entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Portada

Haz de la innovación parte de tu ADN

Conoce las diferentes maneras en que Grupo Bimbo está innovando.

Por: Marisol García Fuentes Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Desde sus orígenes, en 1945, la innovación es un eje fundamental de Grupo Bimbo. Parte del éxito ha sido eso, hemos sabido innovar y adaptarnos a las nuevas condiciones. Es parte de nuestro ADN como compañía”, afirma José Manuel Ramírez Rangel, director de Bimbo Ventures, un área dedicada a encontrar e impulsar proyectos de emprendedores y de startups.

En la actualidad, la empresa cuenta con siete centros de investigación que se dedican a temas como el desarrollo de productos; aspectos nutrimentales; etiquetado y estilos de vida saludable, entre otros. “Nuestro portafolio tiene distintos productos para diferentes estilos de vida, todos han sido desarrollos de nuestros centros de innovación”.


Los números de Grupo Bimbo

  • 15,100 millones de dólares netas en ventas.
  • 33 países.
  • +134,000 colaboradores
  • +58,000 rutas
  • +13,000 productos
  • +100 marcas
  • + 3 millones de puntos de venta
  • 196 plantas

¿Cómo deciden cuál será la apuesta para estas investigaciones? Todo parte de un plan anual, que está alineado a una planeación estratégica que se hace cada cinco años. Derivado de la pandemia por el COVID-19 el ejecutivo considera que los planes tendrán que hacerse adaptándose a las nuevas normalidades, en periodos más cortos. “Nos ponemos cada vez más retos y compromisos con la sociedad países donde operamos”.

Algunas de las innovaciones surgen también de necesidades específicas y equipos que trabajan como células de intraemprendimiento. Fue el caso de las innovaciones que realizaron con su flotilla de vehículos eléctricos y que fueron desarrolladas por Moldex, filial del grupo que se encarga de su diseño y producción desde el año 2012. “Dado que no había ese mercado para camionetitas como las que usamos, decidimos nosotros mismos desarrollarlas. Hoy tenemos más de 500 unidades andando y poco a poco iremos incrementando el número. Normalmente están en centros donde la movilidad es complicada”, explica José Manuel.

Estos camioncitos de reparto son movidos por el viento ya que recargan sus baterías con energía proveniente del parque eólico Piedra Larga, ubicado en Oaxaca. Con esto, Grupo Bimbo cumple con un círculo virtuoso y sustentable y se convierte en la empresa con la flotilla de vehículos de reparto eléctricos más grande de México y una de las más extensas de América Latina.

Otra de las innovaciones más importantes es la relacionada a las envolturas de sus productos. “Nuestra meta es que en 2025 ya todos nuestros empaques tengan envolturas biodegradables o compostables y que tengan un menor efecto en el ambiente”, comenta.


Industria limpia

Una de las metas más importantes de la empresa fundada por Lorenzo Servitje es que para el año 2025 toda su energía eléctrica provenga de fuentes limpias y por eso han sido pioneros en la materia.

En México el 85% de todas nuestras operaciones se abastecen del parque eólico y a la larga todos nuestros centros de distribución y plantas, se abastecerán de esta energía limpia”, dice José Manuel.

En Chile, donde la compañía tiene operaciones, cuentan también con un parque y techos solares. En Estados Unidos el 100% de las plantas se abastecen a través de parques eólicos, lo mismo que en Argentina, donde. usan electricidad renovable en cada una de sus operaciones.


La velocidad, el gran reto

El director de Bimbo Ventures reconoce que los esfuerzos tradicionales de innovación no son suficientes ya que la tecnología avanza muy rápido. “Nos dimos cuenta de que había inteligencia artificial, robótica, realidad aumentada, big data y muchas cosas que no estábamos viendo de una manera más formal. Por eso se crea el área de Ventures, con la intención de voltear a ver que está pasando en el mundo y cómo podemos incorporarlo”, comenta José Manuel.

Esto no significa que Bimbo deje de hacer panes o alimentos, aclara, Queremos incorporar la mejor tecnología para ser más eficientes, productivos, saludables, sustentables e incluso brindar mayor seguridad a nuestros colaboradores“.

La aventura de Bimbo Ventures comenzó en 2016, cuando la compañía volteó la mirada hacia el mundo emprendedor y de las startups con tecnología disruptiva que podía incorporarse a sus operaciones. Nos percatamos de que hay mucha información en nuestros procesos y que con el apoyo de la inteligencia artificial podemos tomar mejores decisiones; o usar la realidad virtual para mejorar la capacitación”.

Ramírez Rangel pone como ejemplo el desarrollo de los empaques biocompostables, que dice, surge de una relación de una startup de Israel. Pero reconoce, “seguimos buscando porque a veces no es suficiente una pequeña startup. Hay que buscar tecnologías similar en varios lados”.

Otro aspecto en lo que la empresa pone especial interés es en nuevas tecnologías para las plantas. “No queremos robotizar, sino, ser más inteligentes y aprovechar mucho mejor los recursos”.


Quien aproveche mejor el tema de digitalización y data tendrá mayor ventaja competitiva para comprender al consumidor y las tendencias.


