entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Lecciones

Reciclan materiales y resuelven problemática social

Con el apoyo de 21 empresas y dándole un segundo uso a algunos materiales, cuatro jóvenes lograron ayudar al personal médico de Ecatepec.

Por: Mónica Sandoval López Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

El municipio de Ecatepec, ubicado en el estado de México, ha sido uno de los lugares más afectados por el COVID-19. Por su densidad poblacional y la falta de recursos hospitalarios ha habido más de 11,169 casos confirmados a la fecha y 1,786 personas fallecidas.

Al inicio de la pandemia, se presentó pánico entre la población de la demarcación debido a que circulaban teorías conspirativas que desinformaban a las personas para que no creyeran en la enfermedad ni en el personal del sector salud.

Datos del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) indican que la discriminación al personal médico aumentó de tan manera que llegó a constituir el 30% de las quejas. Desde ser rociados con cloro hasta amenazas en sus propios condominios fue el precio que tuvieron que pagar los profesionales de la salud por ejercer su profesión.


Ante esta situación es que nace un proyecto denominado Pabellón de Vivienda Temporal para Trabajadores Sanitarios, impulsado por la oficina mexicana de arquitectura Revolution y la Cruz Roja Mexicana.

“La idea surgió cuando vimos que los trabajadores sanitarios se veían en la necesidad de no regresar a sus hogares para no exponer al contagio a sus familias. También como un sentimiento de desesperación de hacer algo por este personal que se encuentran arriesgando su propia salud para salvar vidas. Queríamos hacer algo más que sólo regalar equipo médico para evitar contagios”, cuenta Cosme Álvarez Peña, uno de los impulsores de esta iniciativa.


Fue así como, Raúl Alfaro, experto en Economía Cultural; Zaira Bernal, arquitecta por el Instituto Tecnológico de Zacatecas y Cosme se dieron la tarea traducir su sentimiento en una idea que pudiera materialice. Para lograrlo, a través de Instagram contactaron a Andrés Bustamante, arquitecto especialista en microviviendas por la NYU y fundador del despacho Revolution.

A Andrés le entusiasmó la idea y junto con su equipo desarrollaron un proyecto de arquitectura de emergencia para de dar albergue digno, cómodo y aislado a los trabajadores médicos y sanitarios que atienden a pacientes infectados de COVID-19.

 


Para lograr concretar la idea, los cuatro jóvenes tuvieron que pedir apoyo logístico y financiamiento en diversas instituciones y empresas. Una pieza clave para conseguir esto fue la hermana de Andrés, quien contactó al equipo con la Cámara Franco Mexicana de Industria y Comercio.

Gracias a esto se logró conseguir la aportación de 21 empresas como Calorex, Comex, el Consejo Mexicano de Negocios, Construmaderas, Decathlon, Difer Trade, Ecolana, Fundación Coca-Cola México, Grupo Dovela, Helvex, LGM Studio, Losifra, Lumin, Operación y Conservación de Autopistas Concesionadas, Ralph Wilson México, Saint-Gobain México, Spax International y Tetra Pak México; así como la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de Productos Forestales, la Asociación Nacional de Proveedores de la Industria Maderera y Mueblera y la Cámara Franco-Mexicana de Comercio e Industria.

“En cada una de las empresas que buscamos encontramos gente buena, quienes sin conocernos nos brindaron su invaluable apoyo y lo más enriquecedor ha sido el escuchar los comentarios y agradecimientos de los paramédicos de la Cruz Roja Ecatepec, frases que nos alimenta el alma y nos hacen sonreír desde el corazón.”, dice Cosme Álvarez.


El pabellón de viviendas temporales está conformado por 12 viviendas individuales de 7 m2, todos cuentan con ventilación, dormitorio, ropero, lavamanos, regadera, calentador eléctrico, cisterna, WC y aislamiento térmico de polialuminio, material que proviene del reciclaje de más de 480 láminas de más de un millón de envases reciclados de Tetra Pak. Este material es de alta durabilidad y además actúa como un aislante térmico y acústico.

Las instalaciones pueden ser retiradas en el momento en el que ya no sean necesarias y pueden ser reutilizadas en casos de futuras emergencias o desastres ya que pueden almacenarse con facilidad gracias a su diseño.


Los cuatro creímos que sería un proyecto sencillo, pero no fue así, el pabellón hizo que sacáramos lo mejor de cada uno de nosotros, nos llevó a ver los alcances que podemos tener y nos enfrentó a importantes retos diferentes cada día. El trabajo en equipo hizo que pudiéramos hacer de ésta idea, una realidad.

 

Cosme Álvarez, impulsor del Pabellón de Vivienda Temporal para Trabajadores Sanitarios.


Estas viviendas fueron construidas en las instalaciones de la Cruz Roja Mexicana de Ecatepec, con la intención de que los doctores, médicos, enfermeras y todo aquel personal que tuviera contacto con pacientes de el área COVID-19, pudiera mantenerse aislado para evitar el contagio a sus familiares.

El haber dividido la azotea y el patio de abajo, les permitió usar un área exclusiva para paramédicos que dieron positivo a la prueba. Ahí pudieron pasar sus cuarentenas sin tener que exponer a sus familiares ni sus hogares.


Este proyecto opera desde el 24 de junio pasado. Tiene un valor de 1.3 millones de pesos, y con el fin de que cualquier persona pueda reproducir este proyecto, los planos de las viviendas se encuentran a disposición y de manera gratuita en la página oficial de la Cruz Roja Mexicana (www.cruzrojamexicana.org.mx).

Recientemente el pabellón fue seleccionado para representar a México en el capítulo arquitectura de emergencia del XXVI Congreso de la Federación Panamericana de Asociaciones de Arquitectos que este año cumple 100 años de vida.

También en esta edición

Compartir