entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Portada

Desmitificando la inversión de impacto

Estas son las diferencias entre filantropía, inversión socialmente responsable y la inversión de impacto.

Por: Phillip Price Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Desde las cifras de 100 millones de personas nuevas que entran en pobreza extrema debido al COVID-19, la creciente crisis climática y los innumerables desafíos que enfrenta el océano, por nombrar solo tres temas, la magnitud de estos problemas es revela que las oportunidades para la inversión de impacto continuarán expandiéndose. De hecho, como recientemente planteó la hipótesis del reconocido inversor de capital de riesgo Chamath Palihapitiya: “El primer billonario del mundo se hará con el cambio climático”.

Resolver problemas a escala humana, o quizás incluso a escala de la vida misma, y ganar un billón de dólares en el proceso es exactamente la llamada de atención que el mundo necesita para atraer el mejor talento y el capital necesario para que esto suceda. Pero ¿qué es la inversión de impacto precisamente?


Los orígenes de la inversión de impacto

Para comprender la inversión de impacto se debe comenzar con la filantropía. Etimológicamente, filantropía significa “amor por la humanidad”. Los ejemplos se remontan a tres milenios antes de Cristo a las leyes babilónicas que decretaron castigos para los fuertes que abusaron de los débiles, mientras que otros ejemplos antiguos se pueden observar en el catolicismo, el islam y el judaísmo.

Un ejemplo moderno es el Foundling Hospital, el primer hospital infantil construido en el siglo XVIII en Londres para huérfanos que vivían en la calle. En Estados Unidos, magnates como Andrew Carnegie y John D. Rockefeller, que hicieron sus grandes fortunas en la floreciente economía del siglo XIX a partir del acero y el petróleo, respectivamente, dedicaron sus vidas posteriores a causas filantrópicas. Carnegie financió más de 2,500 bibliotecas y finalmente regaló el 90% de su fortuna, mientras que Rockefeller invirtió enormes sumas en medicina, educación superior e investigación científica.

Este legado de filantropía impregna la comprensión de la inversión de impacto que, formulada hace menos de 15 años, es incipiente en comparación. Definidas como inversiones que buscan generar retornos sociales, ambientales y financieros positivos, la inversión de impacto todavía se confunde hasta la fecha a veces con la filantropía, quizás en parte porque tanto Carnegie como Rockefeller fueron capitalistas convertidos en filántropos de renombre mundial.


Un espectro de inversión diverso

Sorprendentemente, el concepto de inversión socialmente responsable ha existido durante casi un siglo. El primer ejemplo fue el Pioneer Fund, lanzando en el 1928, que utilizaba el modelo de Inversión Socialmente Responsable (SRI) y un filtrado negativo o enfoque de “no hacer daño” como eran evitar inversiones en alcohol, tabaco, casinos e industria de armas.

Esto ha sido reemplazado por la inversión ambiental, social y de gobernanza (ESG), para empresas que son calificadas en estas tres áreas, lo que permite a los inversores ser más proactivos y permitir una evaluación positiva. ESG analiza cómo las empresas gestionan de manera más responsable sus relaciones con las partes interesadas (capital humano, responsabilidad por productos, oportunidades sociales, cambio climático, medio ambiente, gobierno corporativo, etc.), pero esto no impide que los gerentes de ESG inviertan en industrias como el petróleo y el gas, por ejemplo.

Mientras que SRI y ESG se enfocan en los mercados públicos, la inversión de impacto se enfoca en los mercados privados y busca impulsar el cambio social o ambiental a través del mismo producto o servicio ofrecido. Por ello se está invirtiendo para el impacto, y cada dólar invertido busca generar resultados. Los negocios sociales, aplicando la terminología financiera tradicional, son aquellos que generan ganancias de triple resultado, donde hay una ganancia neta desde un ángulo financiero, social y ambiental.

Junto con los dos extremos de las finanzas convencionales con fines de lucro y las donaciones filantrópicas sin fines de lucro, SRI, ESG, la inversión de impacto y la filantropía de riesgo, entre otros, conforman un espectro de inversión diverso, que ofrece diferentes perfiles de rendimiento financiero y social para inversores.