Nuevos ojos

La empresa se ha dado cuenta de la mirada fresca que obtiene de las startups. Como resultado han realizado algunas inversiones en fondos de venture capital (capital de riesgo) en los hubs más relevantes del mundo. Y para mejor dirigir los esfuerzos en las verticales que pueden apoyarles lanzaron en 2017 su aceleradora: Bimbo Eleva, que opera con el apoyo de BlueBox.

Durante 16 semanas las startups tienen el reto de ver cómo su tecnología, procesos o productos agrega valor a Grupo Bimbo. “No es un concurso, no hacemos esto con el afán de dar un premio y ya ahí terminó, sino realmente encontrar soluciones. A las que mejor se desempeñen buscamos generar una relación de ganar-ganar. Puede ser desde una proveeduría, invertirles o hasta se puede dar una adquisición, pero dependerá de cada caso”, explica José Manuel.

Con esta iniciativa se ha acelerado ya 17 startups de México, Chile, Colombia Perú y Argentina. Actualmente se desarrolla el proceso de la tercera generación desde Chile, a través de Bake Lab, la aceleradora para Centroamérica y Sudamérica. Además, recientemente se abrió una oficina en Israel, uno de los hubs de innovación más relevantes a nivel global.


Descubrir nuevo talento

Pero tan importante es encontrar innovación en el exterior, como al interior de esta multinacional. “Creo firmemente que hay mucho talento dentro de nuestra gente”, insiste José Manuel. Por eso realizaron su primer hackatón. Son eventos de 48 horas en los que los colaboradores trabajan en conjunto para resolver problemáticas específicas.

“Es un ejercicio muy intenso, pero el talento lo encuentras. Hay gente que sabe dirigir un equipo, aunque no aporte mucho técnicamente a la solución y esa habilidades de manejar a la gente es muy valiosa”, comenta el entrevistado. Adelanta que ya planean los siguientes eventos enfocándolos en las áreas operativas, de distribución y hasta contables, porque “todo proceso es susceptible de mejorar”.


La cultura de la innovación

Otra manera en que se promueve la innovación interna es a través de Altamira. Es una plataforma que opera desde hace 10 años en la que cualquier miembro de la organización de forma individual o por equipo puede poner a disposición una idea o proyecto en beneficio de la compañía.

Este programa opera de manera anual, hace visibles las soluciones para todo el grupo y además otorga un premio. La mejor idea pasa por un filtro operativo, técnico y financiero que analiza su viabilidad.

Para impulsar el proceso de innovación continua, esta multinacional comenzó a trabajar hace poco más de un año con Rever. Se trata de una startup dirigida por emprendedores de Guadalajara que operan desde Silicon Valley. Ellos cuentan con un es un sistema digitalizado de mejora continua para empresas globales y permite a los empleados de primera línea innovar diariamente.

Basta subir la idea y pasa por un proceso de revisión y evaluación. “Conforme se implementa la solución ganas puntos, lo que nos ayuda como mecanismo para incentivar a nuestros colaboradores. Ya la tenemos instalada en casi todas nuestras plantas. Son ideas mucho más pequeñitas, pero que también son súper valiosas”, comenta José Manuel.

Por ejemplo, puedes exponer ahí soluciones como la que tuvo un trabajador de las plantas de producción quien se dio cuenta que aumentando el diámetro del equipo que le suministraba el agua para limpiar una máquina, podía reducir los tiempos de limpieza, ahorrar el líquido y ser más productivo. “A veces pensamos que esas ideas tan chiquititas no tienen valor, pero si lo multiplicas por 200 plantas pues ya se puede hacer un ahorro interesante”, dice Ramírez Rangel.

Cuando un empleado ve transformada su idea realidad y observa que está con ella logrando mejoras reales en la empresa obtiene incentivos más que económicos. “La satisfacción de ver que tu idea ya está implementada o que tu proyecto ya viajó a China para ponerse a prueba es súper gratificante para nuestra gente porque es un reconocimiento que hacemos a nivel grupo”.


La pandemia nos enseñó que debemos voltear a ver más los temas digital, cashless, e-commerce y nuevos canales de distribución.

José Manuel Ramírez Rangel, director de Bimbo Ventures

Por más intrapreneurs

José Manuel considera que cada vez el grupo adopta una cultura de innovación a través del emprendimiento interno. Moldex es el caso más representativo.

También resalta la dirección de Desarrollo Tecnológico. Un área muy sui géneris en la que laboran mecatrónicos, abogados, administradores e ingenieros apasionados. Cuentan con un laboratorio, un pequeño taller eléctrico, algunos equipos para hacer piezas mecánicas y hasta un área para el descanso y ejercicio.

“Me apoyo mucho de ellos cuando tengo un proceso de aceleración porque ahí capacitamos y ayudamos a las startups, tenemos entrenamientos de cómo dar un pitch y ponemos a su disposición esta infraestructura que tenemos”, dice.

Es un claro ejemplo de cómo ha permeando la innovación como parte de la cultura de la organización. “Yo le llamo nuestra startup interna porque buscan resolver algún reto que tenemos como grupo y se ponen a investigar y a desarrollarlo. Hoy están trabajando en un tema de biotecnología y mañana en algún aislante. Podría llegar a ser nuestra spin-off, aunque todavía no lo tenemos tan avanzado, pero les salen muy buenas ideas”.

También en esta edición

Publicidad

Compartir