entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Portada

REACTIVAR TU NEGOCIO ES POSIBLE

Como dueños o directores debemos tener la apertura hacia el cambio y a escuchar a las fuentes más importantes de mejora de nuestra empresa.

Por: Alejandro Kasuga Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

En Japón existe un concepto que se conoce como Kiki y que proviene de los caracteres chinos Kiken que se traduce como peligro y Kikai que es oportunidad, bajo la filosofía japonesa, las situaciones que nos llevan al límite y que nos sacan de nuestra zona de confort son aquellas que nos permiten ver las oportunidades que en un ambiente más cómodo dejaríamos pasar.

Esto es justo lo que nos ha sucedido con la pandemia, nos enfrentamos a un contexto totalmente desconocido en el que tuvimos meses de incertidumbre en todos los aspectos.


Las empresas, principalmente las pequeñas, se vieron seriamente afectadas por la crisis económica y también por el hecho de que al ser pequeñas no contaban con procesos establecidos de trabajo ni un plan claro de cómo operar y esto impidió que pudieran migrar a otros modelos de negocio más rentables.


Desafortunadamente, cuando somos los responsables de un negocio tendemos a obviar la importancia del enfoque hacia nuestro cliente interno (colaboradores y proveedores) y externo, pasamos por alto que todos los procesos de trabajo que realizamos son parte de una cadena de valor que tiene como resultado el producto que será destinado al cliente.

Y dentro de esta cadena de valor existen múltiples oportunidades de mejorar nuestro negocio de forma cíclica y con ello adaptarse a los cambios e incluso anticiparse a ellos. Con la metodología Kizukai que desarrollé hace más de 10 años logré que la persona que hace el trabajo diario sea quien impulse la mejora dentro de la empresa a través de la generación de ideas de mejora, sin importar si es el dueño del negocio o el colaborador de más bajo nivel.


Con base en mi metodología Kizukai considero que aplicando los siguientes puntos pueden comenzar a detonar resultados dentro de su organización.

  1. Mantenerse atentos al entorno inmediato. Con la metodología Kizukai logramos que las personas estén conscientes de todas las oportunidades de mejora que se presentan en la ejecución de sus procesos diarios de trabajo y que estén alertas a los cambios del entorno y se anticipen a ellos.
  2. Buscar generar ideas de mejora que no impliquen un costo. Existen muchas ideas de funcionalidad o de calidad en el servicio que no implican costos extras para la empresa, pero incrementan las ventas y por ende la utilidad.
  3. Medir el antes y el después. Una vez que se implementa cualquier cambio siempre se debe de considerar medir los resultados de lo que se está implementando para evaluar si estos cambios valen la pena.

 


Hacer resurgir un negocio es posible si como dueños o directores tenemos la apertura hacia el cambio y a escuchar a las fuentes más importantes de mejora de una empresa que son los colaboradores y los clientes. En ellos está la respuesta de hacia donde debe dirigirse el rumbo del negocio no solo para subsistir sino para crecer.

Alejandro Kasuga es Presidente de A. Kasuga Consultores, Fundador de Organización Impulsora de Valores y Autor del libro “Kizukai, Kaizen aplicado a la cultura organizacional”.

También en esta edición

Compartir