entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Opinión

TU PLAN EMPRESARIAL AMBIENTAL DE CARA A 2021

Necesitamos desaprender la economía basada en factor de crecimiento infinito y aprender la regenerativa.

Por: Sofía Barrero Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Si la respuesta la pudiera ser descrita en una fórmula, esta sería (e^e)2, en donde Ecología en conjunción con Economía –como un binomio inseparable– debe elevarse a otro nivel en las acciones cotidianas dentro de nuestros emprendimientos. Esto debe ser prioridad, independientemente de la actividad económica a la que nos dediquemos.

Dicho más sencillo: sin ecología no hay economía. Y el 2021 es determinante para el futuro global.

Titulada Salvemos el Mundo, la edición del mes de noviembre de Entrepreneur se dedicó al medio ambiente y emprendimiento, temas como Economía circular, emprendimientos de impacto o Capitalismo consciente, son los marcos de referencia actuales para comprender que, si un negocio no es sustentable está destinado a desaparecer.

Me inspiré en ello para que este artículo, te brinde seis lineamientos que te permitan desarrollar un plan ambiental para tu empresa, para el 2021.


No es un tema nuevo

Recordemos que la preocupación legal ambiental comenzó en la década de los 70´s del siglo pasado, considerado el año de protección de la naturaleza.

La realidad es que la hemos dejado en manos de los gobiernos y de las grandes empresas. ¿Acaso que las MyPimes no podemos hacer algo más determinante al respecto que contemple acciones de educación ambiental con mayor ética empresarial, y no solamente actividades ecológicas parciales, como lo es dar bolsas o popotes biodegradables? Es claro que ya no se trata de un problema de responsabilidad moral, sino de supervivencia social y financiera que nos incumbe absolutamente a todos.

En lo personal escribir sobre Ecología y Economía (E&E), es un tema que me apasiona (mi tesis de maestría la hice sobre ética, medio ambiente y economía). Me hace sentir útil y al servicio de los emprendedores, guiándolos en consultoría para que pongan atención en esta relación vital; para que la incluyan en sus modelos de negocios de una manera práctica; para que cambien su mentalidad; para que no sólo se conformen en reducir los impactos negativos que generan sus actividades comerciales, sino que produzcan tantos impactos positivos como sea les posible.


Como ya estamos informados (pero no lo suficientemente conscientes), hemos sobreexplotado los recursos naturales, por ende, el día del agotamiento de los recursos mundiales (Overshoot Day) se adelanta año con año. La pregunta clave del 2021 es: ¿Cómo puede toda y cada una de las empresa u organizaciones participar en este cambio fundamental? Alineando la economía-ecología y el espíritu humano, nos responde Desire Driesenaar, editora en sustentabilidad y  cambio climático.

  1. Reconoce el origen común

Economía y Ecología comparten un origen etimológico y ambas están relacionadas al uso y administración de recursos.

Economía nace de oikos que significa hogar, y derivó en oikonomía como “administración del hogar”. Ecología incorpora el concepto de oikos, agregando logia, ciencia. Estas dos palabras nacieron de un mismo concepto, pero las hemos hecho asumir un rol antagónico en lo que respecta al desarrollo humano. Si la Tierra es nuestro hogar ¿Cómo la debemos administrar?, ¿Desde un punto de vista económico o ecológico? La respuesta es evidente, pero todavía nos cuesta trabajo integrarlo y llevarlo a la práctica.


2. Trasciende el paradigma de separación

El paradigma de la separación que domina a la mentalidad de la mayoría de los emprendedores tradicionales plantea que “o hacemos dinero o salvamos al mundo”. Sin embargo, Laura Ortiz Montemayor (CEO de SVX México) especialista en Economía Regenerativa y Soluciones de Negocios, nos explica en una entrevista en OUT OF THE BOX que es factible hacer ambas.

Nos dice que depende del nivel o grado de conciencia de las empresas y que tiene que ver con valores y su capital humano.  Decanta desde el liderazgo, el cual genera el cambio de conciencia necesario y permea en la organización.

Hay empresas que sólo cambian hasta que la regulación las obliga. Por otro lado, existen otras mayor grado de consciencia que se ponen “un sellito auto reportado como socialmente responsables”, nos dice.

Otras más, ven la sustentabilidad como negocio, sobre todo si cuenta con un equipo de millennials y centennials, colaboradores que buscan propósito en su trabajo.

Las empresas más avanzadas están buscando la plenitud para todos, porque están conscientes que esta es parte del planeta y de su felicidad. Ya no sólo contemplan la rentabilidad asociada, sino que se preocupa por las siguientes generaciones.

Lo contrario a la separación es la capacidad de ver un todo interconectado. Un emprendedor así, es capaz de comprender la relación entre la crisis de salud que estamos viviendo, el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la intervención humana en los ecosistemas y su relación con la economía. Es quien está buscando la forma que su negocio sobreviva.


3. Alinea tu negocio a los ODS 2030

En el 2015, la ONU aprobó un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible.

Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años. Mi sugerencia es que los revises y puedas localizar en cuál de los 17 compromisos puedes alinear emprendimiento. Te sorprenderas todo lo que puedes hacer.


4. Desarrolla inteligencia de suficiencia

La crisis que estamos viviendo debió detenernos y replantear nuestra forma de consumo, vida y negocios. Se trata de depender lo menos posible del exterior, de captar agua pluvial, usar paneles solares, sembrar techos verdes, etc. Revisa la huella de carbono de tu empresa y toma las medidas pertinentes.

Sí hay suficiente para nuestras necesidades, aunque no para nuestras abundancias. ¿Qué te hace sentir en paz en tu negocio? ¿Crecer exponencialmente o que queden cubiertas tus necesidades?

No hay planeta que alcance si seguimos pensando así.


5. Identifica tu narrativa empresarial

¿Qué cuentos te cuentas como emprendedor respecto a tu economía? ¿Qué lo primero es vender no importando el costo ambiental? No tenemos que combatir el cambio climático, sino entender a la naturaleza y sus límites.

Con nuestros negocios podemos crear muchos valores en vez de sólo dinero. Podemos trabajar en metas de largo alcance, mientras tomamos acciones de corto plazo.


6. Aprende economía regenerativa

¿Cómo estas entendiendo la economía? ¿Sólo trabajar por dinero o generarlo mejorando tu vida?

Necesitamos desaprender la economía del siglo XX basada en factor de crecimiento infinito y aprender la que nos demanda el siglo XXI que es la economía regenerativa. Pensemos en autosuficiencia, límites del planeta, en unidad, local, no acumulación y nos irá mejor esta década que inicia. Aquí traemos a la autoridad en este tema, una economista que admiro muchísimo, Kate Raworth, con su Modelo de la Dona, que te invito a estudiar.

Tenemos que trabajar con la naturaleza y no en su contra, y para ello, nuestros negocios son fundamentales. Si queremos generar economía, primero necesitamos generar vida. Estás invitado para que el próximo año coloques en sobre la mesa, como tema prioritario, tu nuevo modelo de negocios (e^e)2.

 

*Sofía Barrero es fundadora de Introsphera, consultoría en comunicación y visibilidad. Puedes contactarla en LinkedIn en INTROSPHERA CONSULTORÍA.

También en esta edición

Compartir