entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Lecciones

EL ÁVE FÉNIX QUE CUMPLE EL SUEÑO AMERICANO

La mexicana Mónica Esmeralda León es la primera cineasta latina en tener un estudio en Estados Unidos. Sus largometrajes independientes compiten con películas de Hollywood.

Por: Estivaly Calva Tapia Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Hacer cine es el sueño de muchos. Hoy con la tecnología es asombroso que Mónica Esmeralda León haya filmado su propia película con un iPhone 7. Pero eso no es todo. Ella es la primera cineasta latina en Estados Unidos en hacer largometrajes. Y parece que va siguiendo los pasos de Alejandro González Iñárritu o Guillermo del Toro porque en 2019 fue nombrada la próxima generación de estrellas en ascenso de Hollywood por la revista Mogul.

Ella es actriz, tiene 30 años y es de Michoacán. Llegó a los 15 años a Chicago porque su papá quería que aprendiera el idioma inglés y que tuviera una mejor vida. En 2014 fundó junto con el actor Zachary Laoutides el primer estudio de cine de propiedad latina que opera en Chicago, Los Ángeles y Phoenix: Ave Fenix Pictures.

 


Ave Fenix Pictures crea filmes independientes sin el respaldo financiero de un gran estudio cinematrográfico. Gracias al streaming video o video on demand ha sido posible poner sus películas junto a las de Hollywood; y de esta manera pueden competir. Le han llegado ofertas para la distribución de su material porque sus largometrajes ganan premios, nominaciones y comentarios positivos en festivales de cine.

“Pienso que con las nuevas reglas de diversidad de los premios Oscar, mi estudio tiene una gran ventaja en esta industria, ya que trabajamos con muchos artistas hispanos y cineastas minoritarios”, expresa Mónica en entrevista desde la ciudad de Chicago.


La primera película con actores pandilleros reales

Antes de ser emprendedores, Mónica y Zachary se dieron cuenta de que tenían algo más en común aparte de ser actores: el ayudar a jóvenes de su vecindario que estaban metidos en bandas delictivas.

“Tratamos de pensar cuál era la mejor manera de seguir con nuestro sueño de producir cine sin dejar fuera el involucrarnos en la vida de estos muchachos para introducirlos en las artes escénicas”, explica.

Mónica y Zachary decidieron filmar su ópera prima Adiós, vaya con Dios que se estrenó en 2016, e invitaron a estos jóvenes a trabajar en la producción. Esta fue la primera película que invitó como actores a integrantes de pandillas callejeras de Chicago. Es un largometraje urbano que recrea la vida de la juventud dentro del mundo del hampa. Así fue como comenzó Ave Fenix Pictures, un estudio de cine que se enfoca en historias relacionadas con problemas de la sociedad.


En el Festival de Cine en Beverly Hills llamado Bel Air, Adiós, vaya con Dios ganó el segundo lugar como mejor película y también fue nominada en la categoría de mejor dirección. Mónica y Zachary dieron el crédito al director de la película a la misma comunidad del barrio utilizando el título: La Raza. Además, Zachary Laoutides fue nominado en Bel Air como el mejor actor y guionista.

“Básicamente nos dimos a conocer por los festivales de cine. El primer filme nos abrió muchas puertas. Me llegaron invitaciones para entrevistas y los periodistas me decían que yo era la primera latina fundadora del primer estudio de cine latino en Chicago y el Medio Oeste; y que era la primera que estaba haciendo largometrajes. Después nos llegaron ofertas para la distribución del material”, comenta Mónica.

La distribución de las películas de Ave Fenix Pictures se realiza a través de las siguientes plataformas que sí creen en las producciones independientes y las apoyan: Redbox, YouTube, Amazon Prime, InDemand, Direct TV, Dish, iTunes, Google Play, Microsoft, Playstation video, 1091 Films, FandangoNOW, Huly, AT&T, Verizon, Vudu y Tubi.


El primer largometraje filmado con un iPhone 7

Este estudio latino comenzó prácticamente sin capital, simplemente fue un sueño, que se hizo realidad gracias a la comunidad que los apoyó mucho. “Lo que hicimos fue usar los talentos de cada persona y traer todo lo que teníamos sobre la mesa”, dice la joven cineasta.

