entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Estrategias

LA ENCRUCIJADA DE DECIR SÍ O NO A UN CRECIMIENTO EXPONENCIAL

Aprende a analizar los pros y contras de una propuesta comercial para tu negocio.

Por: Roberto James Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Inés y Ricardo tienen un increíble emprendimiento de diseño de ropa para mascotas, lo han hecho muy bien durante su primer año de operaciones. Cuentan con 25 clientes, que son tiendas de veterinarios y servicios de mascotas en un par de ciudades del centro del país. También han logrado vender a través de redes sociales a todo México. Ellos se encargan de armar los paquetes y enviarlos con servicios de paquetería.

Sin buscarlo, un día reciben un correo electrónico del comprador de la tienda de mascotas de mayor presencia a nivel nacional solicitándoles una cotización para ser proveedores de la marca propia de dicha empresa.

Entre cosas, esto implica enviar producto a las 55 tiendas que tiene el cliente, un promedio de 100 artículos por mes en cada tienda y convertirse en proveedor de la tienda en línea. En resumen, un crecimiento de casi 200% de la noche a la mañana.


Tras leer el correo, se encuentran más que emocionados. Sin embargo, 30 minutos después, Inés, que tiene un perfil mas analítico que Ricardo, inicia las preguntas rudas: “Socio ¿ya pensaste en lo que esto realmente significa? Primero necesitamos aumentar nuestra producción, contratar más empleados para la confección de la ropa, buscar el mejor proveedor de logística para entregar al cliente y por supuesto, buscar el recurso financiero para activar esta iniciativa ¿estamos listos?”

La primera respuesta de Ricardo es “esto es lo que hemos soñado desde el primer día que decidimos abrir la empresa, vamos por el reto, todos los problemas que tenemos enfrente se irán solucionado poco a poco”.

 


Historias como la de Inés y Ricardo la viven varios emprendedores, en una etapa en donde están buscando crecer, pero aún no tienen los recursos necesarios para hacerlo. Sin duda, el camino es así, ya que tener los recursos sin la oportunidad de crecimiento podría ser contraproducente para los emprendedores; equivaldría a tirar dinero o tenerlo casi congelado.

Dar una recomendación a la situación de estos emprendedores, no es tarea sencilla, es una decisión de múltiples variables. ¡Analízalas!


Si los emprendedores deciden ir por el “SÍ”:

  • El recurso financiero es lo menos complicado de la decisión; en este caso los socios cuenta con un familiar que se convertirá en ángel inversionista. Tendrán que ejecutar a la perfección un plan financiero cumpliendo con fechas de pago, incluidos los intereses.
  • Lo más pronto posible deberán reclutar a un nuevo equipo de confección de las prendas y también comprar cinco nuevas máquinas para cumplir con la demanda que les ha solicitado el cliente.
  • Habrán de buscar a un nuevo supervisor de la producción para dos turnos, ya que la única forma de salir adelante es teniendo las máquinas trabajando casi todo el día.
  • Buscar un proveedor para las entregas del producto de acuerdo con las peticiones del cliente, están en la lista de actividades por hacer.
  • Una visita del cliente, para conocer las instalaciones de la producción también forma parte de los requerimientos, esto llevará a tener la fábrica en ciertas condiciones.
  • Mientras solucionan los puntos anteriores, tienen que seguir atendiendo a los clientes habituales que tanto tiempo les ha costado conseguir. No pueden correr el riesgo de perderlos.

Si los emprendedores deciden decir “NO”:

  • Seguirán trabajando con sus actuales clientes, creciendo a un sano ritmo del 10% mensual.
  • Tendrán que enviar una contestación a la invitación, diciendo que deciden rechazarla por el momento, pero esperan que en otra ocasión los puedan invitar; situación que es poco probable, en una industria con varios competidores.
  • Seguirán buscando nuevos clientes en nuevas ciudades y dedica mayores esfuerzos al ecommerce.

¿A qué estás renunciando?

“Elegir es renunciar”. Es una frase que aplica para cualquier momento de nuestra vida y también es de gran valor para la vida emprendedora.

Si Inés y Ricardo eligen contestar con un “Sí”, al correo electrónico con la invitación del cliente, estarán renunciado a:

  • El control de tiempo y decisiones que hoy tienen de su emprendimiento, abrir un segundo turno y negociar constantemente con un cliente de grandes dimensiones se convertirá en una agenda llena de responsabilidades.
  • Al flujo de ingresos que tenían hasta el momento; la compra de maquinaria, los nuevos empleados y el pago del recurso financiero al inversionista ángel significará algunos meses de sacrificios en los ingresos de los emprendedores.

Si contestan con un “NO”:

  • Podrán estar perdiendo la oportunidad de sus sueños para hacer crecer el emprendimiento, sin saber cuando se presentará de nuevo.

Estimado lector ¿tú qué decisión tomarías? Estas encrucijadas forman parte de la vida emprendedora, son momentos que pueden cambiar tu vida como emprendedor y el destino de la empresa. Decir que sí a todo, no es siempre la mejor solución y tampoco decir que no. La recomendación que te puedo dar es siempre tomarte unas horas para tomar la mejor decisión.

Si tienes la suerte de contar un socio o socios, será momento de tener conversaciones serias y ejecutivas, en donde cada uno manifieste su compromiso con la decisión que van a tomar. Si te encuentras solo, valdrá la pena buscar un asesor que te ayude a analizar las variables.

Finalmente, esto es lo que hace al emprendimiento lo más parecido a un deporte de alto riesgo y que sea todo, menos aburrido. El que día a día estés enfrentando nuevos retos.

Roberto James es Innovation Manager en FactoriaWOW. Puedes escribirle a [email protected]

 

También en esta edición

Compartir