entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Estrategias

EDISON, TESLA Y LAS COMPETENCIAS PARA EMPRENDER

El que nos apasione que hacemos es muy importante, pero el tener un objetivo claro y saber comunicarlo en nuestras organizaciones es vital. Aquí te explicamos el por qué.

Por: Mónica Torres Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

El emprendimiento es la actividad de crear un negocio o negocios con el cual se espera generar una utilidad. Pero actualmente parece  una “moda” en la que todo el mundo busca generar beneficios a través de ofertar productos y servicios.

Los emprendedores desempeñan un papel clave en cualquier economía, toda vez que a partir de sus habilidades e iniciativa, se anticipan a las necesidades de los demás y son capaces de aportar nuevas ideas al mercado.

Todo comienza con una idea, pero el éxito de esta depende de las competencias que el emprendedor tenga desarrolladas y la forma en la que materializa su empresa.


Se dice que el emprendedor debe identificar un problema o necesidad y convertirlo en oportunidad. Sin embargo, estas oportunidades existen por el hecho de que diferentes personas o empresas poseen una serie de creencias sobre el valor de los recursos, por lo que la teoría del empresario se centra justamente en la heterogeneidad existente en la creencia sobre el valor de los recursos.

Entonces ¿qué es lo que hace que un emprendimiento sea sustentable en el largo plazo?, ¿qué hacen los emprendedores exitosos?, ¿qué piensan?, ¿cómo deciden?, ¿cómo sienten?, ¿qué les motiva? Definitivamente no es la formación académica, el carisma o las relaciones. Son sus competencias.

Ser competente es que en conjunto las aptitudes, actitudes, conocimientos, habilidades y destrezas de una persona sean utilizadas para que su desempeño sea el adecuado para alcanzar sus objetivos. Es decir, no es el conjunto de nuestras capacidades, es cómo hacemos uso de ellas.


Uno de los mejores ejemplos en la historia el caso de Thomas Alva Edison y Nikola Tesla. El primero era una persona tímida, reservada y tal vez un poco sordo. A falta de educación formal, era un hombre extremadamente práctico, y con gran sentido de negocio. Dejó la mayor parte del trabajo de experimentación y creación de los prototipos a sus asistentes, lo que le permitió tener múltiples patentes e invenciones desarrollándose en paralelo. Sus “fábricas de invención” dividieron el proceso en pequeñas tareas, lo que sentó las bases de la innovación moderna.

Tesla era carismático y poseedor de muchas habilidades sociales. Pero también era arrogante, perfeccionista y desordenado, se dice que le costaba mucho llevar sus ideas a la acción. Tenía una gran capacidad para recordar con mucha precisión imágenes y objetos, por lo que la mayoría de los problemas que se le presentaban los resolvía en su mente y desarrollaba prototipos utilizando pocos bocetos.

Aunque los inventos de Tesla sentaron las bases de la tecnología moderna, a diferencia de Edison, murió endeudado, sin un centavo y dejando tras de sí 300 patentes. General Electric, la empresa que fundó Edison (quien registró 1.093 patentes), existe hasta nuestros días.


Para pensar y actuar con eficacia necesitamos disponer de los conocimientos, habilidades y motivación necesarias que nos hagan capaces de enfrentar y resolver problemas de manera práctica y creativa, llegando a resultados de manera práctica.

¿Cuáles con las competencias deseables en un emprendedor? Las dividiremos en dos: las personales, que son inherentes a la persona y su forma de autogestionarse; y las empresariales, que permiten al emprendedor consolidar y crecer su negocio, permitiendo su permanencia.




Como verás, el emprendimiento demanda algo más que buenas ideas y trabajo. También requiere que los emprendedores comprendan la importancia de trabajar en su persona para desarrollar las competencias básicas y claves para llevar a buen puerto su negocio.

Aunque algunas habilidades son innatas, muchas pueden desarrollarse, como fue el caso de Edison. Sin ser una persona sociable y cuyos estudios definitivamente lo ponían en desventaja ante Tesla, desarrolló las competencias necesarias no solo para comercializar sus patentes, sino para implementar un know how que le permitió formar una empresa que ha resistido el paso del tiempo gracias a su capacidad de adaptación.

En cambio, Nikola Tesla, un brillante inventor, con muchas competencias personales innatas, al no desarrollar algunas de sus competencias empresariales, su legado fue más de conocimientos que económico. Si estás en proceso de emprender, considera qué competencias deberás fortalecer o desarrollar. No permitas que el adolecer de alguna de ellas te detenga.

Mónica O. Torres es experta en Prevención Financiera. Puedes escribirle a: [email protected]

También en esta edición

Compartir