entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Portada

PREPÁRATE PARA LA SIGUIENTE DÉCADA

¿Dónde estaremos en 2030? Platicamos con Mauro Guillén, un destacado sociólogo y economista, para averiguarlo.

Por: Stephanie Schomer Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

¿Cómo será nuestro mundo dentro de 10 años? Es imposible saberlo con certeza, pero Mauro Guillén tiene al menos algunas de las respuestas. Es un experto en las tendencias del mercado global, profesor de Wharton School y el autor más vendido con su más reciente libro 2030: How Today’s Biggest Trends Will Collide and Reshape the Future of Everything.

Su predicción, en resumen: el mundo empresarial de 2030 será muy diferente al de hoy, pero eso puede ser algo bueno para los emprendedores. Solo se necesita algo de práctica en la observación, una reevaluación de quién es el cliente y un cambio en la forma en que encontramos las conexiones.


No más millennials

Las empresas se han centrado durante mucho tiempo en servir a la audiencia millennial. Mauro argumenta que eso es un error. Hablando de manera más amplia sobre la dinámica generacional, las empresas han pasado las últimas décadas apuntando a las generaciones más jóvenes. El pensamiento, por supuesto, tiene que ver con el valor de por vida. Eso fue predicado en el supuesto de que los grupos de edad más jóvenes constituían el segmento de consumidores más grande.

Para el año 2030, tanto en términos de personal como de poder adquisitivo, el segmento de consumidores más grande será la población de más de 60 años. Y, por ejemplo, las personas de 60 años en los Estados Unidos pueden tener otros 25 años por delante. Eso va a crear un nuevo conjunto de incentivos para empresas y emprendedores.


Eso suena como una oportunidad que podría ser difícil de captar para algunas personas, especialmente si ese punto de inflexión es en 2030.

Mauro comenta que obviamente la gente está muy consciente de las oportunidades que representan la atención médica y cualquier cosa que mejore la calidad de vida a medida que se envejece, pero en términos de bienes de consumo, esto requerirá un cambio de pensamiento.

Considera la ropa: hay mucha actividad empresarial en esa categoría, pero la mayoría de las marcas no consideran a un consumidor por encima de cierta edad. Ni siquiera quieren tocar ese dato demográfico porque creen que empañará la imagen de su marca. Pero esa mentalidad va a cambiar.

 


¿Qué significa el aumento en este segmento de población para la fuerza laboral? Los empresarios harían bien en abandonar esta idea del siglo XIX de que en los primeros años aprendemos, luego trabajamos y luego nos jubilamos.

Las personas están comenzando a volver al modo de aprendizaje varias veces en sus vidas, por lo que alguien que se jubila puede emprender una carrera completamente nueva. Existe una gran oportunidad para servir a esas personas, en términos de productos, educación y trabajo flexible. Tenemos que ayudar a reinventar los últimos 25 años de vida.


Las mujeres definirán el rumbo

Hay otro grupo demográfico que llama mucho la atención en el libro y son las mujeres. “Si tuviera que elegir una cosa que afectará lateralmente a todo lo demás en los próximos 10 años, son las mujeres”, dice el especialista.

¿Cómo exactamente? En este momento, en el 41% estadounidenses con un hombre y una mujer, la mujer gana más que el hombre. Para 2030, será más de la mitad. “Según mis propios cálculos, más de la mitad del patrimonio neto del mundo estará en manos de mujeres para entonces”.

Eso va a cambiar el consumo, la inversión y los mercados financieros porque las mujeres gastan su dinero de manera diferente, invierten de manera diferente y tienden a ser más reacias al riesgo, en general.


¿Cuándo deberíamos esperar que las empresas, en términos generales, dediquen más tiempo a considerar los deseos y necesidades de las mujeres? El experto dice realizar muchos seminarios con banqueros y administradores de patrimonio, “y están luchando”.

Esto pasa porque ya las mujeres llaman a sus puertas y dicen: “Tengo dinero; ¿puedes ayudarme a invertirlo? ” Y esos bancos y empresas de inversión no tienen los productos para ayudarlas. No tienen a su personal capacitado para manejar los matices de las necesidades de las mujeres. No tienen suficientes mujeres en el personal como asesoras.

Y ese es solo un ejemplo: afectará a todas las industrias. Incluso en el sector inmobiliario en este momento, muchos desarrolladores realmente están comenzando a pensar en cómo diseñar apartamentos para adaptarse mejor a las mujeres y para las mujeres trabajadoras profesionales.


¿Qué significa esto para las mujeres emprendedoras?

Los emprendedores tienden a lanzar un negocio en un área en la que tienen experiencia. Hace 20 años, tal vez las mujeres lanzarían una empresa en educación o atención médica. Pero ahora, vemos a más mujeres emprender negocios en servicios financieros, manufactura o biotecnología.

¿Es demasiado optimista esperar que estos cambios solucionen la brecha de financiamiento? “Espero que desaparezcan algunos de estos obstáculos, pero estamos muy lejos de algo que se acerque a la paridad”, comenta.

El problema no es el arranque, es que la falta de financiamiento que les impide hacer crecer su negocio. Es increíble que existan estos prejuicios cuando se trata de financiar a mujeres y minorías.


Desarrolla un pensamiento lateral

¿Cómo pueden los empresarios detectar las nuevas oportunidades en una economía y una cultura atravesando tal cambio? Se trata de la idea del pensamiento lateral.

La gente notará el cambio, pero es importante conectar los puntos internos para encontrar oportunidades reales. Guillén pone de ejemplo a Airbnb. “La mayoría de las personas que poseen ciertos tipos de activos, incluido el espacio vital, tienen más de 50 años. Pero la mayoría de las personas que quieren usar esos activos en forma compartida, y que no quieren quedarse en hoteles cuando viajan porque prefieren conocer la ciudad en la que se quedan, tienen menos de 35 años”.

Airbnb conectó esos puntos y ha tenido éxito porque sirve a dos generaciones con prioridades muy diferentes. Y ofrece soluciones muy diferentes para cada uno. Para el grupo de mayores de 50 años, Airbnb se encuentra ahora en una posición en la que no compite con los hoteles, sino con los bancos. Los nidos vacíos que podrían estar preocupados por tener suficientes ahorros para la jubilación pueden recurrir a un banco para monetizar su casa sin venderla; Airbnb les ofrece otra forma de monetizarlo con más flexibilidad.

Eso es pensamiento lateral: conectar los puntos.


¿Cómo pueden los emprendedores aprender a pensar de esa manera? “Bueno, esa es la pregunta más importante. Siempre les digo a mis alumnos que quieren ser fundadores que necesitan profundizar en el campo en el que quieren ser emprendedores, pero también deben esforzarse por aprender sobre áreas que pueden estar conectadas con ese campo”.

¿Cómo? Leer y leer ampliamente. Lee varias fuentes. Paso 15 minutos cada noche leyendo uno o dos artículos sobre un tema del que no sé nada. Expande tu propia red, conéctate con gente nueva, sal de tu zona de confort. Incluso si explorar un tema que podría parecer ajeno a lo que quieres hacer te beneficiará. Empezarás a ver las conexiones.

También en esta edición

Compartir