entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Estrategias

DESMITIFICA LA MOTIVACIÓN Y LA FUERZA DE VOLUNTAD

Un emprendimiento y un negocio con enfoque en procesos eficientes y bien diseñados genera buenos hábitos y permite seguir de manera sistemática.

Por: Iñaki de la Parra Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

En este periodo de crisis a causa del coronavirus me he sentido muy frustrado al ver que los emprendedores se centran en las dos típicas leyendas urbanas para tratar de conseguir sus objetivos:

Te tengo malas noticias, ninguno de estos dos conceptos sirve para obtener resultados en una crisis. Si llegas a utilizar alguno de ellos, minimizarás las posibilidades de lograr algo duradero, exitoso y que además disfrutes mientras lo construyes.

Te recuerdo que eres emprendedor por deseo propio, no porque alguien te haya contratado para serlo, así que acepta cariñosamente la oportunidad que te da la crisis para sacar a relucir tu creatividad, tu apertura al aprendizaje y de llevar a la máxima expresión tu libertad para detectar las oportunidades y aterrizar las soluciones necesarias para cualquiera que sea tu caso: crecer, sobrevivir o consolidarte.


Una crisis como la que estamos viviendo denota una situación grave que posiblemente no haya sido la única y que tampoco será la última que vivas como emprendedor. ¿Recuerdas la crisis de 2008 y todas las que le proceden en México? La realidad es que de todas las crisis se puede obtener una oportunidad y por más trillado que suene el concepto, eso es 100% real.

Al ser un emprendedor tienes capacidades más desarrolladas en términos de ejecución, manejo del riesgo, aprendizaje y pragmatismo, por lo que mi consejo es que consideres todo ello en el diseño de tu propia ecuación para superar esta crisis.

No encontrarás la solución si sigues estresado y, mucho menos, si te concentras en la motivación o la fuerza de voluntad como estrategia. Debes estar atento, fresco de mente y no perder el pragmatismo que te ha traído hasta esta nueva oportunidad donde puedes demostrarte a ti mismo tu espíritu emprendedor.


Cómo reaccionar ante el estrés para tomar decisiones acertadas

Debes saber que hay una creación brillante en tu cerebro llamada amígdala. Una de sus funciones principales se conoce como la reacción de fight or fly, o bien, la reacción de lucha o escape infundida en el ser humano para aumentar sus posibilidades de supervivencia.

En esta era en la que ya no somos perseguidos por animales salvajes, pero no hemos dejado der ser objeto de otros predadores, la amígdala puede ocasionarnos algunos inconvenientes.

La combinación de crisis, trabajo remoto, todo el mundo en casa, cambios en los patrones de consumo y el bombardeo mediático influyen significativamente en tu amígdala de modo que puede empezar a gobernar peligrosamente en la toma de decisiones de tu negocio y mucho otros aspectos de tu vida.


La reacción humana e inmediata de paralizarse por situaciones que no sean de peligro inminente no lleva a nada bueno. Cuando la reacción de lucha o huida se produce en situaciones completamente inapropiadas, el producto de las acciones no suele ser efectivo. Por ejemplo, cuando quieres seguir ejecutando un proceso a pesar de la crisis o cuando identificas una oportunidad de negocio en medio del caos.

La única forma de mantener el rumbo y una mejora continua de tus procesos y hábitos –fundamento de la filosofía japonesa kaizen–, es a través de buenos procesos que reduzcan las situaciones estresantes que puedan presentarse en el camino.

Enfocarte en implementar cambios y hábitos contundentes por medio de procesos sólidos, tanto en tu vida personal como en tu negocio, hará la diferencia sobre todo en tiempos difíciles que, contrario a lo que parezca, podrían ponerte frente a frente con la oportunidad de tu vida.


La verdad detrás del mito

Ahora bien, es tiempo de deshacernos de las leyendas emprendedoras en tiempos de crisis, desenmascararlas y plantear estrategias mucho más efectivas:

1.- La leyenda de la motivación

¿Por qué?  Porque se centra exclusivamente en el objetivo y no en el proceso. En ese sentido, los emprendedores y sus equipos se motivan por la asociación a la perfección y la perfección solo exististe en las películas, la televisión y las redes sociales.