Empresas dentro de este espectro

No todas las empresas pueden generar el mismo tipo de retornos, y eso está bien. Por ejemplo, si una empresa no tiene una ruta clara hacia la rentabilidad, es probable que esto signifique que dependerá en gran medida de las donaciones para sobrevivir. En este extremo del espectro, estás más enfocado en donaciones y filantropía.

Si un negocio se encuentra en una etapa inicial o tal vez tiene un modelo que no se financia completamente a sí mismo a través de las ventas, entonces la filantropía de riesgo o el capital concesional serán una mejor opción. Si una empresa tiene una estrategia clara para alcanzar la rentabilidad y la escala, o ya está en esa ruta, entonces es el tipo de candidato adecuado para llegar a fondos de impacto que buscan retornos a la tasa del mercado.

Al acercarse a un inversor de impacto, es fundamental comprender cuáles son sus expectativas de rendimiento y cómo encaja esto con el negocio. Como emprendedor, es clave tener la autoconciencia de dónde se encuentra la empresa en el espectro de inversión y, como consecuencia, cuál es el tipo de capital correcto.


Instrumentos de inversión

Otro tema importante es la alineación del capital apropiado tanto para empresas como para inversores. Las estructuras tradicionales de financiamiento de deuda y capital a menudo no cumplen con los requisitos de las empresas sociales en etapa inicial ni tampoco los requisitos de rentabilidad de los inversores. En muchos casos, las salidas de acciones son poco probables o no pueden ofrecer el clásico 10x que exigen los capitalistas de riesgo tradicionales, mientras que la deuda estándar puede ser demasiado onerosa.

Esto ha llevado a los inversores a ser creativos y crear instrumentos de autoliquidación a través de salidas estructuradas que no dependen de una venta a otro fondo (una venta secundaria), a otra empresa (M&A) o una cotización pública (una OPI). De hecho, para luchar contra esta inversión tradicional de capital de riesgo de “estilo solo unicornio”, la comunidad de impacto ha definido las empresas de inversión “cebra” que no son candidatos tradicionales de capital de riesgo.


La salida estructurada se deriva del desempeño de la empresa, ejemplos de estas estructuras de pago contingentes, incluida la deuda basada en ingresos o en el flujo de efectivo, el capital autoliquidable y el demand dividend.

Si bien cada instrumento tiene sus beneficios y se adapta a cada empresa, por lo general dependen de generar un flujo de caja positivo, lo que significa que no son adecuados para aquellas empresas que se encuentran en una etapa inicial o que tienen pocas perspectivas de alcanzar el equilibrio financiero.

Ten en cuenta que existen otros tipos de instrumentos de inversión además de acciones o deuda. El hecho de que su empresa no encaje en el casillero típico de venture capital que no quiere decir que no pueda generar buenos rendimientos para los inversores, así que esté preparado para ser creativo.


Definición de impacto

Los productos o servicios de estas empresas sociales están diseñados específicamente para abordar problemas sociales y ambientales específicos. Naturalmente, estos temas son de amplio alcance, en muchos casos alineados con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, y tocan áreas como pobreza, salud, educación, género, energía, crecimiento económico, acción climática y prácticas de producción sostenible, entre otros.

Además de una tesis de inversión tradicional, los fondos de impacto tienen una tesis de impacto. Estos varían significativamente, centrándose en objetivos específicos que son relevantes para el contexto del fondo y el enfoque geográfico, así como la experiencia del equipo de inversión.

Por ejemplo, el acceso a la educación y la construcción de nueva infraestructura son claves en los países en desarrollo, mientras que capacitar a las poblaciones para el futuro del trabajo o reutilizar la infraestructura existente es más relevante en los países desarrollados. Otro ejemplo, esta vez desde el ángulo de los ODS, la vida bajo el agua es más relevante para la nación insular de Madagascar, mientras que la vida en tierra es clave para la Mongolia sin litoral.


Existen diferentes niveles de impacto, que pueden entenderse como amplitud y profundidad. Para comprender esto, es clave reconocer que no todos los impactos nacen iguales. Por ejemplo, no es lo mismo ofrecerle a alguien un producto financiero (por ejemplo, una cuenta bancaria) por primera vez, que integrarlo en una cadena de valor global con precios de comercio justo, que transferirle con el tiempo la participación accionaria de una empresa rentable. Estos diferentes tipos de impacto, naturalmente, tendrán una amplitud (algunos son mucho más escalables que otros) y profundidad (algunos tendrán un mayor impacto en la generación de ingresos y la construcción de activos de los beneficiarios) muy diferentes.

