entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Portada

EL MOMENTO IDEAL PARA EMPRENDER

Los emprendimientos y pequeños negocios en México pueden prosperar si se adaptan a su entorno y escuchan a sus clientes. Anímate a dar el gran paso.

Por: Marisol García Fuentes Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

En los últimos meses hemos escuchado un sinfín de malas noticias sobre el impacto que ha tenido el COVID a la actividad económicas de las pequeñas y medianas empresas. Sin embargo, esta crisis también se han abierto nuevas oportunidades para aquellos emprendedores que están dispuestos a escuchar al mercado.

En Estados Unidos, el Buró de Censo señala que hubo un 77% más solicitudes de nuevos negocios y en Brasil se reportan 580,000 nuevos micronegocios. Desafortunadamente no hay cifras tan alagueñas para México, donde el INEGI reporta la desaparición de más de un millón de Pymes, pero seguramente habrá un incremento de emprendimientos, impulsados sobre todo por necesidad.

¿Cómo hacer que estas nuevas iniciativas se conviertan en negocios escalables y sostenibles? Platicamos con Albert Napoli, profesor de Emprendimiento en la Escuela Marshall de Negocios de la Universidad del Sur de California (USC), quien asegura que es el mejor momento para estar en México.


“El ambiente está muy maduro para que puedan florecer las Pymes. Creo que todo mundo debería ver a México en el futuro, particularmente en lo que se refiere a la tecnología y manufactura de punta”, dice Napoli.

En una conversación para hablar de las oportunidades que abre 2021, el profesor asegura que la crisis siempre viene acompañada de oportunidad y es un momento ideal para que los emprendedores entiendan las necesidades de sus clientes actuales e incluso futuros.

 


Adaptación

¿Hacia dónde deberían dirigirse los esfuerzos de transformación de los negocios para continuar sus operaciones? Las pequeñas empresas deben adaptarse a su entorno, entender qué es lo que quieren sus clientes y adaptarse a eso.

“Algo que enseñamos en el departamento de emprendimiento es que hay que centrarse en el cliente y pedirles retroalimentación continua. Hay que escuchar a los clientes. Dependiendo la industria a la que te dediques, adaptación podría significar desde cambiar el modelo de negocio, por ejemplo, que ya no seas una tienda física, que tengas un nuevo producto o servicio distinto al que tenías antes, tener un nuevo canal o en vez pases de ser un B2B a un B2C”.


Retroalimentación, la clave

Los emprendedores deben de adaptarse y actuar rápidamente, pero ¿cómo pueden saber si están en el camino correcto? El especialista explica que, basado en la metodología Generación de Modelos de Negocio, de Alex Osterwalder, la clave está en recibir retroalimentación, hacer pruebas y darte cuenta si vas a fracasar.

“Si vas a fracasar pronto hay que girar para adaptarse. ¿Cuánto tiempo tienes que quedarte en este nuevo modelo de negocios o cambiarlo? Depende de diversos factores, pero si recibes retroalimentación constante y continuamente estás haciendo pruebas vas a saber si el negocio está jalando bien, cuáles son las tendencias o qué pasa con la cultura en general. Son cuestiones en las que hay que fijarse, y después, hay que adaptarse a lo que veas que tus clientes quieren y necesitan”.


Habilidades para la nueva era

Osterwalder señala que los emprendedores tienen que estar dispuesto al fracaso para saber que está tomando acción, además de escuchar, hay tres habilidades clave para esta nueva era: aptitud, actitud y empuje.

Durante la pandemia de COVID es muy fácil descorazonarse, entonces debes de tener el empuje; la actitud, que sacar juego del fuego y escucha, aunque sea algo que no siempre te gustará oír.

Además, debes lidiar con el fracaso, rebotar y recuperarte rápidamente.


Levantar capital

“Siempre es momento de levantar capital”, dice Napoli. Sin importar la situación, hay ángeles inversionistas o inversionistas profesionales que siempre están buscando ideas que sean diferentes y que se distingan, que tengan una ventaja competitiva sostenible y que los inversionistas consideren que están entrando a un mercado donde van a tener la oportunidad de crecer. “Los emprendedores tienen que empezar cuanto antes a encontrar esos vehículos de inversión. Va a ser más difícil porque los inversionistas te van a preguntar si funciona durante la época covid o poscovid y tienes que hacer que sea sostenible. Probablemente la comunidad de inversionistas sea más precavida, lo que se traducirá en más reuniones, juntas y presentaciones, pero hay que empezar ahora”.

Por eso, el experto sugiere prepararte antes y ser capaz de demostrar a los inversionistas que te estás volviendo en un experto en la industria en la que quieres incursionar. Luego, mostrar quién es el equipo.

“Aunque seas un ejército de uno, tienes que mostrar que hay un equipo que te respalda. A lo mejor son asesores, empleados claves. Además, debes demostrar que has hecho el análisis y la investigación sobre la industria, el mercado y particularmente sobre los clientes y lo que quieren esos clientes… al final de cuentas el inversionista invierte en la gente, demuestra que tienes la actitud, la aptitud correcta y el empuje necesario. Parte de ello es mostrar que has hecho la investigación detrás del servicio o el producto que ofreces”.


Las oportunidades

En cuanto a los sectores con potencial durante este año, Napoli considera que las Fintech tienen grandes oportunidades. También la manufactura de punta, ya que hay varias fábricas automotrices y en el sector aeroespacial.

Asimismo, hay oportunidad en la fabricación de dispositivos y aditamentos médicos y en el tema del cannabis, una industria virgen en México que podría detonar muchos emprendimientos.

En lo que es enfático Albert es en que las Pymes son las que se pueden adaptarse más rápido, por lo que su flexibilidad es una cualidad que deben aprovechar.


Gestión de negocios

¿Qué tendencias en gestión se prevén para 2021 y para el futuro de los negocios? Napoli considera que la gestión no será tanto de control y mando. “Se ha descubierto que las empresas que tienen buenos sistemas pueden trabajar muy bien con equipos remotos y creo que en el futuro veremos estilo de gestión más de coach que de tener el de superior-subordinado”.

El experto considera que el trabajo remoto terminó con la microgestión y en este escenario dice que lo más importante será la comunicación para que el líder o directivo comunique muy bien cuáles son las expectativas que tiene hacia los empleados y el empleado tiene que conocer las directrices con las que debe trabajar. “Va a ser un método de colaboración. Cuando se cometa un error hay que preguntar por qué se cometió y qué se puede hacer para evitarlo en el futuro”, comenta el profesor.

En esta nueva normalidad los directivos tienen que tratar mejor a sus empleados, pues ellos puede trabajar desde cualquier parte del mundo. Creo que ahora los empleados de calidad van a estar a la alza y si las compañías no los tratan bien los van a perder y se van a ir a trabajar con la competencia”.

También en esta edición

Compartir