede asegurar a los trabajadores que sus respuestas se mantendrán confidenciales y no generarán reacciones violentas.

Comienza con una estrategia reflexiva. Siempre coloca a las personas primero, por encima de las medidas de reducción de costos. De esa manera, tu personal estará disponible para ayudar a tu empresa a aumentar sus ingresos y ganancias.


La depresión es la principal causa mundial de discapacidad
y contribuye de forma muy importante a la carga mundial general de morbilidad.

Fuente: OMS

Políticas de salud mental

La clave para ayudar a los empleados a que regresan a recuperar y mantener una buena salud mental después de la crisis es brindarles el apoyo que necesitan sin penalizarlos. Con demasiada frecuencia, las empresas pueden ofrecer asesoramiento y otros beneficios de salud mental, pero luego dificultan que los trabajadores realmente ejerzan esos beneficios.

Si un empleado va a ser penalizado por faltar al trabajo para asistir a sesiones de asesoramiento semanales que solo se pueden realizar durante el horario laboral, entonces es probable que ese trabajador no continúe priorizando su salud mental asistiendo a esas sesiones. Asegúrate de que sus beneficios no se vean simplemente “en papel”.

Capacita a los líderes para que puedan detectar problemas graves de salud mental y ayudar a los empleados a obtener la ayuda que necesitan sin avergonzarlos. El liderazgo en este tema comienza en la parte superior y se filtra hacia abajo.


Cuando modelas una actitud saludable hacia el bienestar mental para tu empresa, esa actitud se filtrará a la gerencia media, los supervisores y toda la fuerza laboral. 


Cuenta tu historia

Cuando el ex policía de la policía de Nueva York Eric Adams comenzó a luchar con el impacto en la salud mental de su trabajo en la fuerza policial, empezó a practicar la meditación como parte de un programa integral de autocuidado y gestión de la salud mental. Ahora presidente del condado de Brooklyn, está encontrando un propósito y un equilibrio en el proceso de contar su propia historia de salud mental.

Sean Percival, cofundador de la empresa de ropa infantil Wittlebee, también escribió abiertamente sobre cómo el suicidio de un colega y compañero fundador en 2013 impactó su propia salud mental y alentó a otros emprendedores con dificultades a hablar y pedir ayuda.

Estos empresarios y muchos otros han dado un paso audaz para ayudar a eliminar el estigma injustificado que rodea la salud mental y el bienestar en los negocios y en la vida pública. Tomar el control de tu propia historia contándola a otros en un entorno constructivo y seguro no solo te ayuda a sanar, sino que también ayuda a otros que podrían estar sufriendo innecesariamente en silencio.


Evita la depresión

La OMS señaló las siguientes medidas para no caer en depresión durante el confinamiento. Síguelas:

  1. Mantenerse en contacto con seres queridos.
  2. Optar por seguir conectado por teléfono, correo electrónico, redes sociales o videoconferencia.
  3. Continuar con tus rutinas diarias personales o crear nuevas si las circunstancias cambian.
  4. En momentos de estrés, prestar atención a las propias necesidades y sentimientos.
  5. Hacer ejercicio regularmente, rutinas de sueño regulares y comer comida sana.
Fuente: OMS

También en esta edición

Compartir