El rodaje de Adiós, vaya con Dios generó tanto entusiasmo que otros artistas se interesaron en el proyecto. De hecho, fue la primera película que unió a músicos de la Ciudad de México y del Reino Unido para trabajar en la banda sonora del filme. El Informe de Lanzamiento de DVD y Blu-ray dijo que “Adiós, vaya con Dios es una pieza poderosa de cine”. Otros críticos como Inquisitr, un sitio web de noticias de actualidad, mencionó: “Están cambiando el juego del cine”, y huellas.mx comentó: “Haciendo algo único”.

 


Ave Fenix Pictures ha realizado tres largometrajes. Su nueva película la comenzarán a rodar en marzo, si el confinamiento a causa por la pandemia del COVID-19 lo permite.

En 2018 se estrenó su segunda película. Se llama Arise from Darkness (Levántate de la oscuridad) y fue filmada con el IPhone 7. Obtuvo tres nominaciones como mejor director, mejor guión y mejor actor en el festival de cine Film Invasion Los Ángeles. Está basada en los hechos del del psíquico Lázaro Rubén Torres, clínicamente declarado muerto en cinco ocasiones distintas.

“Siempre estamos buscando formas diferentes de hacer las cosas. Nos gusta estar experimentando. Ahora es más fácil porque hay celulares de gran calidad y también muy buenas aplicaciones. También rentamos equipo porque continuamente sale tecnología nueva y queremos estar actualizados”, dice la también productora.


En 2019 lanzaron la tercera película titulada Black Ruby (Ruby negro), la cual fue nominada por el Festival de Cine Independiente de Londres como mejor mejor película, mejor director, mejor guión, mejor actor, mejor película extranjera y mejor tráiler. En el Festival Internacional de Cine de Roma o Rome Film Awards obtuvo las nominaciones como mejor película, mejor director, mejor actor, mejor escritor y mejor film internacional. “Black Ruby” también ganó como la mejor película en Los Angeles Film Forum.

Where Sweet Dreams Die (Donde mueren los dulces sueños) es su nuevo proyecto. Fue anunciado en Deadline Hollywood, un sitio web de noticias de Hollywood y esperan comenzar a rodar en marzo próximo. Se trata de un italiano americano que está a punto de perder su restaurante y también a su esposa por la pandemia del COVID-19.


Premios y nominaciones

Película: Adiós, vaya con Dios

Subcampeona como mejor película en el festival Bel Air

Nominaciones: mejor dirección, mejor guión y mejor actor

Película: Arise from Darkness

Festival: Film Invasion Los Ángeles

Nominaciones: mejor director, mejor guión y mejor actor

Película: Black Ruby

Ganadora de la mejor película en Los Angeles Film Forum

Festival: Festival de Cine Independiente de Londres

Nominaciones: mejor director, mejor película, mejor actor, mejor guión, mejor película extranjera, mejor tráiler.

Festival: Rome Film Awards

Nominaciones: mejor película, mejor director, mejor actor, mejor escritor y


Amor, paciencia y buena administración

Para Mónica hacer cine en Estados Unidos ha sido difícil porque es un campo más de hombres. “Cuando eres mujer sientes el desacuerdo de los hombres acerca de cómo veo las cosas o cómo las quiero. Pero cuando vieron mi trabajo me gané el respeto y pudimos colaborar muy bien”.

Si quieres producir películas “hay que tener mucho amor y paciencia para poder seguir adelante”, asegura. Pero también hay que ser buen administrador.Al que bien administra, bien le va”, dice el proverbio bíblico.

 


Esta empresa encabezada por Mónica y Zachary se ha convertido en un destacado estudio cinematográfico independiente, galardonado y nominado con películas que se estrenan en Bel Air, Los Ángeles, Londres y Roma. “Ahora con todo lo de la pandemia tenemos que ver cómo hacer las cosas mejor para no quedarnos atrás. Trabajamos con cinco estudios diferentes de producción. En promedio nuestro equipo de trabajo es de 40 a 50 personas depende el proyecto”.

Mónica asegura sentirse orgullosa porque ella llegó a Chicago con muchos sueños y los está cumpliendo. Además, está abriendo las puertas a otros latinos como ella que les gusta el medio de la filmación.

 

También en esta edición

Compartir