Por último, y de lo más importante, quien va a ejecutar sobre este mandato de impacto es al final el emprendedor. Para tener una perspectiva clara de que hay compromiso en lograr esta misión, y evitar una desviación en la misma, un inversionista busca una clara alineación de su parte.

En resumen, los inversores de impacto buscarán una alineación de impacto, determinar su amplitud y profundidad, y confirmar la misión del emprendedor. Para los inversores de impacto cumplir los objetivos de impacto es igual de importante que los financieros. No escatime en ninguno.


Impacto de Medición

De la misma manera que una empresa tradicional informa sobre métricas operativas y financieras, las empresas sociales también informan sobre sus métricas de impacto. En general, una mayor definición de métricas le ayudará a usted, las partes interesadas y los inversores a comprender más profundamente su negocio y su impacto.

Hay dos tipos de métricas. Por un lado, métricas estándar listas para usar. Quizás algunos de los más conocidos y completos son IRIS del GIIN. Este proporciona una amplia gama y varias secciones transversales, ya sea que se vincule por ODS, categoría de impacto, entre otros. GIIRS es otra opción.

Por otro lado, hay métricas personalizadas. Si bien el uso de uno de los conjuntos estandarizados anteriores puede ser suficiente, tal vez no capture exactamente el impacto que está generando en la empresa, por lo que una métrica personalizada puede ser más relevante para su contexto e intervención particulares.

Vale la pena mencionar que no hay una métrica mejor que otra; una empresa agroforestal comercial regenerativa probablemente tendrá métricas muy diferentes a las de una plataforma tecnológica centrada en potenciar las oportunidades de empleo de los obreros, por ejemplo. Elija los que sean adecuados para la empresa.

De la misma manera que los inversores tradicionales exigen que la empresa presente informes financieros detallados, las empresas también deben estar preparadas para ser tan rigurosas en sus informes de métricas de impacto. Esto no es una opción. Estas métricas de Estrella del Norte son, en última instancia, un factor de motivación clave para los fundadores y las partes interesadas de la empresa.


Retornos similares o superiores

Vale la pena recordar que, desde la perspectiva de los rendimientos, la inversión de impacto se encuentra en el punto medio del espectro de inversión, donde los rendimientos financieros, en algunos casos a la tasa de mercado, pueden obtenerse junto con la generación de importantes beneficios sociales y ambientales también; no es necesario ser concesionario en uno para ganar el otro.

Inevitablemente, muchos se preguntan si eso es viable. Si bien existe capital filantrópico o “concesionario” (capital que busca rendimientos por debajo de la tasa de mercado), que de hecho es necesario para algunos proyectos, invertir para generar impacto no necesariamente reduce los rendimientos financieros. De hecho, los fondos ESG superaron al S&P 500 durante COVID-19, mientras que los datos de rendimiento de Cambridge Associates muestran que los fondos de impacto han generado retornos a la par con fondos similares sin objetivos ambientales o sociales.

Esto explica el crecimiento explosivo de los activos que se alejan de la inversión tradicional. Mientras que los mercados de capitales globales, que incluyen acciones y bonos, suman alrededor de 200 billones de dólares, los activos ESG a partir de 2020 ascienden ahora a 40.5 billones de dólares. Aún pocos en comparación, los activos de inversión de impacto también han crecido rápidamente, con 715 mil millones de dólares de activos a partir de 2020 según la Red de inversión de impacto global (GIIN).


En resumen

Hay muchos tipos de inversores, todos buscando diferentes tipos de rentabilidad social y financiera, potencialmente interesados ​​en industrias o verticales muy específicas. En cuanto a la industria de inversión de impacto en sí, ha madurado significativamente, innovando en tipos de instrumentos y refinando la definición de lo que significa “hacer el bien”, y ha demostrado que puede generar retornos a tasas de mercado. Quizás la hipótesis de Chamath de que el primer billonario se hará en cambio climático no es tan chiflada como podría haber sonado al principio.

Phillip Price es director de Inversiones en CO Capital y Chartered Financial Analyst por el CFA Institute.

También en esta edición

Compartir