Una mejor solución: tu enfoque debe estar en dejar la zona de confort, tener una cultura organizacional, apertura al aprendizaje y dejar que tu equipo ejecute lo que sabe hacer en un nivel de excelencia. Hay que minimizar el ruido causado por factores externos, apalancándote exclusivamente en tus fortalezas y no abrumarte por las debilidades de los colaboradores, la marca o el líder; menos aún por los retos que plantean los factores externos.


2.- La leyenda de la fuerza de voluntad

¿Por qué? Porque se centra en la lucha y sus dificultades y, nuevamente, deja de lado el proceso.

Los emprendedores y sus negocios deben esforzarse en adquirir nuevas habilidades mientras combaten mentalmente la idea traumática y negativa del dolor. Esa negatividad es una creación imaginaria que se convierte en la bandera de la lucha diaria que suele mermar física y mentalmente a todo el equipo.

Una mejor solución: utiliza las fortalezas individuales y súmalas a las fortalezas colectivas de todo el equipo. Usa herramientas y sistemas que mantengan de manera eficiente y consistente los procesos que, a su vez, permitirán mantener el rumbo en situaciones poco ideales como la pandemia. El proceso deberá reflejar que incluso las fallas constantes son parte del proceso mismo y del camino hacia los objetivos planteados.

En mi opinión, el máximo riesgo es para los emprendedores que no tienen claros sus procesos y que siguen exclusivamente enfocados en los resultados cuestionando incluso si seguir o no sus procesos en medio de la crisis.


Diseña buenos procesos (haya o no crisis)

Un buen proceso se caracteriza por estar diseñado para ser ejecutado en las mejores y peores circunstancias, como es el caso de la pandemia por COVID-19. Cuando se diseña un proceso, también debe de tener cierto grado de flexibilidad y permitir incorporar nuevas variables, pero sin desechar procesos enteros y salirse del camino por completo.

Construir procesos eficientes y tener la capacidad de ejecutar sin pensar demasiado es fundamental. Confiar en los procesos de negocio es básico en tu emprendimiento. Los procesos funcionan en los días buenos y malos, y no deben permitir que te detengas continuamente a sobre analizar las cosas.

Un emprendimiento y un negocio con enfoque en procesos eficientes y bien diseñados genera buenos hábitos y permite seguir de manera sistemática.


De igual manera es importante saber que aun cuando tu proceso esté magistralmente diseñado, tendrás fallos y errores. Lo anterior no implica que debas intentar corregirlos todos. Toma en cuenta que puedes estar cometiendo muchos errores ahora mismo, fallas que nunca has visto y de las que quizá nunca te percates.

Una gran parte de tu éxito será si tu proceso está diseñado de tal forma que permita que la satisfacción y el logro forme parte de tu día a día. Disfrutar el proceso incrementará tus posibilidades de seguir en el juego a largo plazo, independientemente del objetivo alcanzado y sí, a pesar de las crisis o los desafíos a los que te enfrentes.


Caminar hacia un objetivo lleva tiempo, te aconsejo que no intentes concentrarte en los atajos, eso terminará costándote más recursos y frustraciones. Con los atajos no solamente corres el riesgo de salirte del camino, sino también de sacrificar muchas veces los valores más intrínsecos de tu emprendimiento. Es mejor ser paciente e ir por el camino elegido incluso en los momentos más duros que debas vivir.

La crisis es solamente otro punto en el tiempo, otro reto que vencer, otra oportunidad para sobrevivir y crecer. La vida sigue y para poder continuar la clave es un buen proceso, maximizar los recursos (hacer más con menos) y disfrutar en el proceso de ejecución (es cuestión de enfoques y filosofías).


Los resultados llegarán, buenos o malos –y a menudo eso será independiente de una buena o mala decisión–, solo necesitarás paciencia, a la gente adecuada a tu alrededor y mucha pasión para mantenerte en el camino que elegiste.

Si utilizas un enfoque pragmático ante las crisis, los fracasos, los errores cometidos y los obstáculos, podrás utilizarlos como algo positivo y apalancarte para salir adelante sin importar el ritmo que te exijan cada reto en el negocio. Pero recuerda, siempre con especial énfasis en tus fortalezas.

 

Iñaki de la Parra inició en el mundo del emprendimiento desde los 12 años, hoy hace negocios en México, América Latina y Europa. Es presentador de Negocios en Bentley, plataforma que comparte los secretos mejor guardados de las figuras que han cambiado la forma de hacer negocios en países de habla hispana.

 

También en esta edición

Compartir