entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Portada

¿Preparado para recibir inversión externa?

Sumar a inversionistas es una forma de hacer crecer tu negocio, pero antes de buscar este tipo de financiamiento, asegúrate de que sea el camino correcto.

Por: A. Bornstein y J. Skupchenko Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Estás construyendo tu negocio, ¿cómo saber si necesitas capital de riesgo, un inversionista ángel o simplemente poner en marcha tu emprendimiento. Levantar capital es algo que casi todo emprendedor considera en algún momento, después de todo, necesitas dinero para despegar, crecer y en algunos casos sobrevivir.

Gracias a las redes sociales, el crowfunding (financiamiento colectivo) y la relativa asequibilidad de la tecnología, la barrera de entrada para las nuevas empresas nunca ha sido menor.

Pero eso solo significa que hay más competencia por el capital de inversión. Y no es que los inversionistas no tengan dinero para gastar, sino que demasiados emprendedores se ponen en el lugar y momento equivocado.


Fuentes de financiamiento

  • Menos del 1% de las nuevas empresas son financiadas por inversionistas ángeles o capitales de riesgo.
  • 57% recibe préstamos o créditos.
  • 38% tiene apoyo financiero de amigos o familiares.
Fuente: Fundable

Frecuentemente cuando a un emprendedor se le mete a la cabeza que require un financiamiento, arma una presentación interminable de diapositivas (a veces ni siquiera eso), y comienzan a acercarse a diversas entidades pidiendo dinero, luego se pregunta por qué nadie está dispuesto a darlo.

Sin embargo, no es sorprendente que los inversionistas y las agencias de financiamiento no se emocionen cuando la presentación presenta palabras y frases vagas como “muchos”, “la mayoría”, “pequeño número” en lugar de hechos y cifras reales.

Esta tendencia es más común entre personas con poca o ninguna experiencia laboral en general o en una industria específica relacionada con su idea. La falta de un conocimiento más amplio sobre el mundo les hace pensar que lo que se les ocurrió nunca antes se había hecho. El paso que puede compensar eso y proporcionar una verificación de la realidad, una investigación de mercado, generalmente se omite o no se realiza a fondo.


La verdadera habilidad empresarial es poder trabajar con un presupuesto cero. Esto significa que lo que puedes hacer por ti, debes hacerlo tú mismo.


Si caes en alguna de las siguientes categorías, buscar capital externo no es lo mejor que puedes hacer con tu tiempo.

  • Escalabilidad limitada. No confundas “Mi negocio puede tener éxito” con “Mi negocio es invertible”. Imagina que estás presentando a los tiburones en Shark Tank, que comúnmente les dicen a los empresarios: “Este es un gran negocio, pero no una inversión”. Si los inversionistas no pueden ver un retorno de su dinero de al menos 10: 1, no morderán.
  • No quieres compartir las decisiones. Cuando el dinero de otra persona mantiene las luces encendidas, tu poder disminuye y las demandas de tus inversionistas pueden ser una carga enorme ya que los necesitas para sobrevivir. La inversión externa no es un Ave María cuando los tiempos se ponen difíciles. Si ya te quedaste sin efectivo, ya no tienes suerte cuando se trata de atraer a los inversionistas.

Conoce tus números

¿Todavía crees que eres un candidato para dinero externo? Los inversores quieren ver una prueba de tu concepto y que tu negocio funciona, algo que llaman tracción inicial. Los ingresos mensuales de al menos 10,000 dólares son un buen punto de referencia. Pero la estadística más importante es tu flujo de caja negativo, también conocido como el Burn Rate, es decir, cuánto dinero usas cada mes antes de tener un flujo de caja positivo.

Los inversores utilizarán esa cifra para determinar cuándo te quedarás sin efectivo y cómo esa línea de tiempo coincide con otros puntos de referencia. Si estás quemando 20,000 por mes y proyectando tres años hasta alcanzar la rentabilidad, una inversión de 200,000 no te llevará muy lejos.

Por lo tanto, asegúrate de que el efectivo que solicites tenga en cuenta no solo su valoración, sino también el costo de administrar y hacer crecer tu negocio.


¿Cuánto requieres?

La pregunta más importante es: ¿Cuánto dinero realmente necesitas? Concéntrate en tu próximo hito y cuándo quieres alcanzarlo, piensa en términos de incrementos de 12, 18 o 24 meses. ¿Cuánto costará ese crecimiento? ¿Cuántos empleados nuevos necesitarás? ¿Cuánto requerirás para expandir el marketing o actualizar tu tecnología? Súmalo y divídelo en una cifra mensual.

Digamos que necesita 20,000 por mes para los costos y gastos operativos. Un aumento razonable sería de 240,000 a 360,000 para pasar los próximos 12 a 18 meses.

Recuerda: no necesita recaudar dinero para hacer crecer tu negocio. Pero si te posicionas estratégicamente de una manera que tenga sentido y atraes a los inversionistas, es posible que te encuentres en la minoría de élite de las startups que reciben fondos externos.

Solo ten presente que si iniciaste un negocio para convertirte en millonario, debes prepararte: te llevará de tres a 10 años de trabajo realmente duro simplemente comenzarlo y alcanzar el punto de equilibrio. Pero si eres un verdadero emprendedor, disfrutarás el viaje.

También en esta edición

Compartir