entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Portada

EMPRENDIMIENTO FEMENINO: RETOS Y OPORTUNIDADES

El 2021 será un año de ajustes, de aprovechar lo aprendido y enfocarnos en la recuperación.

Por: Marisol García Fuentes Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

La vida se ha transformado drásticamente en tan solo un año. Hoy existen nuevas formas para relacionarse, convivir y de hacer negocios. Para muchísimas personas la pandemia ha tenido un efecto devastador, sobre todo para las empresas de menor tamaño. El Estudio sobre la Demografía de los Negocios 2020 (EDN) del INEGI señala el cierre de un millón de MiPymes en México a causa del COVID-19.

Pero hay un sector que ha resultado más afectado: la población femenina, que además enfrenta el reto de no perder su trabajo, conseguir uno o buscar sustento para su familia, lo que se traduce en mayores niveles de estrés, inseguridad económica y alimentaria, disminución de ingresos y desempleo, explica Marisol Rumayor, CEO Disruptive Labs y Vicepresidenta Ejecutiva de la Asociación Mexicana de Mujeres Jefas de Empresa A.C. (AMMJE).

 


Las cifras no son nada halagüeñas, pero como dice Sonia Garza González, presidenta de la AMMJE, “hay dos maneras de ver las crisis. Nosotras lo queremos ver como un reto lleno de aprendizajes que debemos de utilizar para adaptarnos y reinventarnos”. Y no son pocas las empresarias que lo están consiguiendo.

Ante la pérdida de las fuentes laborales, muchas familias han encontrado en el emprendimiento una gran opción para salir adelante. Si consideramos que el 28.7% de los hogares en nuestro país son comandados por una mujer, según el INEGI, estoy segura de que este año, y en los años por venir, tendremos más empresas de mujeres”, afirma Garza González.

 


La brecha es grande

El empresariado en general ha enfrentado los mismos retos: el distanciamiento social, el cierre de negocios, la incertidumbre derivada de la pandemia, el home office, en el caso de las mujeres, mas complejo por la sobrecarga laboral y del hogar; la responsabilidad más directa de la formación de los hijos por el cierre de los centros educativos y la falta de preparación para hacer el home office en un ambiente que no estaba condicionado para realizarlo, viviendo con mayores niveles de estrés y violencia, explica la directiva.

“Uno de los retos durante este año será cerrar la brecha y lograr que cada vez más mujeres tengamos oportunidad de ejercer nuestros liderazgos con plenitud en espacios de tomas de decisiones y formemos parte de la economía formal en México”.


La labor no es sencilla. Como explica Rumayor, el trabajo a distancia favorece más a los hombres que a las mujeres, así como a los empleados con mayor nivel de ingreso. Las mujeres dedican alrededor del 64% de sus horas a la semana al hogar, mientras que los hombres solo el 24%.

Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE 2020), el 53% de las mujeres ocupadas trabajan en alguna actividad de servicio, mientras que en hombres ocupados el porcentaje es del 36% (sectores que han sido más afectados por la pandemia y cuya recuperación podría ser más lenta.)

Además, los hombres regresan al mercado laboral más rápido que las mujeres, además de que las mujeres están regresando a trabajos con condiciones desventajosas y sin seguridad social, advierte Rumayor.


Más redes de apoyo

Sonia Garza González, presidenta de la AMMJE, adelanta que desde la asociación que encabeza buscarán impulsar a las emprendedoras desarrollando sus competencias y habilidades. En 2021 se buscarán generar por lo menos 25,000 impactos en mujeres a través de cursos, capacitaciones, reuniones, contenidos, alianzas estratégicas y presencia en más ciudades.

En este sentido, Rumayor considera que derivado de la emergencia sanitaria se ha fortalecido la alianza entre mujeres a través de asociaciones, colectivos y organizaciones de la sociedad civil, que no han parado en apoyar a otras mujeres con sus propios recursos.

Adicionalmente, los gobiernos estatales y municipales están impulsando programas sociales en los que las mujeres trabajadoras de grupos vulnerables sean prioridad. “La participación de la mujer en el proceso electoral 2021 será fundamental por el impacto social y económico al que han sido expuestas, lo que fortalecerá su postura”, dice Rumayor.


Apalancarse en la tecnología

Destaca entre las oportunidades el uso de herramientas tecnológicas, que permitirá́ profesionalizar y promover la participación de las mujeres en estos sectores no tradicionales y con mayor futuro.

“En tiempos de reconexión, reactivación y reconstrucción donde el escenario nos obliga a innovar y nos exige adaptarnos, los modelos de negocios tradicionales han dejado de ser funcionales o rentable, por lo que las empresarias tienen que ser proactivas, anticiparse, usar datos para tomar decisiones, colaborar, actuar ágil y decidir oportunamente”, dice la CEO de Disruptive Labs.

 


¿Cómo crear equipos de trabajo impulsando el valor de la equidad?

Garza González sostiene la diversidad como un principio básico para una verdadera inclusión. “Los grupos diversos, enriquecen la toma de decisiones”, comenta. Por esta razón reconoce la necesidad de hacer alianzas y que como líderes es fundamental conformar equipos entendiendo que “el talento no tiene género”.

“Debemos apostar por la inclusión por medio de prácticas concretas y realistas como crear entornos de trabajo seguros, libres de acoso y discriminación, diversos y productivos a donde el respeto y la aceptación sean sus principales ejes. Es clave asegurar la inclusión en todos los procesos, buscar balance de género en las plantillas de trabajo y representación de mujeres en puestos ejecutivos y consejos de administración”.

Considera que los líderes deben establecer modalidades flexibles o remotas de esquemas de trabajo, además de asegurar la igualdad de beneficios a personas que realizan las mismas funciones. “Lo más importante es considerar que los líderes deben predicar con el ejemplo”.


Redes de apoyo

Esta son algunas agrupaciones que pueden apoyarte como emprendedora o empresaria.

10,000 mujeres por México

Asociación civil que busca generar redes de colaboración ofreciendo mentorías mujer a mujer.

AMMJE

Comunidad basada en la excelencia, con mujeres talentosas, de alto nivel profesional y multidisciplinario que busca impulsar el talento empresarial de las mujeres de México.

CREA Comunidades de Emprendedoras Sociales

Organización sin fines de lucro que ayuda a mujeres de comunidades marginadas a emprender.

Dalia Empower

Agrupación fundada por Gina Diez Barroso que busca el empoderamiento femenino.

Girls in Tech

Organización global sin fines de lucro con más de 60 mil miembros en 54 sedes y 37 países. Busca ayudar, capacitar y asesorar a las mujeres en la industria de la tecnología.


Pro Mujer

Organización líder para el desarrollo de la mujer en América Latina. Ofrece a mujeres de bajos recursos los medios necesarios para transformar sus vidas y las de sus seres queridos a través de servicio financieros, de capacitación empresarial, empoderamiento y salud.

 

Victoria 147

Aceleradora de negocios, academia y red de networking creada por Ana Victoria García.

Vital Voices México

Nació en 1997 y quiere promover y desarrollar su liderazgo logrando que las mujeres confíen en su propia capacidad de “sí puedo”, y que así puedan escalar posiciones dentro de las empresas en las que trabajan.

WEConnect International

Red global que conecta empresas propiedad de mujeres con compradores calificados en todo el mundo.

También en esta edición

Compartir