entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Portada

¿Estás listo para crecer? Identifica las señales

Analiza los factores que te ayudarán a determinar si estás listo para dar el gran paso en tu negocio.

Por: Roberto A. James López Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Hace algunos meses escuchaba a Raúl, emprendedor a todo terreno y de altura considerable, que platicaba con un grupo de jóvenes sobre el proceso de crecimiento de su empresa. Les hacia referencia a los fuertes dolores de cuerpo y cabeza que tenia al amanecer después de que su cuerpo se había estirado algunos centímetros en la noche previa, eran lo más parecido a ciertos momentos complicados en que el crecimiento de su empresa. Al final Raúl hoy tiene una empresa exitosa llena de aprendizajes y éxitos.

Es probable que las palabras crecimiento, escalable, scale-up estén presente en la mente de muchos emprendedores y para algunos de ellas y ellos sea un objetivo en el mediano o quizá largo plazo. Incluso, me ha tocado escuchar a emprendedores que desde el momento de presentar su idea de negocio ya sueñan con estar operando en todo el país. Soñarlo no tiene nada de malo, solo hay que ser muy claros que es un proceso continúo y de revisión constante para tomar las mejores decisiones.


¿Cómo saber si estoy listo para crecer? ¿Cómo saber si mi emprendimiento esta listo para dar el siguiente gran paso? Y que no solo obedezca al deseo del emprendedor o a un capricho derivado de presiones externas que puedan ocasionar un grave daño a la empresa.

A continuación, una serie de puntos críticos para conocer si estas listo para crecer.


¿Sabes cuánto vendiste en el último mes?

Por más extraño que parezca, varios emprendedores no tienen respuesta para esta pregunta o te piden que lo consultes con el contador de la empresa. Si un emprendedor no conoce sus ventas del año pasado, es casi seguro que no tenga conocimiento de la información sensible de su empresa. Es aquí donde los indicadores, especialmente en formato KPI (key performance indicator) o si los quieres en un formato mas agresivo pueden ser OKR (Objetives and key results).

Debes estar claro que contar con KPI o OKR no se trata simplemente de escribirlos en una servilleta cada cinco meses, pero si son parte de un proceso organizacional continúo que tu debes tener instalado con tu equipo de trabajo, donde quizá cada año tienes una sesión de kickoff donde se presentan los indicadores y cada mes se hace una revisión de cada uno de ellos para poder ajustar.

Seguramente ya lo imaginas, todo esto lo puedes hacer desde tu celular por que tu empresa, en este momento ya cuenta con un sistema de reporteo de indicadores. Y no se trata de tener una lista de 30 indicadores, pero si los siete o 10 más relevantes para tu emprendimiento.

Si aún no sabes cuánto vendiste el mes pasado, estas a tiempo para iniciar una sesión con tu equipo de trabajo para establecer una primera versión de ellos.


Hay un rumor…

La comunicación, que en ocasiones pareciera un arte olvidado, es fundamental para pensar en el futuro crecimiento de tu empresa. Mas que pensar en comunicación interna o externa, se trata de un enfoque 360 grados. ¿qué tan rápido te enteras de una petición de un cliente? ¿qué tan rápido y eficiente llega un nuevo comunicado tuyo a todos tus colaboradores?

Y pensando en digital, ¿cómo andas en la generación de contenidos para las redes sociales, generas interacción, contestas a tus clientes por medios digitales? Si tu respuesta es negativa a la mayor parte de estas preguntas, aun estas en proceso de irlo solucionado y un pequeño consejo: Contrata a alguien que facilite la comunicación, te ahorraras muchos problemas.


Disculpe, se nos terminó el café

Procesos documentados y manuales elaborados para asegurar que tu producto sea repetible, guardando la misma calidad y sabor tantas veces lo tengas que preparar. Control de inventarios, aseguramiento de calidad con proveedores.

Recuerdo que, en una breve charla con un emprendedor de la industria de la gastronomía, nos decía que uno sus productos incluyen una rica crema agría sin conservadores producida en un rancho cercano al restaurant y estaba pensando en abrir una segunda unidad en otro estado del país; “antes de crecer, necesitamos asegurar ciertos procesos con los proveedores, ya que no queremos perder el rico sabor” aseguraba el emprendedor.

Si estas pensando en crecer, no basta que tengas toda tu información de proveedores y manuales en tu computadora, ya debes tener un sistema de información que te permita tomar decisiones rápidas y controlar desde los pagos a proveedores hasta pronosticar qué día del mes requieres comprar más insumos por que así lo demuestra el histórico de ventas.


¿Le haces a la omnipresencia?

