entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Promoted Content

No te rindas

Jacqueline Armendáriz cuida a las familias mexicanas protegiendo su patrimonio, ayudándolas a crecer su dinero y educando a los niños en las habilidades del futuro.

Por: Entrepreneur Staff Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Emprender requiere de mucha resiliencia y coraje para Jacqueline Armendáriz cuida a las familias mexicanas protegiendo su patrimonio, ayudándolas a crecer su dinero y educando a los niños en las habilidades del futuro. de las adversidades. También de disciplina, esfuerzo y total entrega para reponerse de los fracasos o incluso de la depresión. Es lo que ha aprendido Jacqueline Armendáriz, fundadora de Firma Financiera, un conglomerado de empresas chihuahuense enfocado a velar por el bienestar de las familias mexicanas.

Jacqueline aprendió desde joven lo que la informalidad puede hacerle a un negocio. Ella proviene de una familia de empresarios, sin embargo, la empresa no estaba en regla, por lo que casi se pierde el patrimonio familiar de medio siglo. “Hace siete años aprendí que tenía que hacer las cosas diferentes y la responsabilidad de hacer más. A la empresa de mi papá que se dedicaba a la perforación de pozos y tenía cero formalidad, dejaron de pagarle sus clientes y eso nos llevó a una crisis económica”, recuerda.


Comenzaron los desórdenes financieros. Para mantener un estilo de vida mas alto empezó a endeudarse con las tarjetas de crédito y, luego, hasta se vio obligada a pedir dinero prestado para pagarlas. “Fue cuando decidí hacer un alto, dejé mi trabajo formal como gerente de Recursos Humanos y decidí cumplir mi sueño: emprender”.

Esta actividad también le permitiría compaginar su tiempo con el cuidado de su hijo Patricio. Sin embargo, cometió otro error: no investigar su mercado meta. Con sus ahorros y la compensación que recibió de su trabajo, decidió apostar por la distribución de botanas saludables. Lamentablemente las ventas no la ayudaban a llegar al punto de equilibrio y mucho menos a tener ganancias. En seis meses el negocio quebró.


Resurgir como el fénix

Tras su fracaso empresarial, Jaqueline se sumergió en una profunda depresión, pero sabía que no podía quedarse ahí. “Nos quedamos con el sueldo de mi esposo y las mismas deudas”, comenta. Fue muy angustiante, pero volteo y digo fue una maravilla vivir eso para lograr las empresas que tenemos y que ahora soportan a más de 60 familias.

Su esposo siempre apoyó a Jacqueline a seguir con sus sueños de crear un negocio, pero ella se sentía devastada. La depresión duró seis meses en los que no quería ni levantarse de la cama. ¿Cómo se repuso? El proceso duró casi un año y lo logró con mucha disciplina, dice la empresaria.

“Tengo atención dispersa, pero es algo bueno porque es lo que me ha llevado a tener muchos proyectos. Me recuperé también porque soy muy terca y sabía que había algo que me iba a funcionar”, comenta.


Negocio de impacto social

Fue cuando incursionó en el mundo de los seguros, tomar de lleno la administración de la empresa de su padre y aprender de cultura financiera. “El éxito no se da de la noche a la mañana”, reconoce. “A los que emprendemos nos cuesta mucho seguir reglas y soy muy creativa. Con mucha constancia, tolerancia a la frustración lo logré”.

Cuando entró al mundo de los seguros se dio cuenta de que este negocio tiene un impacto social que no siempre se observa desde fuera. La empresa se llama Patrimonio Seguro  y con ella brinda asesoría financiera de ahorro, seguros e inversión mediante estrategias personalizadas para proteger o hacer crecer el dinero de sus clientes.

Nuestro objetivo con esta empresa es ayudarte a tener una libertad financiera plena a través de una orientación clara y acorde a tus necesidades y las de tu familia. No es cuestión del dinero, sino del impacto social”, asegura.


Disciplina

Para construir esta promotora, Jacqueline tuvo que hacerse de una rutina muy específica. Reconoce que cuando eres mamá y emprendes, muchas ocasiones puedes distraerte en las labores de la casa. Para enfocarse, lo primero fue destinar un lugar en su casa a su trabajo y organizar su agenda.

Se fijó un horario y su calendario lo pintó de colores: amarillo para capacitación, rojo para tiempos muertos pero que no podía agendarse nada más que para su familia y verde, todo lo que significara una entrada de dinero. “A la fecha no trabajo de 2:00 pm. a 4:00 pm porque eso lo dedico a mis hijos Patricio, de 10 años y María Julia, de cuatro años”, puntualiza.


Entonces decidió crear Sueña Bienes Raíces y Construcción, una constructora e inmobiliaria con la que genera oportunidades de inversión de manera segura a corto y mediano plazo. “Nuestro mayor sueño es apoyar y llevar de la mano a cada familia mexicana a tener su propia casa y generarle oportunidades de ver crecer su dinero mediante inversiones en bienes raíces que puedan ser rentables”, comenta Jacqueline.

Fiel a su vocación, que son los Recursos Humanos, Jaqueline fundó SOI Consultoría Empresarial, firma que se encarga del personal de otras empresas y que brinda servicios de reclutamiento, selección y capacitación.


Al ver esta situación y que no todas las mujeres emprendedoras pueden tener un coach personal que las apoye, Jacqueline se unió a un grupo llamado Ser mamá emprendedora. Se trata de una agencia que fundó Cristy Tourcot hace tres años y que hoy se ha convertido en una comunidad en la que las empresarias pueden compartir experiencias, crecer y acompañarse en el camino al éxito.

Este grupo se reúne cada jueves, ahora de manera virtual,para apoyar a las mujeres, ofrece cursos de capacitación en finanzas, marketing y otras cuestiones de negocio. Actualmente buscan alianzas con el gobierno de Chihuahua para impulsar a más emprendedoras.


El negocio más reciente de Jacqueline es Algorithmics, una franquicia rusa de educación con la que se enseña programación y matemáticas para niños de cinco a 17 años. Se trata de la franquicia maestra en México de la marca, por lo que tiene el todo el territorio norte de México.

Con las clases digitales de esta marca, la emprendedora busca preparar a las nuevas generaciones en las habilidades que demanda el futuro desarrollando en cada niño y joven confianza plena en cada campo de estudio.


Todas estas empresas están bajo el paraguas de Firma Financiera que en suma busca apoyar a las familias mexicanas a tener una salud financiera estable, herramientas confiables para hacer crecer su capital y preparar a los niños para ser competitivos antes los cambios del mundo.

Jacqueline reconoce que el camino no está totalmente recorrido y que todavía tiene mucho por crecer y seguir impactando a más familias. A las mujeres que están buscando iniciar un negocio les ofrece dos recomendaciones: 1. No rendirse. 2. No olvidar que son suficientes.

Afirma que el éxito es algo que sigue construyendo y reitera: “Se vale apostar por uno misma, no estás sola. Hay que dejar a un lado las culpas y no perder la individualidad. No dejes de ser tú y sobre todo, ten la certeza de que eres suficiente para lograr todo lo que te propongas”.

Puedes contactar a Jaqueline en Facebook en: Jackeap o en el correo electrónico: direcció[email protected]firmafinanciera.com

También en esta edición

Compartir