entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Lecciones

INNOVACIÓN PARA LA INDUSTRIA FUNERARIA

Un emprendedor mexicano creó Khibuq, herramienta digital que conecta en México a usuarios con servicios funerarios

Por: Estivaly Calva Tapia Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

La gente que conoce a Julio César Rojas lo ve como un milagro. Pasó del alcoholismo, sin dinero, a estar ahora al frente de su propia empresa que él la visualiza como uno de los próximos unicornios en México.

Para él no es fácil hablar de esta parte de su vida. Pero lo hace con mucho gusto porque, dice, es ejemplo de recuperación de una adicción. Esto fue posible gracias a que pidió ayuda celestial, pero también a un grupo de Alcohólicos Anónimos.

Hoy, Julio es CEO y fundador de Khibuq, la primera app a nivel mundial que conecta a usuarios con servicios funerarios.


En entrevista comenta que actualmente son pioneros en digitalizar la industria funeraria a través del marketplace con delivery.

Lo primero es descargar la app de Khibuq disponible en App Store y Google Play para registrarte e iniciar sesión. Lo segundo es localizar las funerarias cerca de tu ubicación. En tercer lugar seleccionas el plan adecuado y contratas. El cuarto paso es pagar y listo.



De empleado a emprendedor

Julio César Rojas es originario de la Ciudad de México. Se fue a vivir cinco años a Guadalajara donde conoció a un amigo, cuyo padrastro es dueño de una funeraria importante en Jalisco. De repente, le pedían a Julio favores propios del negocio y comenzó a llamar su atención esta industria. Así que decidió pedirle formalmente empleo a este empresario funerario.

“Estuve un año trabajando ahí, desde lo operativo como conducir las carrozas, ir a recoger cuerpos a la Semefo (Servicio Médico Forense), visitar los laboratorios de embalsamado, los cementerios, las capillas de velación, etc. Me involucré en todo el proceso hasta llegar a ser gerente”.


Así que después de conocer las fortalezas y debilidades de esta industria, este emprendedor empezó a reunir a su equipo de trabajo para desarrollar la aplicación. “Tenía un dinero ahorrado, vendí dos carros y comencé mi aventura con Khibuq. Mi máximo ejemplo en el emprendimiento es mi mamá. Ella tiene negocios de comida”.

Pero este sueño no sería realidad sin Jesús Guevara, CTO y cofundador de Khibuq. Él ha trabajado enormemente en la programación de la app. Además de Ana Murillo, esposa de Julio y directora de operaciones, quien ha estado desde el comienzo del negocio.

“Nuestra inversión inicial fue de unos 200,000 pesos para los registros de marca, materiales gráficos, tecnología, etc. Al día de hoy hemos invertido en la aplicación cerca de 1 millón 800,000 pesos”.


El modelo de negocios

La manera en que esta app genera ingresos es cobrando una comisión del 20% a las funerarias por cada servicio colocado. De ese 20% Khibuq retribuye el 5% al usuario como un descuento. “De tal manera que es mucho más económico contratar dentro de la aplicación que ir directamente a la funeraria física”.

Khibuq también cuenta con una comunidad de médicos que certifican defunciones (solo por causas naturales). En el mercado tradicional un certificado de defunción vale 4,500 pesos en promedio y en Khibuq 2,500 pesos. El médico gana 1,500 por certificado y Khibuq 1,000 pesos.


Asimismo, manejan una suscripción mensual de 99 pesos, con la cual el usuario tiene derecho a un servicio funerario anual de hasta 16,000 pesos. Por otro lado, Khibuq invita a ser embajador de marca y obtener ingresos extra promoviendo servicios funerarios.

“Dentro de la app generamos un ambiente de sana competencia para que las funerarias ofrezcan su mejor precio, producto y servicio. Únicamente permitimos el registro de servicios todo incluido para que el cliente no tenga que hacer un gasto extra”.

Los servicios pueden ser una inhumación, cremación, atención a extremidades amputadas, óbitos, traslados o muertes por Covid. Atienden emergencias las 24 horas.


Los retos más difíciles

Levantar inversión y colocar la marca han sido los desafíos más difíciles para este emprendedor. Khibuq nació en enero del 2020, pero Julio ya llevaba dos años inmerso en su proyecto, lo que ha sido desgastante económicamente, porque hasta el día de hoy se sigue manteniendo con recursos propios.

“Sí es complicado emprender, sobre todo por la falta de capital. También ha sido complicado la aceptación de la industria funeraria. De repente, algunas personas están acostumbradas a hacer las cosas de una forma tradicional y todavía tienen resistencia al cambio”, señala.

En este momento Julio ya tiene tres opciones para levantar capital por las buenas proyecciones que ha realizado. “En la zona metropolitana del Valle de México hay un promedio de 1,300 muertes diarias, de las cuales podríamos estar atendiendo 90 servicios al día en el peor escenario, lo que se traduce en ingresos superiores a los 7 millones de pesos mensuales. Las proyecciones para Guadalajara son similares”.


Los siguientes pasos

Khibuq ya tiene un producto en comercialización. Sin embargo, aún no han invertido en marketing y publicidad hasta este próximo junio que ya lanzarán una campaña fuerte para la Ciudad de México y Guadalajara.

Por ahora están en un proceso de registro de funerarias, llevan 120 en CDMX y 30 en la perla tapatía. Ya han tenido conversaciones con Gayosso para que se sume a la aplicación.

Han realizado más de 150 servicios funerarios en la etapa de pruebas, pero no representaron ingresos. También cuentan con una alianza con Prexco, una compañía que se dedica a la repatriación de connacionales de Estados Unidos a México.

“Dentro de poco tiempo la app permitirá traer a nuestros paisanos que fallecen en EUA y les daremos a las familias mexicanas todo el acompañamiento que necesitan. Tenemos confianza”, concluye.


Consejos para emprender

A Julio César Rojas, CEO y fundador de Khibuq le han funcionado principalmente cuatro cosas en su rol como empresario:

Julio comparte que vivía en un infierno cuando estaba sumido en la adicción. Pero esta experiencia ha hecho que valore realmente a las personas. Hoy lleva años en sobriedad sintiéndose como una persona completamente libre que puede desarrollarse efizcamente en la vida. “Me siento muy feliz de tener una empresa y una esposa como la que yo siempre quise. Es un cambio radical”, concluye.

También en esta edición

Compartir