entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Lecciones

Tu servicio de niñeras profesionales a un clic

MiNuNú es una agencia especializada en la atención y el cuidado infantil que garantiza la seguridad, confianza y cariño en sus servicios.

Por: Paola Pérez Sirvent Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

MiNuNú es una empresa de mujeres que tiene tres años en el mercado, cuenta con 46 “nunús” activas. Se trata de niñeras certificadas en el cuidado y desarrollo infantil, que brindan opciones prácticas de apoyo a padres de familia para el cuidado de sus hijos, inspiradas en la confianza y el cariño. Actualmente, tiene sucursales en Cancún y la Ciudad de México.

La idea surgió gracias a un programa de intercambio por dos años a Estados Unidos al que asistió Sofía Medina, fundadora de esta empresa. Ahí conoció a su socia Laura López, quien lleva ya más de 15 años como encargada del reclutamiento de todas las niñas que quieren formar parte del programa.


Al regreso de Laura a México, comenzaron a trabajar juntas y se percataron de que en el país había una fuerte necesidad de que los padres de familia tuvieran a alguien que les apoyara para el cuidado de sus hijos.

En México, según cifras del INEGI, hay 38.5 millones de niñas y niños. De ellos, 32 millones tienen entre cero y 14 años, rango donde se encuentra el mercado potencial de la empresa. Tras hacer un análisis, se dieron cuenta de que la idea era viable y tras una incubación de negocios, fundaron MiNuNú.

La empresa cuenta con un proceso de reclutamiento y selección basado en una metodología que utiliza el departamento de Estados Unidos para reclutar a Au Pairs  que se van de intercambio. Esto es un factor diferenciador de sus servicios y las hace destacar por su profesionalismo en el cuidado infantil.


Las nunús o niñeras cuentan con tres certificaciones, la primera en primeros auxilios pediátricos, la segunda en el cuidado y desarrollo infantil y la tercera en las políticas y normas de la empresa, un conjunto de estándares de calidad que tienen que ver con servicios al cliente y la atención de los niños.

Según sea el caso, las niñeras se entrenan para trabajar con bebés, niños preescolares, cuidar a grupos o asistir a fiestas infantiles. La capacitación es constante.


Los servicios se realizan a través de visitas que se ofrecen para niños desde cero a 12 años. “Hay veces que tenemos visitas de bebés recién nacidos y mamás que necesitan apoyo porque tienen más hijos o deben de regresar a trabajar”, cuenta la emprendedora.

Sus clientes son los padres de familia conscientes de tener una dinámica familiar donde ellos tengan también su espacio y que los niños sean capaces de aprender de otras personas y recibir el apoyo de profesionales en el cuidado y esto beneficie el desarrollo de sus hijos.


Gana la confianza

Para operar, MiNuNú no requiere un permiso en específico, pero los papás pueden estar tranquilos ya que la empresa cuenta con la certificación de Au Pair, una organización a nivel internacional. Sofía y Laura tienen la coordinación del programa en México.

“Fui Au Pair certificada dos años en Estados Unidos, entonces ese know how lo tengo bastante claro, lo he empleado en la empresa y también tenemos la certificación de primeros auxilios pediátricos avalada por Cruz Roja y Protección Civil”, dice Sofía. Todas las nunús con las que trabajan también lo tienen.

Las emprendedoras dicen que todos sus procesos son sumamente transparentes. “Hemos crecido gracias a la recomendación de muchas familias. Cuidamos muchísimo la marca, nuestros estándares de calidad son muy específicos, por lo mismo mantenemos un perfil donde solamente contratamos personas apasionadas por el cuidado infantil y donde compartimos con los papás este vínculo de confianza y de comunicación que nos permite que ellos se sientan cómodos con nosotras y con el servicio que ofrecemos”, dice Sofía.


Modelo de negocio

El servicio que ofrece MiNuNú es por hora. Una parte del pago se lo lleva la nunú y el otro porcentaje se lo lleva la empresa. Las mujeres que laboran en la empresa tienen edades de entre 18 a 35 años y un mínimo de 200 horas comprobables de experiencia en el cuidado infantil, son apasionadas del cuidado y desarrollo de los niños y necesitan generar un ingreso extra.

“Nosotros no ofrecemos un trabajo fijo, sino un ingreso extra. Nos adaptamos a los horarios que ellas tengan y a sus actividades, hay muchísimas que son madres solteras, que tienen otro trabajo, otras trabajan por fines de semana o en vacaciones; la mayoría son estudiantes”, explica la entrevistada.

“Adaptamos el modelo de negocio para que nosotros seamos ese intermediario que beneficie tanto a las familias como las nunús. Adecuamos esos horarios según la zona donde se encuentran, la experiencia que tienen y la disponibilidad que cada uno necesite”, señala Sofía.


Adaptar el negocio

Durante la cuarentena, la empresa puso en marcha un nuevo servicio: MiNuNú virtual, con el que brindan apoyo y acompañamiento académico a padres de familia y a sus hijos, a través de una conexión en Zoom. Con esta iniciativa la empresa crea comunidad.

“De por sí, ya vivimos en una era totalmente tecnológica. Vinculada con las redes sociales y el internet, hoy es algo que incrementó el 200%, entonces hemos trabajado en darles contenido a todos los papás que están viviendo la cuarentena en casa con sus hijos, en apoyarles con herramientas, pláticas o webinars que les puedan apoyar a sobrellevar la situación”.

Con el regreso a clases, la empresa lanzó algunos paquetes que les permitió llegar a más familias. “Estamos teniendo más visitas presenciales nuevamente con todas las medidas de seguridad y de salud que se necesitan para esta nueva realidad e hicimos una alianza con una empresa de sanitización que nos estableció ciertos protocolos que como niñeras debemos de seguir para poder cuidarnos de la propagación del virus con las familias cuando vamos a sus casas”, explica Sofía.


El futuro

MiNuNú comenzó el año con un enfoque más B2B, generando alianzas con algunos negocios, hoteles y restaurantes. Han trabajado con algunos corporativos que las contratan. Su servicio se adapta mucho a lo que los clientes quieran.

El objetivo a corto plazo es salir adelante con la pandemia y también con su servicio virtual ofrecer a los papás el acompañamiento académico para generar un impacto positivo en la educación de los niños en México.

A mediano plazo buscan replicar el negocio a todo el país. “Trabajamos mucho en decirles a los papás que cuentan con nosotros como una herramienta para apoyarlos y que ellos puedan seguir cumpliendo sus sueños personales y familiares”, concluye Sofía.

También en esta edición

Compartir