El aspecto organizacional de tu emprendimiento es otro factor para considerar, ¿estas en posibilidades de dejar la operación de tu empresa por cinco días para disfrutar unos días de descanso?, ¿tienes una definición de roles y funciones para cada uno de tus colaboradores? Si hoy tuvieras la posibilidad de abrir una segunda unidad de tu emprendimiento ¿tienes detectado a tu principal talento para invitarlo a convertirse en gerente de la nueva unidad?

La pregunta obligada, dolorosa y reveladora para todo emprendedor ¿cómo andas en tus habilidades de delegación? Te ayuda o te genera mas estrés.

Al igual que en los casos anteriores, si aún no lo resuelves, estas muy a tiempo de iniciar tu proceso de un armado fino de gestión de cultura organizacional en tu empresa.

 


Ya me vi en todo México

Para estar pensando en crecimiento, debes tener cierta seguridad de que existe un mercado para tus productos a lo largo y ancho del país o en otro país para aquellos que están considerando la exportación. ¿Existe una configuración en otras ciudades que tengan similitudes con las que hoy tiene tu punto de venta? ¿Existen competidores regionales que podrían complicar tu crecimiento? ¿Qué información tienes que te permita estar pensando en abrir una segunda o tercera sucursal? ¿Te lo han pedido cinco clientes o quizá cien? ¿Tu producto será bien recibido en otras culturas, aun dentro del mismo país?

Si bien, es complicado estar 100% seguro que tu emprendimiento será bien aceptado en otro lugar, vale la pena hacerte de mucha información para que puedas tomar una decisión con menos variables que representen un riesgo económico para ti. Analiza, conoce, pregunta antes de tomar la decisión.


¿Cómo te fue en este primer ejercicio de preguntarte si ya estas listo para crecer? Lo que buscamos, es que tengas un proceso no tan doloroso al momento de hacerlo.

Pero que quede claro, se trata de que, si lo hagas, que tengas mayor impacto, mayores ingresos, contrates mas empleados, tengas impacto social, en fin. Que cumplas tu sueño de tener presencia en todo el país o incluso internacional.


Para crecer lo puedes hacer en varios formatos: desde abrir una segunda sucursal, considerar un esquema de franquicia, desarrollar nuevos mercados en donde aun no estas, exportar a otros países, desarrollar nuevos productos que lleguen a nuevos mercados, diversificarte en nuevos nichos e incluso buscar comprar a la competencia o asociarte con ella para fortalecer una sola propuesta de valor, vender online ya sea con plataforma propia o a través de otras plataformas digitales.

Cada una de las opciones, tiene ciertas características y reglas, pero insisto, antes de hacerlo debes tener tu empresa lista como si la fueras vender, esto significa que esta ordenada, controlada, con los procesos bien establecidos, tanto que también el posible comprador estaría interesado en quedarse con tus empleados como parte del paquete de adquisición.


¿Te diste cuenta de que, dentro de los puntos críticos para crecer, no hablamos de los recursos financieros? Si bien, el dinero siempre es importante, si tu tienes bien controlados los cinco puntos previos, el crecimiento podría venir de tus mismos recursos o sería sencillo hacerte de ellos con un tercero (banco, inversionista, capital de riesgo, etc.) ya que tienes un emprendimiento ordenado, con potencial, bien cuidado y listo para crecer.


¿Seguro de que ya puedes correr?

También existe un efecto-síndrome de crecimiento que tienen varios emprendedores, que ellas o ellos sienten que ya pueden correr en 10 segundos los 100 metros, pero su empresa aun no logra bajarles de los 30 segundos. Recuerda que cada emprendimiento tiene su tiempo, existen procesos de venta que pueden tomar meses, pagos a 180 días, el emprendimiento va encontrando estabilidad poco a poco.

Te recomiendo no forzar la máquina de tu empresa, dale tiempo y espacio para que se acomode, no busques apresurar el crecimiento si aún no esta lista, pero lo que si puedes hacer para soltar todo tu ímpetu emprendedor, es aventurarte en nuevo emprendimiento, el camino te será un poco más sencillo, ya que has acumulado conocimiento y experiencia durante los últimos meses. Acomoda bien tus tiempos y no abandones el barco del primer emprendimiento; delega y busca alguien que te ayude como manager, y juega como buen emprendedor en dos pistas.


Por último, si quieres crecer, no lo hagas solo, comparte inquietudes, decisiones y futuras acciones con expertos, que puedes encontrar en una Aceleradora de Negocios, Asociación Mexicana de Franquicias, Cámaras Industriales o incluso, busca contratar un viejo lobo de mar como consultor externo para que puedas rebotar tus proyectos.

Roberto A. James López es director de Emprendimiento en el Tecnológico de Monterrey campus Toluca.

Puedes escribirle a: [email protected]

También en esta edición

Compartir